ENEMIGO DE TODOS/ COMANCHERÍA

(Hell or High Water, EU, 2016)

EnemigodeTodos1

Dirección. David Mackenzie/ Guión. Taylor Sheridan/ Fotografía en color. Giles Nuttgen/ Música. Nick Cave y Warren Ellis/ Edición. Jake Roberts/ Dirección de arte. Steve Cooper/ Vestuario. Malgosia Turzanska/ Diseño de Producción. Tom Duffield/ Producción. CBS Films, Sidney Kimmel, Odd Lot Entertainment, Film 44, LBI Entertainment, Carla Haken, Sidney Kimmel, Kathryn Dean, Mark Mikutowicz, Dylan Taranson, Julie Yorn/ Con. Jeff Bridges (Marcus Hamilton), Chris Pine (Toby Howard), Ben Foster (Tanner Howard), Gil Birmingham (Alberto Parker), Dale Dickey (Elsie), William Sterchi (Señor Clauson), Buck Taylor (el viejo), Marin Ireland (la ex esposa de Toby), Keith Meriweather (ranchero), Katy Mixon (Jenny Ann)/ Duración.102 mins.

SINOPSIS

En Texas, después de la muerte de su madre, Toby Howard, ex trabajador en una empresa de petróleo y gas, está a punto de perder el rancho familiar debido a que su propiedad está hipotecada al banco Texas Midlands Bank. Toby es divorciado y su ex esposa vive con sus dos hijos. Cuando su hermano Tanner es liberado de prisión, ambos, pese a tener personalidades opuestas, unen fuerzas para encarar la situación y tomar por cuenta propia lo que las empresas bursátiles les han arrebatado. Por ello, deciden robar algunas de las sucursales bancarias de Texas Midlands Bank en venganza. Ello, con el fin de juntar suficiente dinero para pagar el préstamo y así Toby pueda heredarles algo a sus hijos. Sin embargo, tendrán que hacerlo rápido, ya que Marcus Hamilton, un alguacil tejano a punto de jubilarse y su compañero Alberto Parker –de ascendencia indio-mexicana-, siguen sus movimientos.

 

 

Este western contemporáneo, recibió 4 nominaciones al Oscar y Globos de Oro: Mejor Película, Mejor Actor de Reparto (Jeff Bridges), Mejor Guión original y Mejor Edición. Premio Spirit a lo mejor del cine independiente: Mejor Actor Secundario (Ben Foster). Una de las diez películas más importantes del año para el American Film Institute. Premio Satélite para Jeff Bridges.

 

 

“Enemigo de todos, es un relato muy americano como dijiste. ¿Sintió que podría aportar un punto de vista diferente como cineasta escocés…?

…No quería hacer una película externa, en general creo que la cultura cinematográfica es internacional. Me sentí tan conectado con esa historia estadounidense como cualquiera, en cierto modo. Se siente universal. Pasé un poco de tiempo en el oeste de Texas unos años antes y pensé: “Dios, realmente me encantaría hacer una película en este lugar”. Cuando apareció el guión, eso fue algo en lo que sintonicé. El hecho de que soy británico es bastante irrelevante en cierto sentido. Estoy muy contento de que hayamos podido hacer una película sobre el oeste de Texas que la gente del oeste de Texas parece poder ver que los representa bien, lo cual es un honor. Estoy feliz por eso”.  -cinefila.mx/entrevista con David Mackenzie-

 

 

En 2017, durante la premiación de los Oscares, la extraordinaria Enemigo de todos pasó a un segundo plano, debido al impacto de otras películas de enorme corrección política que concursaban en ese momento. Es cierto sí que Hollywood es una maquinaria de entretenimiento y fórmulas probadas que se extienden incluso a temas de actualidad como la segregación racial, según lo ejemplificaba Talentos oscuros (tres nominaciones). Un filme eficaz con buena ambientación y una historia desconocida: las mentes brillantes de un grujo de jóvenes negras al inicio de los sesenta esenciales en la carrera espacial de la NASA. O el caso de la muy correcta y espectacular pero gélida Silencio de Martin Scorsese con hermosa fotografía del mexicano Rodrigo Prieto.

          Y es que coincidía a su vez, un cine estadunidense que invocaba lo mejor de la producción independiente y la tradición del género que la Academia ha reconocido de manera apabullante como sucedió con La La Land de Damien Chazelle y Hasta el último hombre; cine de acción bélica inspirado en un hecho real dirigida por Mel Gibson (seis nominaciones). Aunque en paralelo, perdura su incapacidad para aceptar otras adaptaciones que se sumergían en aguas oscuras y planteamientos morales potentes y pulsantes como ocurrió en Animales nocturnos de Tom Ford (una nominación).

        Tal vez las 14 nominaciones para el drama musical de Chazelle resultaran excesivas. No obstante, lo más trascendente de este aparente divertimento de nostalgia hollywoodense, radica en su habilidad para proponer una historia sobre la frustración romántica y la relatividad del éxito como lo hacía Woody Allen en Café Society desairada por la Academia debido a su tono amargo y melancólico similar al de La La Land. 

        Y en contraste con aquellas, Enemigo de todos de David Mackenzie representaba la gran sorpresa capaz de colarse por el traspatio del Oscar. El escritor y guionista Taylor Sheridan –nominado-, -responsable de Sicario de Dennis Villeneuve-, confirmaba su enorme talento y sensibilidad para trazar ésta feroz y vigorosa diatriba contra el poder económico; en este caso, los banqueros que arrasan con pueblos y familias enteras. Se trata de un neo western crepuscular en la línea de Sin lugar para los débiles (2007) o La última película (1971).

         El ocaso del territorio Malboro en medio de bombas de extracción petrolera y trenes como vestigios de aquellas otrora tierras de indígenas y cowboys. Dos hermanos planean una lúcida venganza contra la usura bancaria que llevó a la tumba a su madre, seguidos de cerca por un viejo policía tejano (Jeff Bridges notable y nominado); uno de los tantos votantes de Trump del sur profundo y racista estadunidense en una grandiosa película de hondas raíces sociales y familiares a lo John Steinbeck (Las viñas de la ira), de ritmo ascendente y montaje soberbio en una suerte de inquietante western marxista.

 

“Como realizador siempre me siento atraído por las historias que no son blanco o negro en términos de matices morales… así que uno de los elementos que me interesaban de esta película era esto que yo llamo ‘la criminalidad redentora’, donde la gente buena hace cosas malas por buenas razones. Creo que hay algo realmente interesante en ese equilibrio, y esto es definitivamente un área que me atrae como director de cine, y en particular en esta película que mezcla la comedia, el western de robos de bancos y el Road movie” –la higuera.com. Entrevista con David Mackenzie.

 

           Puede decirse que el origen de éste y en general los westerns y thrillers de atracos arrancan con el afamado cortometraje El gran robo al tren (Edwin S. Porter, 1903) y desde entonces, parece que cada generación reproduce sus propias visiones del género. No obstante, Enemigo de todos se encuentra muy cerca del espíritu de otro clásico legendario del Hollywood dorado: Jesse James/Tierra de audaces (Henry King, 1939), donde se narra la leyenda de los fugitivos Jesse James y Frank James, en las praderas del viejo Oeste. Se narra en ella, el dolor y las ansias de venganza de otro par de hermanos como Toby y Tanner Howard, interpretados por Tyrone Power y Henry Fonda.

          En concordancia con el filme de Mackenzie, un pequeño grupo de poderosos, ya no los banqueros, sino los dueños del negocio ferrocarrilero en plena expansión al término de la guerra civil estadunidense hacia 1867, pasan por encima de familias humildes a quienes les obligan a vender sus propiedades a precios exiguos para dar paso a la civilización representada en esos caballos de acero. Sin embargo, cuando la madre de los hermanos James (la insuperable Jane Darwell), fallece por culpa de uno de los más repulsivos esbirros de aquellos hombres sin alma que interpreta Brian Donlevy, Jesse y Frank se trastocan en violentos proscritos como los Howard.

“He sido pobre toda la vida. Mis padres lo fueron y también mis abuelos. ES como una especie de enfermedad que va infectando todo. Ya no más. NO quiero que se transmita a mis hijos…” –Toby Howard en Enemigo de todos-

 

         Personajes desesperados en medio de los páramos tejanos; lugar donde el ganado, los caballos y los vaqueros son suplidos por bombas extractoras de petróleo, en un ambiente de precariedad que abarca no sólo a los hermanos que deciden tomar la justicia por su propia mano, sino también a los ancianos, a las meseras o a los propios alguaciles. Humor y tensión se mezclan, dibujados por un extraordinario cuarteto de actores que dan vida a dos parejas de hombres comprometidos el uno con el otro hasta el final. Los hermanos que pese a tomar muy diferentes caminos, vuelven a unirse para arreglar las cosas. Y  ese par de Rangers de Texas, cuya carga de racismo se contradice con la profundidad de su conexión sin palabras, en esta carrera contra el destino entre perseguidores y perseguidos, haciendo eco del inquietante paisaje anímico y físico que Enemigo de todos propone y en el que los elementos míticos del western prevalecen: vaqueros y comanches modernos que coinciden en un casino, la topografía de valles, atardeceres y montañas donde se refugia Tanner el hermano impulsivo y auto destructivo y es acorralado como sucedía en Juntos hasta la muerte (Raoul Walsh, 1949) con Joel McCrea y Virginia Mayo, versión en clave de western del film noir Su último refugio (Raoul Walsh, 1941) con Humphrey Bogart e Ida Lupino. Al tiempo que la película explora temas como: la familia, la masculinidad, la lealtad y la forma en que un mundo materialista y codicioso contemporáneo de poder económico y sin un rostro visible del todo (Bancos, Casinos, Petroleras), choca contra los valores de ese legendario oeste individualista.

 

RAFAEL AVIÑA

Centro Histórico de la Ciudad de México

25 mayo 2021

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s