EL ENGAÑO DEL SIGLO/ El ÍDOLO (The Program, Gran Bretaña-Francia, 2015)

Dirección. Stephen Frears/ Guión. John Hodge, inspirado en el libro del periodista David Walsh/ Fotografía en color. Danny Cohen/ Música. Alex Heffes/ Edición. Valerio Bonelli/ Diseño de producción. Alan McDonald/ Dirección de arte. Jeremy Conway, Andrew Rothschild, Dennis Schnegg/ Vestuario. Jane Petrie/ Producción. Studio Canal, Working Title, Raphael Benoliel, Tim Bevan, Eric Feliner, Tracey Seaward, Kate Solomon/Con. Ben Foster (Lance Armstrong), Chris O’Dowd (David Walsh), Guillaume Canet (Dr. Ferrari), Jesse Plemons (Floyd Landis), Lee Pace (Bill Stapleton), Dennis Ménochet (Johan Bruyneel), Edward Hogg (Frankie Andreu), Dustin Hoffman (Bob Hamman), Elaine Cassidy (Betsy Andreu), Laura Donelly (Emma O’Reilly)/ Duración. 99 mins.

SINOPSIS

Es 1993 y a sus 21 años de edad, el ciclista estadunidense Lance Armstrong hace su debut en el Tour de Francia. El periodista irlandés del Sunday Times, David Walsh lo entrevista. Lance es confiado y seguro de sí mismo, también muy competitivo. En la línea de salida en Bélgica, Johan Bruyneel le comenta al joven Lance que nunca va a ganar porque otros tienen más células rojas en la sangre – van dopados-. La carrera termina como predijo Bruyneel. Mientras tanto, en una sala de conferencias, el Dr. Michele Ferrari pregunta sobre el uso de EPO –eritropoyetina- en el deporte, pero le contestan que no sería ético.

Lance se acerca Ferrari y le dice que quiere unirse a su “programa”, pero el médico le aclara que él no tiene el físico para ser un buen escalador. Lance compra EPO para su equipo en una farmacia en Suiza. Un año más tarde de nuevo en Bélgica, Lance gana la carrera por un amplio margen. Sin embargo, después de las celebraciones, Lance empieza a toser sangre. Su médico le diagnostica cáncer testicular en la tercera y última etapa de la enfermedad.

Lance realiza una recuperación lenta pero decidida. Viaja a Italia, a la casa del Dr. Ferrari. Tras su enfermedad, ha perdido el peso requerido y Ferrari se convence por su voluntad de ganar para trabajar con él. Somete a Lance a una extensa serie de pruebas, análisis y ejercicios de entrenamiento. Lance contrata a Bruyneel como director de equipo y le explica que tras su enfermedad el único equipo que le ha contratado es el US Postal, un equipo menor y se asocia con el agente Bill Stapleton y le anuncia que quiere comenzar una asociación para recaudar fondos para la cura del cáncer.

Es 1999, David Walsh recuerda a sus colegas el escándalo de dopaje del año pasado y tiene sospechas sobre Lance, para quien tomar EPO se ha convertido en parte de su rutina. Cuando llegan a realizarle las pruebas antidopaje a Lance, éste, se conecta a un sistema de goteo para diluir la presencia de sustancias en sangre al tiempo que promociona su asociación “Livestrong”. Al año siguiente, gana el Tour de nuevo. La policía allana la casa del Dr. Ferrari y es acusado de conspiración criminal. David consigue una entrevista con Lance, este responde cortante y el Sunday Times no publica la historia de David por falta de pruebas contundentes.

La estrella en alza Floyd Landis hombre de una cerrada comunidad religiosa menonita, consigue un contrato con el equipo US Postal, y la tarea de proteger a Lance. Lance triunfa una vez más. Pero ahora hay pruebas antidroga más eficaces así que Lance y su equipo se realizan transfusiones de sangre para evitar la detección. En el Tour de 2003, Lance logra su quinta victoria y reitera su afirmación de que nunca ha dado positivo por drogas.

Por su parte, Walsh, ha empezado a llamar la atención y acumula más pruebas contra Lance, al tiempo que es invitado a Texas por Bob Hamman, un asegurador de la compañía US Postal, que ahora tiene dudas de que Lance tenga derecho al bono de cinco millones de dólares que le deben por sus triunfos en el Tour. Lance trata de silenciar a todos los que han aportado pruebas y genera un caso de difamación contra el Sunday Times, quienes pierden el juicio contra él y deben pagar 300,000 libras esterlinas por daños y perjuicios. Hamman también pierde y se ve obligado a pagar los 5 millones. Lance gana su séptimo Tour consecutivo.

El siguiente Tour es ganado por Floyd, pero lo atrapan usando testosterona y es despojado del título. Mientras tanto Lance se dedica ahora a hacer anuncios estúpidos y discursos corporativos y decide que después de cuatro años, regresará a correr el Tour. Bruyneel le dice que es una mala idea. Floyd, intenta regresar al equipo, pero Lance se lo impide. Lance pierde ante la nueva estrella de su equipo, Alberto Contador y llega en tercer lugar.

Humillado, Floyd decide ir a hablar con la Agencia Antidopaje de Estados Unidos. Le cuenta todo sobre Lance, quien finalmente es reconocido como líder en una cultura de dopaje. Recibe una suspensión de por vida del deporte y admite que se ha dopado en cada Tour que ganó. Es despojado de sus títulos, el Sunday Times y Hamman recuperan su dinero y David Walsh su prestigio.

 

 

El cineasta británico Stephen Frears, responsable de filmes tan opuestos y atractivos como: Las relaciones peligrosas, The Griffters, Negocios entrañables, La reina y Filomena; realizador, que como en casi toda su obra, sabe involucrar al espectador con el drama, las angustias y los momentos felices de sus personajes, se preocupa por mostrar la dignidad de aquellos que se encuentran en situaciones adversas: ya sea la pareja homosexual e interracial de Mi bella lavandería, la relación entre la inglesa marginal y un hindú en Sammy & Rosie Get Laid, la hija embarazada en Esperando al bebé, el desempleado empeñado en poner su puesto ambulante de comida en La camioneta, o el periodista humillado por sus propios colegas y la opinión pública en El engaño del siglo/ El ídolo.

No sólo ello, con éste drama biográfico realizado para Amazon Pictures, Frears consigue un inquietante, ágil y fascinante retrato de ascenso deportivo y crisis emocional llevada al caos cuando entra en juego la vanidad y las argucias criminales. Lo adereza además con una espléndida banda sonora a cargo de Alex Heffes y varias canciones de artistas célebres como: Ramones (Blitzkrieg Bop) Paul Simon y The Lemonheads (Sra. Robinson), Radioheads (No Surprises) o Leonard Cohen quien interpreta el notable tema Everybody Knows, con el que cierra este relato fascinante de ambición desmedida, narcisismo y esfuerzo deportivo que le llevo a una figura como Lance Armstrong ocultar su evidente uso del EPO para ganar el Tour de France por varios años seguidos.

 

“Lance Armstrong analizaba la situación del ciclismo y pensaba ‘no se puede ganar sin dopaje’. Tenía que hacerlo y creía que sus compañeros de equipo tenían que hacerlo. Por lo tanto, en el equipo US Postal establecieron un sistema de engaño a través de la mejora de rendimiento con “drogas”. Se convirtió en el programa y si estabas en el equipo tenías que estar en el programa”. (David Walsh, autor de Los siete pecados capitales: Mi búsqueda de Lance Armstrong) –Lahiguera.com-

 

El engaño del siglo está realizada como una suerte de thriller de suspenso que enlaza la vida de dos personajes muy opuestos: el atleta ciclista de Austin Texas nacido en 1971, Lance Armstrong, que en los años noventa se reveló como campeón de los Estados Unidos y llegaba a Europa para comenzar a competir en los distintos eventos, en particular el Tour de Francia. Y el periodista deportivo, especialista en ciclismo, nacido en Irlanda en 1955: David Walsh; corresponsal de The Sunday Times, quien se encontró por primera vez con Armstrong por casualidad para una entrevista no planeada en 1993. A partir de este momento, la vida profesional de Walsh se entrelaza con la de Armstrong, destapando el rendimiento atlético alterado por las drogas.

De hecho, no fue del todo Walsh, quien derribó a Armstrong, fue él mismo quien se hundió solo. Justo en se cruce de caminos es donde radica el meollo de El engaño del siglo; un filme donde se hacen referencias a actores como Matt Damon o Jake Gyllehaal, como posibles histriones que interpretarían la vida de Armstrong en la pantalla; un papel que caería en manos de Ben Foster (El mensajero, Amores asesinos, Galveston, Enemigo de todos), quien realiza un espléndido trabajo como protagonista de este intenso y eficaz relato biográfico.

 

“John Hodge encontró esta manera de construir cuidadosamente un thriller bien ordenado en lugar de hacer una lección de historia del ciclismo –apunta Frears-, quien llega a la conclusión de que uno de los puntos fuertes de Hodge es su habilidad para extraer enormes cantidades de información de un lapso de tiempo de 20 años condensados en una película de menos de dos horas. “Él es muy elíptico; cubre una gran cantidad de cosas, y supongo que son las más importantes”. –Lahiguera.com-

 

RAFAEL AVIÑA

Centro Histórico de la Ciudad de México, 28 de mayo 2019

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s