UN TOQUE DE PECADO (Tian zhu ding/ A Touch of Sin/ Ciqing shidai, China-Japón-Francia, 2013)

Dirección. Jia Zhang-ke/ Guión. Jia Zhang-ke/ Fotografía en color. Nelson Yu Lik-wai/ Música: Giong Lim/ Edición: Matthieu Laclau y Xudong Lin/ Dirección de arte Weixin Liu/ Diseño de Producción. Jia Zhang-ke/ Vestuario. Guoxin Chen/ Producción. Xstream Pictures, Office Kitano, Shanghai Film Group, MK2, Xiaojiang Gao, Bin Jia, Eva Lam, Shiyu Liu, Jianping Qian, Don Zhang, Shozo Ichiyama/ Con. Zhao Tao (Xiao Yu), Wu Jiang (Dahai), Baoquiang Wang (Zhou San), Lanshan Luo (Xiao Hui), Jia-yi Zhang (Zhang Youlian), Meng Li (Vivien Li), Lu Liu Dong Han, Hongwei Wang, Qian Wang/ Duración. 133 mins.

SINOPSIS

Dahai, un minero indignado se rebela contra la corrupción imperante en su pueblo y toma una decisión violenta. Zhou San, un emigrante que vuelve a casa para las fiestas de año nuevo descubre las infinitas posibilidades de un arma de fuego. Xiao Yu, bella recepcionista en una sauna, no soporta más el acoso de un cliente rico. Xiao Hui, un joven obrero va de trabajo en trabajo intentando mejorar su vida, en condiciones cada vez más degradantes. Cuatro personas, cuatro provincias. Un retrato reflexivo sobre la China actual: una sociedad con un desarrollo económico colosal que convive con una enorme violencia.

 

Un toque de pecado del director chino Jia Zhang-ke (Historias de Shanghai, Naturaleza muerta, 24 City) obtuvo el premio al Mejor Guion en el Festival de Cannes en 2013. Una historia que marca las bases de la política económica del gigante asiático, calificada como intensa y con un realismo casi documental. Ganadora del galardón a Mejor Película y Director de la Asociación de realizadores de China. Mejor Película Extranjera por parte de la sociedad de críticos de cine en Francia.

 

 

 

 

Cuatro relatos sobre la violencia en diferentes lugares de China. Un hombre que se rebela violentamente contra las autoridades corruptas de su aldea. Una jovencita que tiene que prostituirse para sobrevivir, un joven enamorado de ella que termina tomando una decisión fatal. La recepcionista de un salón de masajes victimada por dos clientes borrachos que toma la justicia por propia mano. Un inmigrante y su arma. Inspiradas en hechos verídicos.

El nuevo cine que llega de China, parece dejar atrás aquellos espectaculares y estilizados relatos épicos de Chen Kaige y Zhang Yimou, autores respectivamente de títulos como: El violinista y La casa de los cuchillos. El cine chino de hoy, arroja tramas de una violencia y un realismo inusitado: dramas de un país en ebullición, contradictorio y en una profunda crisis moral y de conciencia.

A Un toque de pecado (2013) de Jia Zhangké y su crudo retrato de descomposición social, se suma por ejemplo el de Tan negro como el carbón (2014) de Diao Yinan, que, bajo su aparente trama convencional policiaco-criminal sobre una serie de horrendos y absurdos asesinatos (cuerpos desmembrados), se oculta una historia de malestar social y una crítica a la deficiencia de un Estado controlador…

 

…Jia Zhang-ké, responsable de Un toque de pecado nace en 1970 y le toca la transición entre el comunismo puro y el comunismo de estado. A diferencia de sus colegas, los directores inmediatamente anteriores; aquellos de la exitosísima llamada Quinta Generación y sus relatos épicos, espectaculares y revisionistas, a él y su generación (la sexta), le tocó ser el portavoz de la China moderna y brutal en un mundo muy similar…

 

“La película trata de cuatro muertes, cuatro incidentes que realmente tuvieron lugar en China en los últimos años, tres asesinatos y un suicidio. Ocurrieron en Shanxi, Chongqing, Hubel y Guangdong; en otras palabras, de norte a sur, abarcando gran parte del país. Quise usar estas noticias dispersas para realizar un amplio retrato de la vida en la China contemporánea. China sigue cambiando con gran rapidez, y parece más próspera que antes. Sin embargo, mucha gente se enfrenta a una crisis personal debido al desigual reparto de la riqueza y a la creciente disparidad entre ricos y pobres. La violencia incrementa. Obviamente, la violencia es el recurso más rápido y más directo del que disponen los pobres para recuperar la dignidad perdida”.  –Entrevista al realizador Jia Zhang-ké, lahiguera.com-

 

 

 

En efecto, el realizador Jia Zang-ke se inspiró en la cotidianidad de la China moderna. Él mismo comentaba sobre la información en redes sociales del día a día, en donde los incidentes violentos parecieran imposibles de evitarse. La acelerada transformación del país benefició sin duda a algunas regiones en detrimento de otras, abriendo la brecha entre poseedores y desposeídos. Por ello, la gente común se deprime o explota en ira al descubrir cada vez más ejemplos de privilegios adquiridos e injusticia social, a lo que se suma la ausencia de verdaderos canales de comunicación, por lo que recurrir a la violencia es el método más rápido y eficiente del que disponen los débiles para salvaguardar su dignidad. Ello le llevó a visitar e investigar los lugares e historias que inspiran Un toque de pecado.

Los relatos suceden en lugares muy opuestos de China. La primera, la de Dahai, transcurre en Shanxi, donde nació el propio realizador; una fría provincia agrícola del norte de China. La segunda, en Chongqing, una ciudad del suroeste a orillas del río Yangtze, cerca de las Tres Gargantas. La tercera se ambienta en Hubei, en el centro de China, y la cuarta, en Dongguan, una ciudad de la provincia de Guangdong, en la costa; una zona empresarial libre del país…

 

…”Hoy en día, la sociedad china se encuentra en una fase de emigración interna. Las personas dejan el lugar donde han nacido en busca de trabajo, de una vida mejor. Muchos jóvenes procedentes del centro de China trabajan en las fábricas internacionales instaladas en Dongguan. Las oleadas de personas moviéndose de una región a otra han abierto las puertas a nuevas conexiones sociales. Espero que la película demuestre que puede haber conexiones ocultas entre individuos muy dispares. Sentirse insatisfecho con las circunstancias de uno es un fenómeno habitual. Es uno de los motores del progreso humano. China estuvo desconectada del resto del mundo durante muchos años. En ese periodo prevaleció el colectivismo, y la gente tendió a perder la conciencia de sí misma. Pero las últimas tres décadas han visto amontonarse los problemas sociales, siendo la desigualdad y la corrupción los más sangrantes, y no se han afrontado a tiempo. La acumulación de problemas sociológicos y la creciente conciencia del concepto de libertad personal han dado pie a un clima en el que la población espera cada vez más de los cambios…” –Entrevista a Jia Zang-ke, lahiguera.com-

 

En Un toque de pecado es evidente que el realizador evita cualquier juicio moral sobre las situaciones que aquí se narran. Tampoco pretende hacer una denuncia social o política. Más bien quizá, una crónica íntima y cotidiana. Expone los hechos para que el espectador evalúe y saque sus propias conclusiones. Lo más curioso, es que lejos de proponer una suerte de drama urbano-rural, se inspira en elementos de artes marciales, del cine de acción gore y en particular el género wuxia; el más popular en China, para narrar la lucha de un individuo contra la opresión en un entorno social de extrema dureza, en el interior de una sociedad en apariencia civilizada que explota en actos de brutalidad gratuita en apariencia y en la que combina actores no profesionales, con otros de enorme experiencia para mantener un equilibrio entre el documental y la ficción…

 

…”La estructura de la cinta es sugerente. Dos de los relatos exhiben una violencia límite en contraste con la violencia contendida de los otros dos, donde el resentimiento social y una conducta en apariencia inexplicable operan como detonadores del suspenso. Los relatos no tienen entre sí una separación clara, lo que permite un flujo narrativo que entremezcla y difumina misteriosamente las acciones violentas en un magma de sordidez y fatalismo…”. –Carlos Bonfil, La Jornada, 24 abril 2014-

 

RAFAEL AVIÑA

Centro Histórico de la Ciudad de México

14 de julio 2020

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s