LA RUEDA DE LA MARAVILLA (Wonder Wheel, Estados Unidos, 2017)

Dirección. Woody Allen/ Guión. Woody Allen/ Fotografía en color. Vittorio Storaro/ Música: Drums West de Chico Hamilton Quintet, Luces en el puerto de Jimmy Kennedy con Sammy Kay, Rosas rojas para una dama triste de Roy C. Bennett con Vaugh Monroe y su orquesta y otras/ Edición: Alisa Lepselter/ Dirección de arte: Miguel López Castillo/ Diseño de Producción. Santo Loquasto/ Vestuario. Suzy Benzinger/ Producción. Letty Aronson, Erika Aronson, Helen Robin, Edward Walson/ Con: Kate Winslet (Ginny), Justin Timberlake (Mickey), Juno Temple (Caroline), Jim Belushi (Humpty), Jack Gore (Richie), Tony Sirico (Angelo), Steve Schirripa (Nick), Tommy Nohilly (amigo de Humpty) John Doumanian (bartender del bar Ruby), Geneva Carr (amiga de Ginny)/ Duración. 99 mins.

SINOPSIS

Nueva York finales de los años cincuenta, se narra aquí la historia de cuatro personajes cuyas vidas se entrelazan en el ajetreo del parque de diversiones de Coney Island. Ginny, una antigua aspirante a actriz emocionalmente inestable que ahora trabaja como camarera en un restaurante de mariscos; Humpty, el áspero marido de Ginny, operador del carrusel del parque, destrozado tras la muerte de su primer esposa; Mickey Rubin, un joven y apuesto salvavidas que sueña con convertirse en dramaturgo; y Carolina, la hija de Humpty, con quien está peleado desde hace cinco años y que ahora se encuentra huyendo de su marido, líder de una banda criminal.

Ginny y Humpty atraviesan por una crisis matrimonial, ya que él tiene un problema con el alcohol, y ella tiene dificultades con su pequeño hijo (Richie) -de un matrimonio anterior- debido a la fascinación que el niño tiene por los incendios y el cine. Por si ello fuera poco, la vida de todos se complica cuando Mickey y Ginny inician una relación que se enrarece aún más cuando Mickey conoce a la hermosa y sensible Carolina, quien, con anterioridad ha sido interrogada por el FBI y puesto que sabe demasiado, su exmarido la busca para deshacerse de ella. Asustada y en fuga, Carolina se refugia con su padre. Él piensa que no la buscarán allí, puesto que hace años que no se hablan, y decide acogerla.

 

 

 

 

Con La rueda de la maravilla Kate Winslet obtuvo el Premio a la Mejor Actriz otorgado por la alianza de mujeres periodistas fílmicas estadunidenses y Actriz del Año en los Hollywood Films Awards. Al igual que la distinción a Mejor Fotografía para Vittorio Storaro del Sindicato de periodista fílmicos italianos.

 

“Tiene movimiento, ritmo y una apariencia de vibrante atardecer nostálgico a ritmo de blues” – Variety

 

“Wonder Wheel nos recuerda que Allen es un gran director, especialmente un gran director de actrices” – Screen Daily

 

“Kate Winslet está impresionante en el espléndido film romántico de Allen de los 50” – Indiewire

 

“Wonder Wheel es un caleidoscopio de luces y deleites con la mejor fotografía, un elenco perfecto y detalles de época impecables” – The Playlist

 

 

Con una espectacular y bellísima fotografía poética de Vittorio Storaro, La rueda de la maravilla es una fábula moderna, dramática y potente de pasión, violencia, y traición que se desarrolla en el ambiente vivaz y pintoresco del Coney Island de los años cincuenta como alegoría de un universo ingenuo, inspirado a su vez en los dramas de Tennessee Williams y Eugene O’Neill, como: El zoológico de cristal y De repente el verano del primero y Deseo bajo los olmos o Largo viaje hacia la noche del segundo. Sobre Coney Island Woody Allen declaró: “Su momento álgido fue mucho antes de que yo naciese, pero cuando yo iba todavía era bastante divertido. Siempre me impresionaba. Allí había tantas personas pintorescas, y había actividades diferentes y complejas: era una atmosfera muy vital. Pensé que sería una atmósfera muy provocativa para ubicar una historia”. Y habría que recordar que Alvy Singer, el personaje que encarna el propio Allen en Anie Hall/Dos extraños amantes (Woody Allen, 1977) vivió su infancia bajo la Montaña Rusa del parque de Coney Island.

 

 

“Si leemos teatro griego, a Stendhal, a Tolstoi o a Dickens, vemos que las relaciones de amor siempre están presentes, porque son las que causan a tanta gente mucha angustia y muchos conflictos. Conducen a situaciones y sentimientos complejos, profundos, intensos y dramáticos. En especial, siempre me han atraído los problemas que tienen las mujeres. Durante siglos, los hombres han tendido a ser menos abiertos sobre su sufrimiento. El código masculino no permite mostrar el sufrimiento. Como cuando un bateador es golpeado, siempre tiene intención de no mostrar ningún dolor. En cambio, las mujeres siempre han sido más abiertas sobre sus emociones. He hecho sobre todo comedias, pero siempre que he tenido entre manos una historia dramática, casi siempre – no siempre, pero casi – ha sido sobre mujeres en situaciones críticas”. –Woody Allen en lahiguera.com-

 

En ese sentido, La rueda de la maravilla se conecta con su anterior filme: Café Society (2017), rodeados ambos de una capa de nostalgia y melancolía para proponer una historia sobre la frustración romántica y el fracaso del amor, así como el peso del azar y el destino. Pero sobre todo, se conecta con otro personaje vulnerable, fantasioso e inestable; el de la protagonista de Blue Jazmin (2013), y sus seres neuróticos y perturbados. No obstante, lo mejor es que se trata de un regreso al universo más inclemente y maduro del cineasta sin descuidar su humor ácido.

Y es que, en ésta, una de sus mejores película como lo es igualmente Blue Jazmin y Café Society, con la que Allen provoca hilaridad sacudiendo de frente, sin piedad ni golpes bajos al espectador, con un filme en sintonía con aquella obra maestra suya: Crímenes y pecados (1989), en la historia de personajes maltratados por el destino y condenados al fracaso social y romántico en donde todos añoran los viejos tiempos y las pequeñas alegrías de la vida. Y una vez más, Allen escribe fascinantes papeles femeninos; verdaderos retos para actrices tan talentosas como Cate Blanchet o en este caso Kate Winslet.

 

“Hay solo un número limitado de actrices en lengua inglesa que tienen esa profundidad y esa magnitud. Kate Winslet es una de ellas, y cuando comenzamos a pensar en el reparto, su nombre surgió de inmediato”. A pesar de que Winslet reconoció inmediatamente que el papel era una oportunidad extraordinaria, le preocupó el hecho de que tal vez no estaba a la altura. “Estaba aterrada porque no sabía por dónde empezar”, dice, “y pensaba que si fallaba nunca me lo iba a perdonar. Tenía que asumir la responsabilidad de dar vida a un personaje que era complejo, evitando caer en un cliché, manteniéndome por encima de una línea trazada, consiguiendo que fuese real, que no fuese una caricatura y que estuviese anclada en su triste realidad. Woody quiso darme el papel a mi, y yo tenía que estar a la altura de ello y convertirme en lo que él esperaba, y ser la mejor versión posible que él esperaba, sacándolo de mi interior”. –Woody Allen y Kate Winslet lahiguera.com-

 

“Mickey cree en el amor a primera vista, y se enamora intensamente de Carolina. En el poco tiempo en que están juntos, a medida que ella se da a conocer, a medida que él se va enterando de cómo ha sido de ella, él se siente más fascinado con los riesgos que corrió ella siendo tan joven al enamorarse…Hay una pasión dentro de Mickey y creo que Carolina también la tiene. Él es un artista y para ella él representa una nueva clase de encanto, que viene de los libros y de las obras de teatro y de las conversaciones sobre lugares remotos. Cuando recibe un libro de él surge algo en ella que es un nuevo entusiasmo, y le gusta que él la corteje” –Justin Timberlake y Juno Temple lahiguera.com-

 

Mafiosos, persecuciones, tristeza, felicidad, pasión de una mujer mayor por un joven que se renueva a partir de una infidelidad, búsqueda del amor verdadero, amor filial, todo ello en un país que surgía después de la guerra. La rueda de la maravilla sumerge al espectador en un universo que parece artificioso como el parque de diversiones mismo. Incluso la casa de Ginny y Humpty que comparten con sus respectivos hijos parece una extensión de la feria misma, como una suerte de escenario de ficción. Y los colores contrastantes y la luz cálida de las imágenes del maestro Storaro aportan a su vez esa sensación de magia e irrealidad: historias de amor condenadas al fracaso cuyos personajes se preguntan por las decisiones que toman y el rumbo que siguen sus vidas, en la que Woody Allen continúa en ascenso en sus relatos sobre la voluntad, el deseo y el azar. Pieza melancólica y luminosa sobre la imposibilidad del amor verdadero que se vuelve cenizas como en las hogueras que provoca ese niño con una necesidad enorme de atención y un odio hacia el mundo que solo calma el fuego y las historias imaginarias que suceden en las salas de cine.

 

 

RAFAEL AVIÑA

Centro Histórico de la Ciudad de México

Febrero 25, 2020

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s