UNA RAZÓN PARA VIVIR

(Breathe, Gran Bretaña, 2017)

Unarazonparavivir1

Dirección. Andy Serkis/ Guión. William Nicholson/ Fotografía en color. Robert Richardson/ Música: Nitin Sawhney/ Edición: Masahiro Hirakubo/ Dirección de arte: Kirk Doman, Kate Law, Marcus Wookey/ Diseño de Producción. James Mirifield/ Vestuario. Charlotte Walter/ Maquillaje y prostáticos. Mark Coulier, Duncan Jarman/ Producción. Jonathan Cavendish, Ron Ames, Jane Robertson, The Imaginarium/ Con: Andrew Garfield (Robin Cavendish), Claire Foy (Robin Cavendish), Tom Hollander (David Blacker), Hugh Bonneville (Teddy Hall), Ed Speleers (Colin Campbell), Camilla Rutherford (Katherine Baring), Miranda Raison (Mary Dawney), Diana Rigg (Lady Neville), Ben Lloyd Hughes (Dr. Don McQueen), Emily Bewan (enfermera Margaret)/ Duración. 117 mins.

 

SINOPSIS

En 1957, Robin Cavendish, un joven inglés, elegante y carismático, conoce a una hermosa mujer llamada Diana Blacker y rápidamente decide casarse con ella. Lleva a su nueva esposa a Kenia, en África donde trabaja como corredor de té. Sin embargo, en cuestión de meses se ve afectado por una poliomielitis que lo deja completamente paralizado desde el cuello hacia abajo y dependiente de un respirador artificial. Robinquiere vivir en el mundo exterior antes que en una cama de hospital, y Diana decide ayudarlo a cumplir su deseo. Contra todos los consejos médicos, Robin abandona el hospital y se moviliza en una notable silla de ruedas con un respirador incorporado, desarrollada por su amigo, el profesor Teddy Hall. Con este acto de desafío, Robin ya es un pionero, pero incluso va más allá, emprende una cruzada para que otras personas gravemente discapacitadas puedan acceder al tipo de movilidad que él logró conseguir para sí mismo. Confundiendo a los médicos expertos por el simple hecho de sobrevivir, lucha incansablemente por los derechos de los discapacitados, con su amada Diana siempre a su lado. El filme se inspira en la historia real de los propios padres del productor Jonathan Cavendish y muestra la actitud del protagonista frente a su inesperada enfermedad que más tarde tendría un gran impacto en la movilidad y el acceso para las personas con discapacidad.

Una razón para vivir, resulta una reconfortante y emocionante celebración del valor y las posibilidades humanas, una historia de amor que invita a vivir cada momento como si fuera el último. El filme fue nominado a Mejor Maquillaje y prostáticos en los Premios a lo Mejor del Cine Independiente británico y en los Heartland Film obtuvo el premio a Mejor película inspirada en hechos reales.

«En mi vida he estado muy vinculado al mundo de las personas con discapacidad». Mi madre cuando era joven enseñaba a niños discapacitados. Jonathan había visto la película Sex & Drugs & Rock & Roll, en la que yo interpreté al cantante Ian Dury que, por supuesto era sabido que padecía polio, y le había encantado. Además, mi hermana padece de esclerosis múltiple. Está en silla de ruedas, y ya hace 10 años que está en ese estado. Mi papá era médico, así que crecí rodeado de muchas cuestiones médicas. A raíz de las alumnas mi madre yo sabía mucho de la polio, la espina bífida, la talidomida, todas esas enfermedades más antiguas». -Andy Serkis, Lahiguera.com

 

Con la mente puesta en la compasión, guionistas, productores y realizadores, han encontrado en el defecto físico, en la enfermedad incurable, y en los accidentes irremediables, una manera segura de captar la atención de la crítica y la taquilla. Asimismo, apoyados en un notable o exagerado histrionismo, actores debutantes o estrellas consagradas, han comprendido el valor del sufrimiento ajeno y del aura de inocencia, de aquellos personajes sumidos en un caos de silencio, enfermedades o locura cotidiana.

      Fascinante por ejemplo, fue la recreación que el actor británico Daniel Day Lewis hizo de un parapléjico, en la sensible Mi pie izquierdo (1989) de Jim Sheridan. Es notoria, sin duda, toda esa galería de enfermos y discapacitados que han sido considerados y aún premiados por la Academia. En Los mejores años de nuestravida (1946), un melodrama que mostraba los efectos de la guerra, Harold Russell, un lisiado real, obtuvo el Oscar al Mejor Actor de Reparto por su papel de inválido de la segunda guerra. Dos años después, Jane Wyman, conmovió a los expertos, interpretando a una jovencita sordomuda atacada sexualmente, en Belinda, que le retribuyó el Oscar. Y Joane Woodward, se llevó a su vez la estatuilla, en su papel de esquizofrénica con desdoblamiento de personalidad, en la afamada Las tres caras de Eva (1957).

       Una razón para vivir misma que marca el debut como realizador del actor Andy Serkis responsable de otorgar un aura de empatía a personajes como Gollum de El señor de los anillos o César de la saga de El planeta de los simios, se suma al tópico del hombre enfrentado a una terrible discapacidad que lejos de encerrarlo en un claustro físico y mental lo lleva por caminos de libertad.

     En efecto, Jonathan Cavendish siempre creyó que la historia de vida de su padre sería un material impactante para una película cautivante. Robin Cavendish había sido un pionero, una figura notable y exuberante. Cerca de los 30 años de edad le diagnosticaron polio y quedó paralizado desde el cuello hacia abajo, como sabemos. Dependiente de un respirador artificial, le esperaba una vida confinada a una cama de hospital. Sin embargo, se negó a aceptar aquel destino y, con la ayuda de su esposa Diana y de sus ingeniosos amigos, encontró una manera de vivir su vida en el mundo exterior, fuera de un centro médico.

 

“Lo extraordinario del guión, además de ser la historia de amor más increíble, es que es real y graciosa.Pensé en ello de esta manera: para mi hermana, incluso ahora, le es difícil trasladarse en una silla de ruedas. Pero en 1960, optar por salir del hospital, donde el riesgo de supervivencia era prácticamente cero, inventar una vida e inventar tecnología que te permitiera sobrevivir –elegir estar a dos minutos de la muerte en todo momento es, en realidad, como una escalada épica…” –Andy Serkis, Lahiguera.com-

Al igual que Daniel Day Lewis en Mi pie izquierdo, el protagonista Andrew Garfield consigue otra conmovedora actuación inspirada también en un caso real. El de Robin Cavendish joven británico recién casado e importador de té en África quien queda paralizado y dependiente de un respirador artificial luego de adquirir el virus del polio a fines de los años cincuenta. Con un diagnóstico de dos meses de vida y confinado a una sala de hospital, decide apostar por la vida impulsado por su valiente esposa (Foy) y su hijo recién nacido.

      Una razón para vivir no está lejos de tantos melodramas inspiradores del tema. No obstante y a partir de un estilo convencional pero eficaz, Serkis y Garfield construyen una montaña rusa de emociones de enorme sensibilidad para contar un relato de superación personal. El de un hombre que logra romper las barreras de la integración social con humor y tenacidad.

 

RAFAEL AVIÑA

Centro Histórico de la Ciudad de México

15 de enero 2022

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s