EL PRECIO DE LA FAMA (La rançon de la gloire/ The Price of Fame, Bélgica-Suiza-Francia, 2014)

Dirección. Xavier Beauvois/ Guión: Xavier Beauvois y Étienne Comar con la colaboración de Marie Julie Maille/ Fotografía en color. Caroline Champetier/ Música: Michel Legrand/ Edición: Marie-Julie Maille/ Dirección de arte: Yann Megard y Cecile Deleu/ Diseño de Producción. Yann Megard/ Vestuario. Jessica Di Cioccio/ Producción. Pascal Caucheteux, Étienne Comar, Pauline Gygax, Max Karli, Arches Films/ Rita Productions / Why Not Productions/ Con. Benoit Poelvoorde (Eddy Ricaart), Roschdy Zem (Osman Bricha), Seli Gmach (Samara), Chiara Mastroianni (Rosa), Peter Coyote (John Crooker), Nadine Labaki (Noor), Dolores Chaplin (Srita.Chaplin), Xavier Maly (Inspector Maltaverne), Xavier Beauvois (Señor Loyal), Arthur Beauvois (el joven inspector)/Duración 114 mins.

SINOPSIS

A finales de los setenta, en Vevey, una pequeña ciudad suiza, Eddy Ricaart sale de prisión y se aloja en casa de su amigo Osman de ascendencia árabe. A cambio del alojamiento, Eddy se ocupará de cuidar a su hija de siete años mientras la mujer de Osman se somete a una revisión en el hospital. La víspera de Navidad se agudizan los problemas económicos de la familia; por eso, cuando la televisión anuncia la muerte del gran comediante, realizador, guionista y productor Charlie Chaplin, a Eddy se le ocurre una idea descabellada pero aparentemente fácil: robar el ataúd de Charlot y pedir un rescate a su familia para salir de la pobreza.

 

El precio de la fama compitió en el Festival de cine de Venecia. El mítico compositor francés Michel Legrand fue nominado por la banda sonora de esta película por la Asociación Internacional de Críticos de Música.

 

“Otra soberbia interpretación del gran actor francés de origen marroquí Roschdy Zem. Divertida, encantadora y agridulce. Nos hace preguntarnos cómo se habría enfrentado el propio Chaplin a la historia del robo de su cadáver” –The Playlist-

 

 

“Lo primero fue profundizar, enterarme de toda la historia. Llamé a mi amigo Jean-Eric Troubat, que trabaja en la policía y que había participado en la escritura del guión de Le petit lieutenant. Me proporcionó un contacto con la policía suiza, pero me dijeron que no podían hacer nada sin la autorización de la familia. Me puse en contacto con los Chaplin, que me contestaron de forma positiva, sin ninguna condición previa. El éxito de mi anterior película, De dioses y hombres, debió tener algo que ver. Tuve acceso a los archivos y leí la correspondencia entre los secuestradores y Oona Chaplin” –Entrevista a Xavier Beauvois, Lahiguera.com-

 

Xavier Beauvois nació en el norte de Francia en 1967. Se trasladó a París en cuanto pudo y decidido a convertirse en cineasta. Después de conocer a los famosos críticos de cine Jean Douchet y Serge Daney, empezó a trabajar como ayudante de André Téchiné y Manoel de Oliveira. A los 23 años escribió, interpretó y dirigió el largometraje Nord (1990), por el que fue nominado a dos César, a la Mejor Ópera Prima y al Actor Más Prometedor. A esta primera película le siguió No olvides que vas a morir (1995), por la que ganó el Premio del Público en el Festival de Cannes, así como el prestigioso Premio Jean Vigo. Después de participar en el Festival de Venecia en dos ocasiones, con Según Matthieu (2000) y El pequeño teniente (2005), fue aclamado internacionalmente por De dioses y hombres (2010), ganadora del Premio del Jurado en el Festival de Cannes y del César a la Mejor Película.

 

 

La historia real

Un polaco, Roman Wardas, y un búlgaro, Gandscho Ganev, sobrevivían como podían en la Suiza de fines de los setenta. Eran mecánicos y habían cruzado el Telón de Acero como refugiados, pero el mundo capitalista no fue la panacea inmediata que esperaban y buscaron un modo de ganar dinero fácil. La búsqueda terminó, por azar, en las páginas de un diario. Ahí leyeron la noticia de que la policía italiana había frustrado un secuestro al recuperar en Bari el ataúd con el cuerpo de Salvatore Matarrese, padre de un importante senador. Y surgió la inspiración.

Wardas y Ganev recordaron que unos meses antes había muerto el genio del cine Charles Chaplin y sus restos habían sido sepultados en el pequeño cementerio de Corsier-sur-Vevey. Hacia allá fueron en la madrugada del 2 de marzo de1978, con unas palas, unos picos y una camioneta.

La tumba del actor y director era muy simple porque todavía no se había construido el monumento proyectado por la familia. Tardaron dos horas en desenterrar el féretro, un ataúd de roble de unos 150 kilos. Se lo llevaron sin más y lo volvieron a enterrar en un campo de maíz en Noville, no muy lejos, a tres kilómetros del extremo oriental del lago de Ginebra.

Horas después, la noticia de la profanación sacudió al mundo, debido a la reciente muerte del actor y director a los 88 años, en la Navidad del 77. Las autoridades policiales abrieron una investigación que tenía varias líneas. La principal era la correcta: el robo para pedir un rescate. Sin antecedentes penales, Wardas y Ganev sintieron que habían dado un golpe maestro, pero la repercusión del hecho los llevó a guardar silencio por unos días.

La Policía avisó a Interpol para evitar que el féretro hubiese sido sacado del país, con Francia a 25 minutos por autopista e Italia a no más de tres horas. Se habló de un coleccionista maniático que había sumado la pieza más valiosa a su colección. Y de fanáticos nazis que se habían cobrado venganza por la película El gran dictador. O de una represalia británica porque el Gran Consejo de Londres había rechazado erigir una estatua en homenaje a Chaplin.

Los dos mecánicos llamaron desde una cabina pública al castillo de la familia Chaplin para hablar con Oona, la viuda -36 años más joven que su marido- y cuyo padre había sido el Nobel de Literatura y cuatro veces premio Pulitzer Eugene O’Neill y le exigieron 600 mil dólares para devolver el ataúd. Ella dijo: “¡No!”. Días después volvieron a llamar y ella insistió en su negativa. En una cuarta llamada los extorsionadores dijeron que hablarían al día siguiente a las 9.30 am. La policía suiza desplegó un sencillo operativo en las 200 cabinas telefónicas disponibles…

(Con información de: Guillermo dos Santos Coelho, El Clarín, 28-V-2018)

 

El precio de la fama es una suerte de thriller intimista que se sumerge no tanto en la historia de extorsión criminal y en los pormenores reales de los sucesos, sino en la intimidad de seres fracturados y patéticos. El crimen como última salida tan ingenua como absurda, donde se mezclan las fantasías de las historias policiacas con una realidad abrumadora. Xavier Beauvois responsable de El pequeño teniente (2005), asistente de dirección de André Techiné y actor para él y otros cineastas como Philippe Garrel o Jacques Doillon, proponía en su anterior filme: De dioses y de hombres (2010), una historia de liturgia emocional que se aleja de las discusiones teológicas sobre cristianismo y terrorismo al estilo de la notable Hadewijch/ Entre la fe y la pasión (Bruno Dumont, 2009), así como de los actos de fe y solidaridad social en la línea de Romero (John Duigan, 1989). Se trataba de un relato de humanismo sincero y sobre la posibilidad de convivencia de distintas culturas y creencias religiosas, que bebía tanto de Robert Bresson como de Carl Dreyer.

 

Curiosamente, Beauvouis, deja de lado la contemplación católica de Dioses y hombres, historia centrada en los últimos días de un grupo de monjes, tomados como rehenes por un grupo extremista islámico, que llevó al cineasta, escritor y actor Xavier Beauvois a obtener el Gran Premio del Jurado en el Festival de Cannes de aquel año, para apostar por una suerte de comedia negra que va más allá del suspenso policiaco noir. El plan que conciben estos dos hombres resulta tan infantil y ridículo que no puede tomarse en serio. Para Eddy y Osman, el robo del ataúd es como haber encontrado la lámpara de Aladino. Debido a la atención de los medios, en un momento el secretario de Chaplin (Coyote), comenta: El señor ha vuelto a los escenarios. Por su parte el halo de Chaplin no se molesta con sus secuestradores, al contrario y por ello parece concederles un deseo a cada uno: Eddy tiene cincuenta años, está sin trabajo, no ha hecho gran cosa en su vida y, de pronto, es una estrella del circo. Y Osman encuentra la forma de pagar la operación de su mujer. De hecho, el circo no sólo es una referencia directa a Charles Chaplin que dirigió y protagonizó una película titulada así: El circo en 1928, sino que la magia del circo simboliza el poder del cine, cuya sombra cobija a los dos protagonistas.

 

 

“Desde luego. Incluso con un guión perfecto, el rodaje sirve para destruirlo, para ir a otro lugar. Por mucho que imaginemos las escenas en detalle, la realidad siempre es más compleja, y más inteligente. Una vez que todo está en su sitio, la energía del rodaje lo cuestiona todo y nos damos cuenta de que la escena ya no funciona. Por ejemplo, quería rodar a Eddy y a Osman imaginando cómo sería su vida cuando hubieran cobrado el rescate. Eddy se veía leyendo en una mansión con un criado tocando el piano para él. Osman se imaginaba en una espléndida casa con su mujer y su hija…Pero el día del rodaje, las escenas ya no tenían sentido para mí y se lo comenté a Benoît. Me dijo:¿Qué tal si escuchan música? Buscamos en su iPod y encontramos Zou bisous bisous. Le pedí que improvisara a partir de la canción. En las primeras dos tomas, Roschdy no quería bailar. Cuando se levantó durante la tercera, pensé que iba a irse, pero empezó a bailar. Estos son los momentos que me colman, más que la escritura, más que el montaje, los momentos en que un actor regala algo inesperado…”. –Entrevista a Xavier Beauvois en Lahiguera.com-

 

 

RAFAEL AVIÑA

Centro Histórico de la Ciudad de México

13 de abril 2020

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s