FUE LA MANO DE DIOS

(È stata la mano di Dio/ The Hand of God, Italia-Estados Unidos, 2021)

Dirección. Paolo Sorrentino/ Guión. Paolo Sorrentino/ Fotografía en color. Dania D’Antonio/ Música. Lele Marchitelli/ Edición. Cristiano Travaglioni/ Dirección de arte. Saverio Sammali/ Diseño de Producción. Carmine Guarino/ Vestuario. Mariano Tufano/ Efectos Visuales. David Catalano/ Producción. The Apartment, Netflix, Regione Campania, Lorenzo Mieli y Paolo Sorrentino/ Con. Filippo Scotti (Fabieto Schisa), Toni Servillo (Saviero Schisa, el padre), Teresa Saponangelo (María Schisa, la madre), Marlon Joubert (Marchino Schisa, el hermano), Luisa Ranieri (Patrizia, la tía y hermana de María), Massimiliano Gallo (Franco, marido de Patrizia)  Renato Carpentieri (Alfredo), Betty Pedrazzi (la baronesa), Biagio Manna (Armando, el traficante), Ciro Capano (Antonio Capuano, el cineasta) /Duración. 129 mins.

 

SINOPSIS

En el turbulento Nápoles de la década de los ochenta, existe sitio para festivas sorpresas como la llegada del legendario futbolista argentino Diego Maradona al club de fútbol napolitano y para una tragedia igual de imprevista. El destino interpreta su papel, la alegría y la desdicha se entrelazan en el futuro del joven Fabietto Schisa: es la historia de su angustia y liberación. En 1986, el año en que Maradona anota aquel polémico gol con la mano en el Mundial de futbol en el partido Argentina vs Gran Bretaña, Fabietto de 17 años, no pasaría de ser un tímido adolescente italiano que intenta encontrar su lugar en el mundo, de no ser por una increíble familia que ama la vida y disfruta con las travesuras y entrometiéndose en las complicadas relaciones del prójimo. Pero un par de acontecimientos lo alterarán todo. Por un lado, la llegada triunfal a Nápoles de esa leyenda del deporte que fue Maradona, el exitoso ídolo futbolístico que fascina tanto a Fabietto como a toda la conflictiva ciudad y les hace sentir un orgullo que antes parecía imposible. Y por otro, un accidente inconcebible que destrozará la vida de Fabietto y marcará su futuro. Aparentemente salvado por Maradona, tocado por la casualidad o por la mano de Dios, Fabietto lucha con la naturaleza del destino, la confusión del abandono y la embriagadora libertad de estar vivo. Un relato sobre el destino y la familia, los deportes y el cine, el amor, la pérdida y la maduración adolescente.

 

Nominada al Oscar a mejor película internacional. Globos de Oro: Nominada a mejor película de habla no inglesa. Premios BAFTA: Nominada a mejor reparto y mejor película en habla no inglesa. Festival de Venecia: Gran Premio del Jurado y mejor actor emergente. Premios del Cine Europeo: Nominada a mejor filme, dirección y guion. Critics Choice Awards: Nominada a mejor película habla no inglesa

 

 

El tema de la paternidad, el abandono familiar forzado o circunstancial, la exploración de una nueva masculinidad y la madurez emocional infantil y adolescente se dieron cita en varios de los títulos más importantes estrenados en 2021. Hijos del sol de Majid Majidi, centrada en un puñado de infantes obligados a crecer a partir de la dura realidad, en un relato de enormes tintes sociales que evita todo chantaje melodramático para plantear una historia sencilla, realista, cotidiana cargada de energía y emotividad. Por su parte, a través de un retrato moderno como una suerte de fábula cotidiana de oblicuo tamiz, donde se cruza el horror gore y el fantástico, Titane de Julia Ducournau, deconstruye la historia filial y la búsqueda de nuevas masculinidades y lo hace con un pulsante vigor a partir de una poderosa realización. Lo curioso es que de algún modo, Jane Campion hace lo mismo en El poder del perro pero por medio de un relato contemplativo cuya fuerza radica en las emociones y las miradas; un western ambientado en el siglo pasado es tan sólo un pretexto para deconstruir también un género masculino por excelencia -recuérdese lo que hizo Ang Lee en Secreto en la montaña.

      Por su parte y a diferencia de sus impactantes historias abigarradas y exuberantes como serían El divo (2008), La gran  belleza (2013) o Juventud (2015), entre otras, Paolo Sorrentino (1970) regresa a esos mismos tópicos de siempre, pero desde una perspectiva calma y sensible para narrar la maduración de un joven napolitano admirador de Maradona a la muerte de sus divertidos y bromistas padres. La belleza de la puesta en escena y la notable intuición de Sorrentino lo colocan como un sólido admirador de Ettore Scola y Federico Fellini, quien aparece incluso como personaje; de hecho su voz, en la secuencia del casting fellinesco al que acude Marchino, el hermano mayor de Fabietto que luego de ser rechazado, se percata que lo suyo en la vida no será la actuación.

        De hecho, Fue la mano de Dios resulta su película más íntima y personal inspirada en su propia biografía. Paolo Sorrentino nació en Nápoles, su madre era ama de casa y su padre trabajaba en una institución bancaria. Junto con sus hermanos Marco y Daniela, sufrió la repentina pérdida de sus padres cuando tenía 17 años a causa de una fuga de gas, tal y como sucede en la película. A esa edad se inscribió en la Facultad de Economía y Comercio, pero abandonó los estudios para dedicarse al cine a los 25 años. En 1994 escribió y dirigió su primer corto titulado Un Paradiso, finalista en el Festival de Cine de Palermo. Dos años más tarde escribió junto a Antonio Capuano –personaje que aparece en Fue la mano de Dios- la película Polvere di Napoli, dirigida por el propio Capuano junto con Silvio Orlando. En 1997 ganó el premio Solinas por un guión titulado Napoletani y en 1998 escribió, junto a Humberto Contarello, La Voce dell Amore.

         Escribió varios episodios de La Squadra para la Televisión Italiana, hasta que debutó en el largometraje con la multi premiada Un hombre de más en 2001, donde trabajó por vez primera con su actor predilecto Toni Servillo… “Más allá de mis necesidades, se podía declinar en un relato cinematográfico. Y un amigo me decía que nunca hago cosas personales. Me lo tomé como una provocación. He cambiado los nombres, y añadido elementos de ficción. Pero queda la sustancia de un filme que bucea sin miedo en un pasado íntimo doloroso…Soy miedoso en la vida, pero diría que bastante valiente con mis filmes” –Paolo Sorrentino, diario El país-

 

Fue la mano de Dios está estructurada a partir de una serie de viñetas agridulces, melancólicas y divertidas. Momentos dramáticos como la secuencia en el hospital donde Fabietto estalla cuando le niegan ver a sus padres que han quedado irreconocibles debido al monóxido de carbono: el médico comenta que el padre aún alcanzó a decir: ¿Otra de tus bromas María? Apuntes sutiles como la presencia del niño en el velatorio en la que más adelante sabremos que se trata del hermano de los jóvenes Schiza que su padre tuvo con otra mujer. O el momento aquel en que Fabietto logra llorar en el patio de la escuela rodeado de todos sus compañeros y sobre todo cuando la hermana abandona el baño, luego de que sus hermanos ya se han marchado en busca de una nueva vida.

       No sólo eso, una serie de personajes a más de extraños y fascinantes como la tía Patrizia quien se muestra desnuda en varias ocasiones, serán fundamentales en la vida emocional del protagonista. Saverio el padre siempre optimista que le muestra a Fabietto el lugar donde él mismo tuvo “su primera vez”. El anciano tío Alfredo que le hace ver a éste que fue Maradona su salvación. O el traficante Armando que le muestra otro Nápoles y le enseña aquella frase referente al sonido que hace una lancha a 200 kilómetros por hora: “tuff…tuff…tuff…” y por supuesto, Capuano, el cineasta inspirado en el verdadero Capuano que le mostró el poder del cine y le dio su primera oportunidad a los 25 años, sin faltar aquella frase contundente que Marchino el hermano, le dice mientras observan el entrenamiento de Maradona: “Eso, se llama perseverancia, yo nunca la tendré…”.

       Por supuesto la presencia de las mujeres es esencial en el filme: la belleza esplendorosa y melancólica de una mujer con afectaciones mentales como Patrizia, la musa de Fabietto. La madre bromista en exceso que explota en furia con el engaño del marido y capaz de engañar a su vecina que piensa ha sido elegida para interpretar a María Callas en la próxima película de Franco Zeffirelli. La anciana mal hablada que devora pastelillos y maldice a sus familiares y a su vez puede declamar versos de Dante Alighieri en el funeral. Las hermanas del padre, sobre todo aquella que se casa con el anciano afectado de la voz. O la baronesa que funge de puente entre la melancolía del adolescente protagonista y sus ansias de experimentar el sexo por vez primera: “Es hora de mirar hacia el futuro…”, le dice.

       Tal vez Fue la mano de Dios no alcance las alturas de otros trabajos suyos e intente abarcar muchos temas en poco tiempo, no obstante, se trata de un bello relato sobre el porvenir…

 

    … “El último empujón para hacer Fue la mano de Dios se lo dio Roma (2018), de Alfonso Cuarón, otro filme basado en recuerdos personales de su autor, el cual se alejaba con él de su cine anterior. “Le escribí para decírselo, me ayudó entender que podía hacer algo pequeño a mi manera”, cuenta. “Me ocurrió lo mismo cuando tuve que hacer la película sobre Andreotti (Il Divo) y vi en el cine La Reina (2006), de Stephen Frears. Son películas que te iluminan y te marcan el camino”. Como se lo marcó Érase una vez en América (1984), de Sergio Leone, la cinta de VHS que da vueltas en Fue la mano de Dios, un título que descubrió en aquella adolescencia en la que devoró cine en vídeo como loco. “Fue la primera película que me dio a entender lo fascinante de la épica en el cine”, recuerda, aunque después admite que la que, probablemente, más vio fuera Taxi Driver (1975) de Martin Scorsese…” –Irene Crespo entrevista a Paolo Sorrentino. Diario El País-

 

RAFAEL AVIÑA

Centro Histórico de la Ciudad de México

22 de febrero 2022

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s