ENNIO. EL MAESTRO

Ennio: The Maestro/ The Glance of Music, Italia-Bélgica-Países Bajos-Japón, 2021)

Ennio_El_maestro-777343606-large

Dirección. Giuseppe Tornatore/ Guión. Giuseppe Tornatore/ Fotografía en color. Fabio Zamarion y Giancarlo Leggeri/ Música. Ennio Morricone/ Edición. Massimo Quaglia/ Diseño de Producción. Maurizio Sabatini/ Dirección de Arte. Maurizio di Clemente, Andrea Di Palma y Rafaella Giovannetti/ Vestuario. Brioni, Maurizio Millenotti/ Producción. Piano b Produzioni, Gaga, Potemkino, Fu Works, Blossoms Island Pictures, Eurimages, Gabriele Costa, Peter De Maegd, San Fu Maltha y Gianni Russo/ Con. Ennio Morricone, Bernardo Bertolucci, Elio Petri, Quentin Tarantino, Clint Eastwood, Rafaella Leone, Sergio Leone, John Williams, Path Metheny, Giuseppe Tornatone, Bruce Springsteen, Nicola Piovani, Hans Zimmer, Quincy Jones, Oliver Stone, Dario Argento, Roland Joffé y más/ Duración. 156 mins.

 

SINOPSIS

Retrato de Ennio Morricone, el compositor de cine más popular y prolífico del siglo XX, uno de los más queridos por el público, dos veces ganador del Oscar y autor de más de quinientas partituras inolvidables. Hermoso homenaje en forma de documental que presenta al Maestro a través de una larga entrevista realizada por Tornatore, testimonios de artistas y directores como Bernardo Bertolucci, Giuliano Montaldo, Marco Bellocchio, Dario Argento, los hermanos Taviani, Carlo Verdone, Barry Levinson, Roland Joffé, Oliver Stone, Quentin Tarantino, Bruce Springsteen, Nicola Piovani, Hans Zimmer y Pat Metheny, música y material de archivo. El documental también se propone revelar el lado menos conocido de Morricone, como su pasión por el ajedrez, que puede tener vínculos misteriosos con su música. Así como el origen en la vida real de algunas de sus intuiciones musicales, como sucede con el grito del coyote que sugiere el tema de El bueno, el feo, y el malo, así como su amor por su esposa María…

 

 

Giuseppe Tornatore obtuvo el Premio a la Mejor Dirección en el festival de Bari y de Calcuta por Ennio: el Maestro y asimismo el premio que otorga la prensa especializada de cine en Italia.

 

 

“Mi compositor favorito, por encima de Mozart, Beethoven, Schubert» – Quentin Tarantino.

 

«Busqué la espiritualidad en la música del maestro» – Bruce Springsteen.

 

«Ve música donde otros no pueden» – Wong Kar Wai.

 

«Hoy sigue siendo único» – Clint Eastwood.

 

“Fueron con Morricone y cuando le preguntaron si quería protagonizar un documental sobre su vida, solo puso una condición: «Si lo hace Giuseppe, sí, si no, nada», así nació el proyecto. En un principio la película estaba concebida como una larga entrevista complementada con testimonios y alguna parte de ficción cinematográfica que luego descartamos…” –Giuseppe Tornatore-

 

 

¿Qué sería el cine sin la música? Con la llegada del cine sonoro, la música y las canciones cobraron una importancia capital. En el Hollywood clásico surgirían nombres de importantes compositores como Max Steiner, Erich Wolfgang Korngold o Bernard Herrmann. En México: Gonzalo Curiel, Manuel Esperón, Raúl Lavista, Antonio Díaz Conde, Rubén Fuentes y muchos más. Grandes realizadores encontrarían mancuernas perfectas como Don Siegel con Lalo Schifrin, Federico Fellini con Nino Rota, Sergio Leone con Ennio Morricone, o Francois Truffaut con Georges Delerue.

       Existen bandas sonoras inolvidables como: Un hombre y una mujer de Francis Lai, Lawrence de Arabia de Maurice Jarre, El último tango en París de Gato Barbieri, Taxi Driver de Bernard Herrmann, Ascensor para el cadalso de Miles Davies, Blow Up de Herbie Hancock, Camilla 2000 de Piero Piccioni, La ley de los gángsters de Piero Umiliani, Bullit de Lalo Schifrin, Shaft de Isaac Hayes, Old Man and the gun de Daniel Hart, Blow Out/Estallido de Pino Donaggio o El bueno, el malo y el feo, El clan de los sicilianos, Cena para tres o Érase una vez en América de Ennio Morricone, responsable de melodías y soundtracks extraordinarios para filmes igualmente notables, extraños, populares, cuyas bandas sonoras no sólo se encuentran a la altura de esas películas, sino que por sí mismas, resultan joyas musicales.

 

Morricone disfrutó de una enorme amistad y sociedad cinematográfica de por vida con su amigo y excompañero de escuela, Sergio Leone, quien lo contrató para componer Por un puñado de dólares el primero de sus Spaghetti Westerns en 1964. La banda sonora de Morricone para la última de la «trilogía», El bueno, el malo y el feo, está considerada como una de las más influyentes en la historia del cine y fue incluida en el Salón de la Fama de los Grammy en 2009. A su vez, Morricone ha inspirado a muchos compositores, desde creadores de bandas sonoras para películas hasta grupos de rock, entre los que aparecen: Hans Zimmer, John Williams, Dire Straits, Muse, Metallica y Radiohead.

      Morricone compuso más de 500 partituras para cine y televisión, trabajó en más de 100 obras clásicas y vendió más de 70 millones de discos durante una carrera de más de 70 años. En 2007 recibió el Oscar Honorífico de la Academia «por sus magníficas y multifacéticas contribuciones al arte de la música de cine». Es uno de los dos únicos compositores en recibir este galardón. Y en 2016, recibió su primer premio de la Academia de Hollywood por la banda sonora de Los ocho más odiados de Quentin Tarantino.

 

 

“Durante veinticinco años he trabajado con Ennio Morricone. He hecho casi todas mis películas con él. Durante todo este tiempo nuestra amistad se ha ido consolidando cada vez más. Película tras película, a medida que profundizaba mi conocimiento sobre su carácter como hombre y como artista, me preguntaba qué tipo de documental podría hacer sobre él. Y hoy mi sueño se ha hecho realidad. Quería hacer que «Ennio, El Maestro» diera a conocer la historia de Morricone al público de todo el mundo que admira sus creaciones. No se trataba sólo de que me contara su vida y su mágica relación con la música, sino de buscar en archivos de todo el mundo entrevistas y otras imágenes relativas a las innumerables colaboraciones realizadas en el pasado por Morricone con cineastas. Estructuré la película como un espectáculo en el que a través de los clips de las películas que musicalizó, las imágenes de archivo y los conciertos, pueda meterse al espectador en el formidable mundo espiritual y artístico de uno de los músicos más admirados del siglo XX. Por último me detuve en «mi» Ennio Morricone, contando también el método «muy especial» con el que hemos abordado siempre nuestro trabajo…” –Giusepe Tornatore-.

 

        Giuseppe Tornatore guarda una enorme correspondencia con el neorrealismo italiano. Al grado que se le considera su mayor heredero desde la irrupción de su exitosísima y multipremiada Cinema Paradiso (1989) filme emblemático no sólo del nuevo cine italiano, sino de esa cinematografía en general. Pese incluso a la presencia de nuevos y exitosos cineastas italianos surgidos a fines de los ochenta a la fecha: Nanni Moretti (Querido diario, La recamara del hijo), Roberto Benigni (La vida es bella, El tigre y la nieve), Gabriele Salvatores (Mediterráneo, El pozo), Matteo Garrone (Gomorra, Reality) o Paolo Sorrentino (El divo, La gran belleza, Fue la mano de Dios).

       Luego de los fracasos comerciales y de crítica ocurridos a Estamos todos bien (1990) y Una simple formalidad (1994), Tornatore, recuperaba la fórmula de Cinema Paradiso con El fabricante de estrellas (1995), nuevamente nominado al Oscar y ganador del Premio Especial del Jurado en el Festival de Venecia, con otra mirada sensiblera al cine, sus estrellas, sus admiradores y a los miles de extras que suelen pasar inadvertidos fascinados ante la llamada fábrica de sueños, seguida de obras como: Malena (2000) o el espléndido fresco italiano Baaria. Amor y pasión (2009), sobre la transformación social, cultural y política de Bagheria, un municipio de Palermo al que los sicilianos llaman Baaria, vista a través de los ojos de tres generaciones de una familia, desde fines de los años veinte hasta la década de los ochenta: el fascismo, el comunismo, la mafia, o los cambios urbanos del pequeño pueblo y su pintoresco grupo de habitantes, que funciona como una suerte de Amarcord (Federico Fellini, 1973) para un realizador nacido precisamente en esa localidad de Sicilia.

         Y sobre todo Al mejor postor (2013) que representa la culminación de su obra; un trabajo fuera de serie por su belleza formal, su fabulosos Diseño de Producción y escenografías. Un intrigante relato de suspenso muy por encima de otra obra interesante que en su momento pasó inadvertida: La desconocida (2006), una historia siniestra de violencia y desencanto social que describía el itinerario de una joven ucraniana convertida en esclava sexual de un brutal explotador. Y en todas ellas, existe un común denominador: la música del Maestro Ennio Morricone, quien ha trabajado en casi toda la filmografía de Tornatore, por ello no resulta casual que éste le propusiera a su compositor de cabecera un documental sobre su trabajo.

           Ennio. El Maestro es una confesión íntima, personal y profesional y sobre todo un sensible, sentido e inteligente homenaje a uno de los personajes más importantes de la cultura musical y popular del siglo XX y XXI: Ennio Morricone, músico al que no se le veía con buenos ojos, rechazado por sus compañeros por componer melodías populares y música para películas de “vaqueros”, cuya fama, justo se  catapulta cuando decide componer la banda sonora de una serie de filmes del “viejo oeste” dirigidas por su antiguo compañero de la primaria: el realizador italiano Sergio Leone…

         …Se trata de una trilogía de obras maestras en su fase más irónica, desparpajada y cruel: Por un puñado de dólares, Por unos dólares más y El bueno, el malo y el feo, protagonizadas por Clint Eastwood, un actor que tuvo que emigrar a Italia para convertirse en estrella. Filmes fundamentales dentro de la corriente del spaghetti western en la que Leone, apoyado en una fotografía estupenda, un hábil montaje, y sobre todo la característica música de Ennio Morricone logró un crudo retrato del western y de la guerra civil estadunidense.

         En efecto, una de las mayores renovaciones a un género que parecía haber muerto a principios de los setenta, la aportó el talentoso Leone con sus relatos plagados de cinismo, acción y humor negro. Personajes de una amoralidad delirante y vueltas de tuerca en tramas donde reina la ambición y el sadismo. Escenas antológicas como ese virtuoso travelling circular alrededor de unas tumbas mientras se escucha el tema “El éxtasis del oro” de Morricone, la secuencia del duelo final en el cementerio, o el equívoco entre soldados confederados y de la Unión a causa del polvo en sus uniformes en El bueno, el malo y el feo.

          Obras fílmicas y musicales notables también han sido parte del trabajo de Morricone como: El clan de los sicilianos, El pájaro de las plumas de cristal, Érase una vez en América, La misión, Los intocables y muchas más, a cargo de un compositor que fue la primera opción de Stanley Kubrick cuando buscaba quien realizara la música de Naranja Mecánica…

 

“Una condición que puse a los productores fue tener libertad para utilizar el repertorio cinematográfico, porque no me gustan los documentales sobre cine, donde las películas no se pueden utilizar porque los derechos son demasiado caros y te ves obligado a recurrir únicamente a las fotografías. Esto era fundamental para mí, porque vi desde el primer momento que la música sería el patrón condicionante de todo y que no queríamos hablar del nacimiento de músicas importantes como «La Misión», «Érase una vez en América» o incluso westerns, sin posibilidad de utilizar material fílmico… Sentí la necesidad de mostrar el perfil de Ennio Morricone que conocía bien, es decir, un hombre muy sencillo, pero a la vez absolutamente fuera de lo común y para contarlo necesitaba entrar un poco en la esfera de su vida, liberada del vínculo de la música y así tuve la oportunidad de mostrar su autenticidad. No necesitaba entrar en demasiados detalles porque la vida de Ennio es una vida simple. A pesar de ello fue franco y generoso, me dijo cosas que yo sabía y cosas que solo conocí gracias a la entrevista…” –Giuseppe Tornatore-

 

RAFAEL AVIÑA

Centro histórico de la Ciudad de México

13 de octubre 2022

 

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s