EL HOMBRE DEL SÓTANO

(L’homme a la cave, Francia, 2021)

ElHombredelSotano1

Dirección. Philippe Le Guay/ Guión. Philippe Le Guay, Marc Weitzmann y Gilles Taurand/ Fotografía en color. Guillaume Deffontaines/ Música: Bruno Coulais/ Edición: Philippe Le Guay/ Dirección de arte: Thybault D´Anzul/ Diseño de Producción. Anne Dominique Toussaint/Stunts. Gary Cothenet y Antoine Piquet/ Producción. Philippe Le Guay y Anne Dominique Toussaint, France 2 Cinema, Les Films des Tournelles/ Con: Francois Cluzet (Jacques Fonzic), Jerémie Renier (Simon Sandberg), Berénice Berjo (Helene Sandberg, la esposa), Jonathan Zaccai (David Sandberg, el hermano), Victoria Eber (Justine Sandberg, la hija), Denise Chalem (Nelly Sandberg, la abuela), Patrick Descamps (el abuelo Gerard), LaetitÏa Eido (la abogada Carole Vasquez), Martine Chevalier (la abogada Riviere), Patrick D’Asumccao (sr. Leroux, vecino)/ Duración. 114 mins.

 

SINOPSIS

En el París contemporáneo, Simon y Hélène deciden vender la bodega que tienen en el sótano de su edificio al Sr. Fonzic, un hombre de apariencia común y corriente. La situación se complica cuando el hombre se muda al sótano y lo convierte en su residencia permanente. La pareja intenta desesperadamente cancelar la venta, pero no tienen éxito. El Sr. Fonzic, quien poco a poco va revelando su turbio pasado, se transforma en una amenaza al hacerse amigo de Justine, la hija adolescente de la pareja. Fonzic, historiador de profesión, anteriormente, ha sido expulsado de la Universidad donde trabajaba debido a su tendencia a cuestionar a sus alumnos, con ideas controvertidas, enarbolando el libre albedrío. Hasta que la situación estalla de manera insospechada cuando se sabe que se trata de un antisemita negacionista que contradice la cuestión del holocausto judío y cuya influencia empieza a extenderse a los demás residentes del edificio y a la propia familia de Simon.

En este thriller psicológico del director Philippe Le Guay, el conspiracionismo se convierte en el monstruo que pondrá en peligro a toda una familia.

 

 

“El negacionismo del Holocausto consiste en el acto de negar el genocidio de los judíos y otros grupos étnicos en el Holocausto durante la Segunda Guerra Mundial, atribuyéndole que es parte de una conspiración. Los que niegan el Holocausto afirman: que la solución final de la Alemania nazi tenía como único objetivo deportar judíos del Tercer Reich, pero que no incluía el exterminio de judíos; que las autoridades nazis no usaron campos de exterminio y cámaras de gas para asesinar a judíos en masa; o que el número real de judíos asesinados fue significativamente menor que la cifra históricamente aceptada de 5 a 6 millones, por lo general alrededor de una décima parte de esa cifra.

         Debido a que el negacionismo del Holocausto es una faceta común de propaganda racista por parte de grupos antisemitas y neonazis, se considera un problema social grave en muchos lugares donde ocurre y es ilegal en varios países europeos, entre ellos Alemania y Austria, así como en Israel. Los académicos usan el término negacionismo para describir los puntos de vista y la metodología de los negacionistas del Holocausto con el fin de distinguirlos de los revisionistas históricos legítimos, que desafían las interpretaciones ortodoxas de la historia utilizando metodologías históricas establecidas.  Los negacionistas del Holocausto generalmente no aceptan al negacionismo como una descripción apropiada de sus actividades y usan el eufemismo de revisionismo en su lugar.  Las metodologías de los negacionistas del Holocausto a menudo se basan en una conclusión predeterminada que ignora la abrumadora evidencia histórica de lo contrario.

          La mayoría de los negacionistas del Holocausto afirman, explícita e implícitamente, que el Holocausto es un engaño, o como mucho una exageración, que surge de una deliberada conspiración judía diseñada para promover el interés de los judíos a expensas de otras personas. Por esta razón, el negacionismo del Holocausto generalmente se considera una teoría de conspiración antisemita…”. –con información de Wikipedia-

 

 

Philippe Le Guay se dio a conocer con la película Les deux Fragonard (1989), centrada en el pintor del siglo 18, Jean-Honoré Fragonard, quien decidía usar como modelo a una joven lavandera, Marianne, de la que acaba enamorándose. A ésta, le seguirían: L’Anne Juliette (1995) con Fabrice Luchini que se convertiría en uno de sus actores de cabecera. Trois huit (2001), Le coût de la vie (2005) y De un día para otro (2006). Sin embargo, su éxito no llega sino hasta 2010 cuando dirige:

Las chicas del sexto piso, protagonizada por las actrices españolas Carmen Maura, Natalia Verbeke, Lola Dueñas, Berta Ojea y Concha Galán, así como los histriones franceses: Fabrice Ludini y Sandrine Kiberlain. Una cinta que narra en tono de comedia la historia de un grupo de españolas que en los años sesenta emigraron desde Burgos a Francia para trabajar como criadas en casas de familias francesas acomodadas.

       También con Luchini filma en 2013, Moliere en bicicleta, centrado en un afamado actor que encarna Luchini, quien abandona el mundo del espectáculo para mudarse a la Isla de Ré y vivir como un ermitaño. Tres años más tarde, un célebre actor de televisión, planea la producción de El misántropo de Molière, y quiere ofrecerle a aquel, el papel principal. Florida (2015) fue un relato sobre un anciano y su encuentro con el Alhzheimer que en 2020 daría pie a la exitosa película de El padre con Anthony Hopkins. En 2018 Le Guay filma Normandía al desnudo con Francois Cluzet inspirada en una idea que le vino a la cabeza, luego de ver las fotografías de Spencer Tunick y visualizarlas en el pueblo en el que pasaba su infancia en la Baja Normandía. Se trata del trasfondo cómico utilizado por el cineasta para poner el foco en la actual crisis agrícola que afecta a los ganaderos franceses.

 

 

El hombre del Sótano, escrita por el propio director Philippe Le Guay (nominado al premio César al Mejor Guión Original por Moliere en bicicleta), junto con Gilles Taurand (ganador del premio César 1995) forma parte del nuevo y emblemático Tour de Cine Francés que cumple 25 años en nuestro país y que propone este año: thrillers, dramas y comedias históricas, tópicos gastronómicos, relatos fantásticos y eróticos e intensos dramas cotidianos, conformado por: Adiós idiotas, Delicioso, Caja negra, Mandíbulas, Fantasías, Mientras esté vivo y El hombre del sótano, cuya trama se centra en la cava o sótano de un antiguo edificio vendido a un desconocido en apariencia amable y discreto, que ha investigado los secretos familiares de un matrimonio confiado y con problemas de comunicación. Simon es un contratista y arquitecto cuya familia vivió en carne propia los horrores de la segunda guerra mundial y los campos de concentración nazi: incluso, uno de sus tíos vivió oculto en el sótano que acaba de vender…

        …A punto de cerrar el trato de la compra, el sombrío pasado del comprador y sus intentos por usar aquel espacio como vivienda permanente obligan a Simon y a Hélène a retirar la oferta, pero todo se complica cuando Justine, la única hija de la pareja, comienza a convivir con aquel hombre, al tiempo que se percatan de que los abogados poco o nada pueden hacer en esta situación y que Jacques Fonzic lo que desea es justo que lo agredan y llamar la atención de todos. Entre ocultaciones, misterios, traumas familiares y desesperación, la lucha por esa suerte de oscura bodega saca a la luz los temores de todos los involucrados, en una trama que utiliza el tópico del forastero, extraño o extranjero que trastorna a una familia como sucedía en Teorema (Pier Paolo Passolini, 1968). Y que recuerda sobre todo, las incidencias de Cabo de miedo en sus dos versiones: la de J. Lee Thompson en 1962 con Gregory Peck y Robert Mitchum y la de 1991 de Martin Scorsese con Nick Nolte y Robert De Niro. En ambas, con mínimas variantes, se narra la historia de un respetable abogado cuya vida se desquicia cuando un criminal que pasó ocho años en la cárcel por su culpa, se dedica a acosar a la mujer y a la hija adolescente del abogado. La ayuda que le ofrece el jefe de la policía local resulta inútil, y él, legalmente, no puede hacer nada para alejar al sicópata de su familia.

El hombre en el sótano hace un revisionismo de la Historia no sólo del holocausto judío, sino de la matanza de indígenas estadunidenses a partir del suspenso y el thriller, para abordar temas como el antisemitismo, el racismo y la xenofobia, cuya siniestra estela continúa vigente…

RAFAEL AVIÑA

Centro Histórico de la Ciudad de México

26 de octubre 2021

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s