HIJOS DEL SOL

(Khorshid/Sun Children, Irán, 2020). 

Los Hijos del Sol 1

Dirección. Majid Majidi / Guión. Majid Majidi y Nima Javidi/ Fotografía en color. Houman Behmanesh / Música. Ramin Kousha / Edición. Hassan Hassandoost / Dirección de arte. Keyvan Moghaddam/ Vestuario. Amir Malekpour/ Diseño de Producción. Keyvan Moghaddam/ Efectos especiales. Iman Karamian/ Producción. Majid Majidi y Amir Banan, Caramel Films/ Con. Roohollah Zamani (Ali Zamani), Shamila Shirzad (Zahra), Mohammad Javad Ezzati (el señor Rafie, subdirector del colegio), Ali Nassirian (Hasshem, el viejo de las palomas), Ali Ghabeshi (señor Amani, director del colegio), Abolfazl Shirzad (Abolfazl hermano de Zahra), Mohammad Mahdi (Mamad, el adolescente amigo de Alí), Mani Ghafouri (Reza, el niño futbolista), Safar Mohammadi (Safar, el conserje), Tannaz Tabatabaei (la madre de Alí)/ Dur. 97 mins./ Distribuye. Alameda Films

SINOPSIS

Ali Zamani, un niño de 12 años, y sus tres amigos: Abolfazl, Mammad y Reza, trabajan para sobrevivir y ayudar a sus familias en un taller mecánico y a su vez,  roban autopartes para unos mafiosos. En un extraño giro de los acontecimientos, Ali recibe de parte de Hasshem, -un anciano dueño de un palomar ligado a la mafia-, el encargo de rastrear y encontrar un tesoro oculto bajo tierra, localizado bajo la escuela pública Del Sol, cuyos alumnos son llamados Hijos del sol. Para ello, Ali un líder nato adolescente, recluta a sus amigos; sin embargo, antes de empezar la misión deben matricularse en la Escuela del Sol, institución caritativa que intenta educar a niños sin hogar. En paralelo, Ali intenta cuidar a su madre internada en un hospital por un shock emocional y ayudar en lo que puede a la pequeña Zhara, niña afgana hermana de Abolfazl que trabaja como vagonera vendiendo productos en el Metro de Teherán. Ali se impone en la escuela con su capacidad de líder y su facilidad para defenderse y mientras llevan a cabo su plan (excavar bajo la escuela), la vida de estos cuatro jóvenes empieza a dar un enorme giro. No sólo descubren las bondades de la educación y el deporte, sino que alternan con adultos que comprenden la importancia de la infancia, al tiempo que la escuela recibe una orden de desalojo cuando los donantes privados dejan de aportar su apoyo. Al final, sólo y sin sus amigos, Ali encuentra el supuesto tesoro; no obstante, esa amarga decepción le lleva a comprender el valor de la esperanza.

 

 

Hijos del Sol compitió el año pasado en el Festival de Venecia y obtuvo el Premio Marcello Mastroianni al mejor actor emergente para el protagonista Roohollah Zamani, un niño sin experiencia alguna en la actuación cuya primera película lo coloca entre los actores jóvenes más sensibles y espontáneos de la actualidad. Y a su vez, en ese mismo certamen, el director Majid Majidi conquistó el Premio Linterna Mágica. Asimismo, en el Fajr Film Festival a lo mejor del Cine Iraní. Hijos del sol obtuvo el galardón a Mejor Película, Mejor Guion, Mejor Diseño de Producción y el Premio Especial del Jurado para la pareja infantil: Roohollah Zamani y Shamila Shirzad.

De Majid Majidi hemos visto en el Cineclub Viena: Los Niños del Cielo, Barán y Las Cenizas de la Luz. En esta ocasión, Hijos del sol lleva al espectador a conocer la cruda realidad que sufren millones de infantes, explotados en el área laboral y lo hace desde la perspectiva de un cine de aventuras, atractivo, emocionante, sensible y conmovedor, dedicada a los 152 millones de niños en el mundo que son obligados a trabajar como lo indica la frase con la que arranca la película.

 

“No hay nada más importante que los niños porque son el futuro de cada sociedad, de cada país. Si invertimos en los niños tendremos un país mejor y con más posibilidades de futuro. Pero si no lo hacemos nos espera una sociedad sin identidad. Los niños son los principales recursos de un país. Son mucho más importantes que los recursos naturales como el petróleo. Y si no cuidamos de esos niños vulnerables, si no les prestamos la atención necesaria, nos enfrentaremos con una generación destruida” –las palabras del director Majid Majidi se aplica perfectamente a nuestro país- -rtv.es-

 

Al igual que otros realizadores iraníes, Majidi (Teherán, 1959), se ha valido de niños para protagonizar sus películas, sin embargo, a diferencia de cineastas como: Abbas Kiarostami, Bahman Ghobadi, o Jafar Panahi, su enfoque siempre resulta más humano que político, en su intento por capturar el sufrimiento cotidiano y la poesía de la sencillez. Todo ello, en esta bella fábula simple en apariencia, sobre la realidad de países tercermundistas a través de la historia de un grupo de niños de la calle que en busca de un supuesto tesoro encuentran la indulgencia de la educación y la solidaridad. No sólo eso, Hijos del sol a diferencia de otros filmes protagonizados por menores de edad, se coloca casi al mismo nivel que un puñado de notables cásicos de tópicos similares como: Ladrones de bicicletas (Vittorio de Sica, 1948), Los cuatrocientos golpes (Francois Truffaut, 1959) o las brutales e inclementes: Los olvidados (Luis Buñuel, 1950) y Pixote (Hector Babenco, 1981), centrada en infantes obligados a crecer a partir de la dura realidad. Ello, debido a la enorme habilidad de Majidi para trastocar una historia en apariencia de género de suspenso que incluye tesoros ocultos, persecuciones, túneles, niños en aprietos con delincuentes y policías, en un relato de enormes tintes sociales que evita todo chantaje melodramático para plantear una historia sencilla, realista, cotidiana cargada de energía y emotividad. En ese sentido, resulta la antítesis de esos relatos de fórmula de entretenimiento hollywoodense como por ejemplo: Los Goonies (Richard Donner, 1985) producida por Steven Spielberg.

       Por supuesto, además de la brillante puesta en escena y el enorme trabajo de fotografía que consigue momentos de enorme efectividad de cámara y edición como la persecución en el interior del Metro de Teherán, o las bellas escenas panorámicas que captan a los niños desde los cielos como si los observaran las palomas mensajeras, Majid y su fotógrafo Houman Behmanesh, capturan la inocencia de personajes como Zahra y su hermano Abolfazl, o los dramas familiares  de Reza y Mammad en una vigorosa historia que nunca decae.

        No obstante, el mayor acierto de la película recae en la extraordinaria y fuera de serie interpretación de su protagonista. Ali encarnado por un actor no profesional y debutante surgido de las clases bajas de la sociedad iraní, que prefigura una suerte de suma de todos aquellos grandes protagonistas de la literatura infantil clásica, que van de los infantes de Corazón diario de un niño de Edmundo de Amicis a los héroes de Mark Twain: Tom Sawyer y Huckleberry Finn. Es decir: un niño valeroso, indomable, solidario, decidido, arrojado siempre dispuesto a sobreponerse a los problemas y con enorme don de líder. Y no sólo eso, su comportamiento en pantalla supera todos estos adjetivos. La fuerza y el carisma que proyecta con su mirada, su sufrimiento, sus lágrimas o sus risas y emociones infantiles le otorgan a la película un aura casi mágica, con varias escenas bellas y emocionantes como aquella donde Ali le entrega  el prendedor a Zahara, la secuencia donde los niños toman por asalto la escuela, las apuestas con el balón de futbol, la del subdirector Rafie, quien, acompañado de Ali y Bolfazl van a liberar a la hermanita de ésta en el centro de detención infantil y sobre todo las escenas climáticas en el túnel y ese instante final en el que Ali quien literalmente vuelve a nacer y sale a la luz, opta por arreglar el timbre de su escuela totalmente vacía y desalojada.

 

“Con que un solo niño no pueda ejercer su derecho a estudiar ya es demasiado. Y por desgracia hay muchos sin acceso a la escolarización. Esos niños obligados a trabajar se privan de la educación porque no hay muchos colegios especiales, como el de la película, que les den esa posibilidad de estudiar y trabajar. Además, después de trabajar pierden la motivación y no tienen fuerzas para ir al colegio. A menos que haya iniciativas como la escuela que mostramos en la película. Una escuela que les proporciona tres comidas al día, les ayuda en sus asuntos sociales y sanitarios. No es solo una escuela para estudiar, sino que también les ayuda en otros muchos temas, porque la mayoría de ellos han perdido a sus padres o están en la cárcel…” –Majid Majidi, rtv.es-

 

Es evidente que Majidi se ha interesado siempre por el universo de los niños. Un mundo con una autenticidad irrefutable. Los niños en sus películas son fuente de inspiración, pasión, originalidad, imaginación y de libertad que les permite vivir aventuras pese a las circunstancias, metaforizado en las palomas que tanto le gustan a Ali o en escenas como aquella donde los cuatro amigos se sumergen en la fuente de una plaza pública. Los niños y adolescentes en sus filmes (Baduk, El color del paraíso, Los niños del cielo, Barán), se percatan de aquello que los adultos han dejado en el camino incluyendo el coraje y la determinación. Más impresionante aún, que Hijos del sol está inspirada en la realidad. La idea de la trama surgió cuando Majidi visitó una escuela en el sur de Teherán creada por una ONG y dirigida a niños obligados a trabajar por su situación familiar. Conoció de cerca a esos niños y quiso hacer pública su situación con el fin de que se levantaran más colegios como ese.

          La aventura resulta inseparable de las vidas de los niños de Irán, obligados a huir, a buscar alternativas, a sobreponerse a las tragedias familiares, de ahí que Majidi haya elegido de manera inteligente centrarse en apariencia en una suerte de thriller con tesoro escondido. Sin embargo, más inteligente de su parte fue construir esa búsqueda del tesoro como una suerte de alegoría de la explotación infantil; la manera en que se ven forzados a trabajar sin descanso para percatarse de que resultan explotados en beneficio de adultos perversos.

 

Majid Majidi ha erigido con Hijos del sol un camino hacia la esperanza y un llamado a la solidaridad para transformar la realidad desde la raíz. Se ha valido de todas las armas de las que es capaz la cinematografía sin recurrir al chantaje fácil o al melodrama lacrimógeno, para colocarlo como uno de los grandes maestros del cine contemporáneo. Hijos del sol no sólo es una película hermosa y emotiva, sino uno de los filmes más importantes del nuevo milenio y sin duda la mejor película del 2020 y el mejor estreno de este 2021. Un relato poderoso y humano, sobre el tesoro de la educación y la dignidad infantil, cuyo corazón está en el porvenir.

 

 “Los actores de Hijos del sol son niños reales que trabajaban en la calle o vendiendo cosas en el metro. Los elegí entre 4.000 chavales porque solo ellos podían transmitir su situación. Los primeros días no podían creerse lo que les estaba pasando. Pensaban que era un sueño. Porque se les había humillado tanto, se habían aprovechado tanto de ellos, les habían quitado tantas cosas, incluida su propia identidad, que no creían en nada ni en nadie…Con el paso del tiempo descubrimos sus talentos y han ganado grandes premios, no solo en Irán sino también en todo el mundo. Por ejemplo, el protagonista, Rouhollah Zamani, ganó el premio a la mejor interpretación masculina revelación en el pasado Festival de Venecia. Ahora es una estrella en Irán y está rodando una serie de televisión…Los niños afganos también han tenido mucho éxito y si no fuera por el coronavirus ahora estarían rodando otras películas, porque han recibido varias propuestas. Pero, lo más importante es que devolvamos la confianza a esos niños, demostrarles que no sobran en la sociedad. En el futuro pueden ser ingenieros, médicos, actores… y…descubramos ese tesoro que son estos niños y su importancia para el futuro en todos los países…”.

 

 

RAFAEL AVIÑA

Centro Histórico de la Ciudad de México

31 de agosto de 2021

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s