EL DILEMA/QUIZ SHOW

(Quiz Show, Estados Unidos-Gran Bretaña, 1994) 

ElDilema1

Dirección. Robert Redford/ Guión. Paul Attanasio, inspirado en el libro Remembering America de Richard Goodwin/ Fotografía en color. Michael Ballhaus/ Música. Mark Isham/ Edición. Stu Linder/ Dirección de arte: Tim Galvin/ Diseño de Producción. Jon Hutman/ Vestuario. Kathy O’Rear/ Producción. Robert Redford, Richard N. Goodwin, Michael Jacobs, Julian Krainin, Jeff McCracken, Gail Mutrux, Michael Nozik/ Con. Ralph Fiennes (Charles Van Doren), John Turturro (Herbie Stempel), Rob Morrow (Dick Goodwin), Paul Scofield (Mark Van Doren), David Paymer (Dan Enright), Hank Azaria (Albert Freedman), Christopher McDonald (Jack Barry), Johan Carlo (Toby Stempel), Elizabeth Wilson (Dorothy Van Doren), Mira Sorvino (Sandra Goodwin), Martin Scorsese (Martin Ritterhorne), Ethan Hawke (estudiante en la clase de Don Quijote)/ Duración. 132 mins.

SINOPSIS

A mediados de los años cincuenta, el programa televisivo de preguntas y respuestas Twenty One/ 21, es el de mayor popularidad en los Estados Unidos, producido por Dan Enright y Albert Freedman. La atracción principal de la noche es el oriundo del barrio de Queens, Nueva York: Herbie Stempel, el campeón que responde pregunta tras pregunta. Sin embargo, tanto la cadena como el patrocinador del programa, un tónico vitamínico llamado Geritol, averiguan que los índices de audiencia de Stempel van a la baja por lo que se hace necesario un nuevo talento.

       El elegido es Charles Van Doren, hijo del renombrado poeta e intelectual Mark Van Doren y la novelista Dorothy Van Doren. Los productores le ofrecen sutilmente arreglar el programa para él, pero Van Doren lo rechaza. Enright le revela a Stempel que debe perder y él acepta, sólo a condición de que permanezca en la televisión, amenazando con revelar la razón de su éxito: le daban las respuestas. Stempel y Van Doren se enfrentan en Veintiuno y el éxito de Van Doren, un hombre atractivo y carismático, le convierten en una celebridad nacional. Abrumado por la nueva presión, empieza a dejar que los productores le den las respuestas, en lugar de buscarlas él mismo. Mientras tanto, Stempel, amenaza con tomar acciones legales contra la cadena NBC ya que su prometida vuelta a la TV sigue en pausa.

         Dick Goodwin, un joven abogado del Congreso egresado de Harvard, viaja a Nueva York para investigar los rumores de los concursos amañados. Después de visitar a varios concursantes, incluyendo a Stempel y Van Doren, empieza a sospechar que el concurso Veintiuno es en realidad un montaje, pero nadie parece corroborar que el programa sea un fraude, incluso, Goodwin duda que Van Doren pudiera estar involucrado en el escándalo.

       Todo explota cuando Stempel testifica ante el Congreso e implica a Van Doren, forzando a Goodwin a llamarle como testigo…

 

La cuarta y quizá la mejor película como realizador a cargo de Robert Redford, obtuvo las nominaciones al Oscar para Mejor Filme, Dirección, Guión y Actor Secundario, al igual que en los Globos de Oro, no obstante, fue derrotada por el inusitado éxito de Forres Gump de Robert Zemeckis y Pulp Fiction de Quentin Tarantino. Quiz Show/El dilema, obtuvo el BAFTA británico al Mejor Guión. El Premio a la Mejor Película otorgado por el Círculo de críticos de Nueva York y el de Mejor Guión de parte del Círculo de críticos de Gran Bretaña.

 

 

Entre 1956 y 1959, Charles Van Doren, perteneciente a una prestigiosa familia de intelectuales y profesor de inglés de la universidad de Columbia, se convirtió en uno de los personajes más populares de Estados Unidos gracias a su participación en el concurso de televisión Twenty One/ 21. Durante casi tres años contestó siempre las más variadas y difíciles preguntas, sustituyendo a otro ganador de origen judío que es obligado a perder: Herbie Stempel. Sin embargo, cuando la popularidad de Van Doren llegó a todos los rincones del país, estalló el escándalo: uno de los concursantes eliminados denunció que el concurso era un fraude y que las respuestas se conocían con anterioridad.

 

A finales de los años cincuenta y con más de cincuenta horas semanales de transmisión, los programas de concurso televisivo de preguntas y respuestas -los llamados Quiz Shows-, representaron una extensión del sueño americano. Era, la  seductora idea de fama y dinero fácil, para una generación de posguerra, fascinada por la promesa de una movilidad social en ascenso. Sin embargo, el sueño se rompió, al descubrirse lo amañado de los concursos y el poder de las audiencias como lo demostró El dilema, una de las películas más importantes y poco valoradas de la década de los noventa.

          Y es que Hollywood, volteaba su mirada en esos años, hacia los orígenes del american dream, hurgando en las fábulas sociales, de realizadores como Frank Capra, el más invocado por una generación intermedia de cineastas, preocupados por desenterrar un pasado de engaños y promesas rotas, así como en resaltar los más nobles ideales del pueblo estadunidense, en cintas tan dispares en apariencia como Forrest Gump de Robert Zemeckis, El apoderado de Hudsucker de los hermanos Coen y El dilema de Robert Redford.

         No resulta casual que las tres cintas citadas, arranquen en 1958, una época que se preparaba no tanto para la contracultura de los años sesenta, sino para enfrentar la pérdida de la inocencia de un país. El escándalo que provocó el reconocimiento del poder político-social de la televisión, fue el antecedente del debate televisivo Nixon-Kennedy, y de otras tragedias ciudadanas, como el asesinato de JFK, Watergate, el asunto Irán-Contras, etcétera.

         Popular y carismático actor, inteligente productor de proyectos independientes y realizador de eficaces cintas con historias universales sobre el hombre común, Robert Redford, consiguió sin duda su mejor película, en este recuento dramático, resuelto a la manera de un thriller de suspenso moral, que recuerda algunos de los más lúcidos pasajes del cine negro, adaptado a una verista crítica social, inspirada en hechos verídicos: el escándalo protagonizado por el programa de la NBC, Twenty One, que involucró a altos ejecutivos de la empresa, poderosos patrocinadores y varios subalternos, sacrificables de forma fácil.

      Herbert Stempel (un extraordinario John Turturro), un judío poco agraciado pero brillante memorizador, se convirtió en una celebridad al responder de manera acertada semana a semana, preguntas de trivia. No obstante, cayó de la gracia de productores y patrocinadores, quienes decidieron obligarlo a “tirarse en la lona” y reemplazarlo por un atractivo y seductor profesor universitario blanco y sajón, Charles Van Doren (Ralph Fiennes), una suerte de equivalente intelectual a un Joe DiMaggio o Elvis Presley, que acabó vendiendo su alma al diabólico pulpo televisivo. Stempel denunció el hecho al no obtener un dinero prometido y el asunto llegó a los tribunales.

      El dilema, abre de manera notable con el grandioso tema musical Mack The Knife interpretado por Bobby Darin e inspirado en una pieza de Kurt Weill con letra de Bertold Brecht para su Ópera de tres centavos, anticipando lo que vendrá. La cinta abandona la nostalgia facilona y se convierte en una intrigante alegoría sobre el fin de una época, en base a diversas e inquietantes lecturas (un mérito del guionista Paul Attanasio, el mismo de Acoso sexual): la amoralidad de la televisión, la paranoia macartista de la guerra fría, el racismo imperante -ese antisemitismo del que se quejaba Stempel-, pero sobre todo, el filme insiste en la pérdida de la inocencia, de esos millones de Forrest Gump, engañados por su propio país…

 

Breve epílogo tomado de Wikipedia:

         …“La película no reconoce las prácticas engañosas de otros programas de concursos de los años cincuenta, siendo el más destacado “La Pregunta de los 64.000 dólares”, Dotto y el “3 en raya”. El periodista Ken Auletta, en un artículo de 1994 en el periódico The New Yorker, escribió que Redford admitió que su película se había tomado una “licencia dramática” en la realización de Quiz Show (El dilema), al igual que muchas dramatizaciones basadas en hechos reales. intentado “elevar algo de tal forma que la gente pudiera verlo…. si no, hubiesen visto un documental”. Robert Redford apuntó que había ya un documental sobre el escándalo, haciendo referencia al trabajo producido por Julian Krainin para una serie de la PBS de 1991, The American Experience de Richard Goodwin (Krainin, al igual que Goodwin, fue un coproductor de la película Quiz Show (El dilema).

          En una edición del periódico The New Yorker, de julio de 2008, Charles Van Doren escribió sobre los hechos mostrados en la película, estando de acuerdo con muchos de los detalles pero además dijo que tenía una novia formal mientras estuvo en el concurso “Veintiuno”, que no está presente en la película. Van Doren también indicó que él continuó enseñando, al contrario del epílogo de la película que afirmaba que nunca volvió a hacerlo…”.

 

 

RAFAEL AVIÑA

Centro Histórico de la Ciudad de México

27 de julio 2021

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s