TERRIBLEMENTE FELIZ (Frygtelig lykkelig/Terribly Happy, Dinamarca, 2008)

Dirección. Henrik Ruben Genz/ Guión. Henrik Ruben Genz y Dunja Gry Jensen, inspirados en la novela de Erling Jepsen/ Fotografía en color. Jørgen Johansson/ Música. Kåre Bjerkø/ Edición. Kasper Leik/ Dirección de arte. Jacob Wirth Carlsen/ Diseño de Producción. Niels Sejer/ Vestuario. Susie Bjornvad/ Efectos visuales. Søren Skov Haraldsted, Christian Kitter/ Producción. Tina Dalhoff, Thomas Gammeltoft, Fine & Mellow Productions/ Con. Jakob Cedergren (Robert Hansen), Lene Maria Christensen (Ingerlise Buhl), Kim Bodnia (Jorgen Buhl), Lars Brygmann (Dr. Zerleng), Anders Hove (Moos), Jens Jorn Spotagg (Jefe policiaco), Henrik Likkegaard (ministro religioso), Bodil Jorgensen (la bartender), Niels Skousen (Hansi), Lars Lunoe (Nissum)/ Duración. 94 mins.

SINOPSIS

Robert Hansen, un joven agente de policía de Copenhague, ha sido destinado contra su voluntad a la pequeña localidad de Skarrild, en Jutlandia, para desempeñar labores de comisario. Su llegada mueve a la población y aporta una curiosa chispa a los rígidos rostros de sus habitantes. Este destino constituye para él la oportunidad de un nuevo comienzo: la posibilidad de regresar a su hogar original en Copenhague dependerá de cómo rinda en esta localidad fronteriza, ya que ha dejado atrás a su hija a la que no ha visto en años y a su mujer que lo demandó por violencia doméstica en apariencia. Pero a Robert le cuesta enormemente entender a la población local y sus actitudes, escasamente civilizadas, con respecto a la ley y el orden. En un pueblo en el que todos se conocen, la gente parece ocuparse de sus asuntos sin injerencias de la autoridad…

 

Esta comedia de humor negro, crimen y violencia, al estilo de los hermanos Coen, fue seleccionada por Dinamarca como candidata al Oscar 2010 en la categoría de película de habla no inglesa.

 

 

Terriblemente feliz obtuvo los premios a Mejor Película, Actor, Actriz, Director, Guión, Fotografía y Canción en lo Mejor del cine Danés. Asimismo, fue merecedora de los reconocimientos a: Mejor Guión y Mejor Música en el Festival de cine de Valladolid. Mejor película en Karlovy Vary. La Asociación Nacional de Críticos de Cine de Dinamarca le otorgó los Premios Bodil a: Mejor Película, Actor y Actriz protagónicos, Actor secundario y Fotografía.

 

 

“Algo en definitiva huele a podrido en Dinamarca…un ingenioso thriller sicológico construido a la perfección” –Stephen Holden, The New York Times-

 

“Escabrosa y elegante, ésta película danesa es como un cruce entre El cartero llama dos veces y A la hora señalada con un toque de thriller gótico” –Andrea Gronvall, Chicago Reader-

 

 

 

Henrik Ruben Genz nació en 1959 en Dinamarca y en 1987 terminó sus estudios de dibujo y grabado, antes de asistir a la Escuela Nacional de Cine de su país. Allí se graduó en 1995 con el corto La encrucijada, por el que recibió el premio a la mejor película y al mejor guión en el Festival de Escuelas de Cine de Munich. Más tarde trabajó en la Televisión Nacional Danesa, para la que dirigió varios cortometrajes, documentales y episodios de series de televisión como Nikolaj & Julie (2003), Tiempos Mejores (2004-07) y El asesinato (2007). A su vez, destaca su premiado cortometraje Bror, min Bror/Teis & Nico (1999) y debutó en el largometraje en 2003 con Alguien como Hodder, obra a la que siguieron El chino (2005), Terriblemente feliz (2008), Una decisión peligrosa (2010), Palabra de Dios (2017), entre otras.

 

 

 

Jakob Cedergren el eficaz protagonista de Terriblemente feliz, quien poco después protagonizaría de manera notable Submarino (Thomas Vinterberg, 2010) y El culpable (Gustav Moller, 2018), encarna al agente de policía, que actúa siempre “según lo establecido”, sin embargo, pronto se enfrentará a las costumbres locales y a una inquietante sensación de que abundan los secretos que se ocultan detrás de lo que parece ser la sencilla vida en un pequeño pueblo, cuya Ciénega esconde todas las situaciones anormales que ahí se viven, en un filme que guarda sin duda varios paralelismos con la obra de Joel y Ethan Coen, particularmente Simplemente sangre (1984) y Fargo (1996), y al mismo tiempo con la obra de David Lynch: Terciopelo azul (1986), Twin Peaks (1990-91), Twin Peaks: Fuego camina conmigo (1992) y Twin Peaks (2017).

Extraños comportamientos que surgen de la manera en la que se corrige a los niños que roban, en las prescripciones médicas o en las pequeñas bodegas ocultas de un supermercado. La alternancia entre lo cotidiano gris y monótono y lo imprevisto tendiente al humor negro, la violencia y lo prohibido: universos adyacentes que existen en un bar o en una fangosa Ciénega. El protagonista es rechazado desde un inicio por una comunidad que cree que puede solucionar los problemas locales a su manera sin tener que reportar a las autoridades y menos a Tonder, ciudad de la que depende esa pequeña villa de Jutlandia.

Robert Hansen se topa muy rápido con las fuerzas vivas del lugar: el ministro religioso, el alcalde y dueño del súper mercado y el médico que también hace la labor de forense: ellos representan la conexión con todo el pueblo. Son quienes mueven los hilos del lugar a través de sus juegos de cartas nocturnos; una clara alegoría de la manera en que controlan el sitio, tal y como sucede en la escena final. No sólo eso, Terriblemente feliz se va sumergiendo en una espiral de mentiras, sensualidad y violencia muy al estilo de los clásicos relatos de cine negro, de los que tanto beben los hermanos Coen y el propio David Lynch. De hecho, la película de Henrik Ruben Genz no sólo parece referenciar títulos como: El cartero llama dos veces (Tay Garnett, 1946) y (Bob Rafelson,1981) si no otros títulos donde un hombre de la autoridad se hunde poco a poco en un pueblo donde todos ocultan algo oscuro: El hombre de mimbre (Robert Hardy,1973), su remake: El culto siniestro (Neil LaBute, 2006), Hot Fuzz: súper policías (Edward Wright, 2007) o Midsommar: el terror no espera la noche (2019) de Ari Aster.

Robert conoce a un matrimonio conflictivo: él es el tipo al que todos temen y le dan la vuelta: Jorgen, que agrede físicamente a su bella, atractiva y emocionalmente inestable mujer, Ingelise. Ambos tienen a una pequeña hija, que pasea con un carrito a sus muñecas cuando en casa las cosas se complican. Ingelise se insinúa a Robert, quien no sólo toma medicamentos para los nervios que le receta el médico del lugar, sino que tiene el trauma de su propio matrimonio; al parecer descubrió a su mujer con otro y al amenazarla, perdió el contacto con su pequeña hija a la que le deja recados en la contestadora de la casa.

Abundan los momentos reveladores en la película: la llegada de Robert al pueblo, los personajes del bar, el instante en que Ilgesen se presenta con el policía, el encuentro entre el marido de ésta y Robert en el auto, y sobre todo el enfrentamiento entre los dos hombres en el bar entre cervezas y tragos y por supuesto el instante en que Ilgesen y Robert comparten la cama en casa de ella. Terriblemente feliz pese a que homenajea o copia elementos de otros filmes, logra crear una genuina tensión y aportar situaciones curiosas, sorprendentes y divertidas con un final abierto, extraño y a la vez demoledor en el que el espectador termina por identificarse con el protagonista perdido en la locura de ese pueblo enigmático y salvaje. Lo más curioso es que se inspira en hechos reales.

 

 

RAFAEL AVIÑA

Centro Histórico de la Ciudad de México

28 abril 2020

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s