EL REENCUENTRO (Sage Femme, Bélgica-Francia, 2017)

Dirección. Martin Provost/ Guión. Martin Provost/ Fotografía en color. Yves Cape/ Música. Grégoire Hetzel/ Edición. Albertine Lastere/ Dirección de arte. Catherine Jarrier-Prieur/ Diseño de Producción. Thierry Francopis/ Vestuario. Bethsabée Dreyfus/ Maquillaje. Olivier Alfonso/ Producción. Olivier Delbosc, Olivier Bronckart, Jacques-Henri Bronckart / Con. Catherine Frot (Claire Breton) Catherine Deneuve (Beatrice Sóbolevski), Olivier Gourmet (Paul Baron), Quentin Dolmaire (Simon), Mylene Demongeot (Rolande), Pauliene Etienne (Cécile, paciente), / AudreyDana (jefa de servicio del hospital moderno), Pauline Parigot (Lucie), Jeanne Rosa (Élodie), Élise Oppong (Sophie)/ Duración. 115 mins.

SINOPSIS

Claire Breton es una partera de un altísimo nivel, con un talento natural para ayudar a dar a luz bebés con suavidad. Pero a medida que pasan los años, sus maneras delicadas, su noción del orgullo profesional y de la responsabilidad chocan con los métodos más modernos dominados por la eficacia de los hospitales actuales. Más cerca del final de su carrera que de su principio, comienza a poner en duda su lugar en el mundo y sus capacidades.

Un día recibe una llamada telefónica extraña, una voz del pasado. Béatrice Sóbolevski, la extravagante y frívola amante de su difunto padre, tiene noticias importantes y apremiantes y quiere verla otra vez, después de treinta años de haber desaparecido sin dejar rastro. Opuestas en casi todo, Claire con su exceso de responsabilidad y el espíritu libre, y amante de la vida de Béatrice, ambas aprenderán a aceptarse la una a la otra, al tiempo que la revelación de viejos secretos comenzará a recuperar los años perdidos.

 

El reencuentro tuvo su estreno mundial en la Sección Oficial del Festival de Berlín, destaca sobre todo por el duelo interpretativo de Catherine Deneuve (Bella de día, Indochina, 8 mujeres) y Catherine Frot (La cambiadora de páginas, Marguerite, La cena de los idiotas), dos de las actrices más importantes del actual cine francés, en una cinta ganadora en el festival de comedia de Montecarlo.

 

 

“Yo mismo fui salvado cuando nací por una partera. Me dio su sangre y así logró que yo viviera. Lo hizo con una discreción increíble y con gran humildad. Cuando mi madre me contó la verdad sobre mi nacimiento, hace un poco más de dos años, inmediatamente fui a buscarla, sin saber ni siquiera su nombre. Los archivos del hospital donde nací se destruyen cada veinte años, por lo que no había rastro documental. Mi madre recordaba que no estaba en la flor de la juventud. Por lo tanto llegué a la conclusión de que debía estar muerta. Es por ello que decidí rendirle un homenaje, a mi manera, dedicándole esta película a ella y a través de ella, a todas aquellas mujeres que trabajan en la sombra, dedicando sus vidas a otros, sin esperar nada a cambio….para mi asombro descubrí que había sido esa comadrona, y no mi padre, quien había declarado mi nacimiento en el ayuntamiento. No sólo había pasado toda la noche conmigo, y me había salvado, sino que también era la persona que había ido a declarar mi nacimiento, como para dar fe de que estaba vivo y bien” –Entrevista con Martin Provost, Lahiguera.com-

 

 

El reencuentro dirigida por Martin Provost (Seraphine, Violette), es sin duda una colección de clichés encantadores y sentimentales típicos del cine galo más comercial. Una bella banda sonora, una fotografía funcional, una mezcla de drama y comedia nostálgica con final agridulce y un eficaz trabajo histriónico de dos notables figuras como Deneuve y Frot, que pone el dedo en la llaga en dos temas actuales: la libertad del individuo en su etapa madura y el desplazamiento de oficios nobles y eficaces que tienden a desaparecer debido a la tecnología, la globalización y la idea de confort que la modernidad trae consigo.

Como lo indica el título original; sage femme (comadrona) Claire (Frot) es una partera entrada en años de una pequeña y acogedora maternidad a punto de cerrar por su poca rentabilidad. Su vida transcurre entre las decenas de partos y la soledad y severidad que la caracterizan, incluyendo la distante relación con su hijo. No obstante, su monótono mundo colapsara con la aparición de Beatrice Sobolevski (Deneuve), la desenfadada antigua amante de su finado padre que se suicidó por ella.

 

 

“Claire es una mujer comprometida que vive para los otros. Tiene principios y valores que se niega a abandonar, cosa que la honra. Profesionalmente, no acepta lo que la sociedad quiere imponerle. La pequeña sala de partos donde siempre ha trabajado está a punto de ser cerrada para dar paso a una ‘fábrica de bebés’, estos establecimientos, cuyo número va en aumento, donde el rendimiento se considera más importante que el cuidado humano. Claire rechaza el trabajo que le ofrecen, rechaza esta manera de adaptarse a la novedad. Esto es quién es ella. Una mujer con una gran integridad que sabe lo que vale su experiencia. El dinero no es su prioridad, aunque si es cierto que el desempleo es motivo de preocupación. La irrupción de Béatrice en su vida lo cambiará todo. Claire lleva una vida excesivamente en la sombra y Béatrice regresa para traer algo de luz en su mundo. Y para Béatrice, que siempre ha vivido como un espíritu libre, es quizás la oportunidad de llegar a comprender mejor su propia vida, detenerse finalmente y apreciar que sin los otros, no somos nada” –Entrevista con Martin Provost. Lahiguera.com-

 

 

 

El reencuentro tiene todos los elementos típicos de un melodrama eficaz incluso hasta de una telenovela compactada y la correcta puesta en escena se encuentra por completo al servicio de sus célebres protagonistas. No sólo eso. La trama juega con los contrastes de vida: Beatrice es caprichosa, sensual, adicta al póker, la bebida y el tabaco a pesar de que sabe que morirá pronto debido a un tumor canceroso y Claire no se da la oportunidad de enamorarse o de convivir más con su hijo.

Por supuesto ese reencuentro servirá para que ambas pongan fin al pasado doloroso que las une. Pese a todo, lo rescatable de un tipo de cine que día a día se verá menos en nuestra cartelera atiborrada de estrenos hollywoodenses, es la manera en que ambas estrellas bordan a sus personajes como si de una lección actoral se tratara, así como ese sensible y agradable personaje que encarna Gourmet: un simpático trailero que insiste en enamorar a su vecina Claire.

 

 

“Admito que me quedé un poco aprensiva cuando leí el guión por primera vez. La idea de asistir a un nacimiento real, tan movido y agitado como puede ser, no era de ningún modo irrelevante. Finalmente acepté, ya que sabía que era una parte integral del proyecto que Martin me ofrecía. Por lo tanto procedí por etapas. En primer lugar, pedí asistir a partos para averiguar si sería finalmente capaz de realizar los gestos apropiados. Me di cuenta de que era todo realmente muy natural, muy normal. Entonces tomé lecciones con una ex comadrona que me hizo ensayar con modelos. Estaba preocupada cuando rodamos por vez primera, pero todo funcionó maravillosamente. Por lo general, mi trabajo como actriz requiere que yo sea una ilusión, di vida a una pianista virtuosa en La última nota, a una jefe de cocina distinguida en La cocinera del presidente, y esta vez me obligaron a ir más allá de la ilusión, sin vacilar” –Entrevista con Catherine Frot. Lahiguera.com-

 

 

RAFAEL AVIÑA

Centro Histórico de la Ciudad de México

25 de junio 2020

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s