UN HOMBRE A LA ALTURA (Un homme a la hauter, Francia, 2016)

Dirección. Laurent Tirad/ Guión: Laurent Tirad y Gregoire Vigneron, inspirado en la película argentina Corazón de león escrita por Marcos Carnevale/ Fotografía en color. Jérome Almeras/ Música: Eric Neveux/ Edición: Valerie Deseine/ Dirección de arte: Jean Mandaroux y Rino Mondellini/ Diseño de Producción. Francoise Dupertuis/ Vestuario. Valerie Artiges Corno/ Efectos especiales. Ronald Grauer/ Producción. Sidone Dumas, Matthias Ehrenberg, Genevieve Lemal, Vanessa van Zuylen, Camille Bonvallet/ Con. Jean Dujardin (Alexandre), Virginie Efira (Diane Duchene), Cedric Kahn (Bruno Cassoni), Stephanie Papanian (Coralie, la asistente de Diane y Bruno), Cesar Domboy (Benji, hijo de Alexandre), Edmonde Franchi (Monique, la empleada doméstica de Alexandre), Manoelle Gariard (la madre de Diane), Bruno Gomila (el padrastro de Diane), Christian Valshamidis (el amigo de Diane), Eric Berger (Arnau)/ Duración 98 mins.

SINOPSIS

Versión francesa de la película argentina Corazón de león (Marcos Carnevale, 2013). Diane es una mujer muy hermosa, atractiva y esbelta; una brillante abogada con sentido del humor y fuerte personalidad que acaba de divorciarse. Una tarde recibe una llamada telefónica a su casa de un tal Alexandre, que se ha encontrado su teléfono celular. Se trata de un hombre educado, divertido y cultoy Diane cae bajo el hechizo de su voz. Tienen una cita, pero su encuentro no es el esperado ya que él mide 1 metro con 36 cm. Alexandre un hombre carismático y encantador la enamora pero no quiere salir malherido, sabe que una mujer como ella nunca elegirá a alguien como él. Diane empieza a enamorarse de él, pero los comentarios de su ex esposo, de su madre o de sus amigos chocan con sus ideas. Incluso Benji, el hijo de Alexandre con quien lleva una relación muy unida le pide a Diane que si no le interesa mejor se aleje de su padre. Diane tendrá que tomar una decisión fundamental, no sólo eso, tendrá que superar esos 45 cm que le faltan al hombre de su vida. Así se enfrentará a las convicciones de una sociedad implacable y a sus propios prejuicios, que exigen a los hombres el éxito económico, profesional y esos ineludibles 180 centímetros de altura.

 

 

Virgienie Efira fue nominada al Globo de Cristal en Francia.

 

“Unos días antes del estreno de Les vacances du petit Nicolas, me encontré con Vanessa Van Zuylen, la productora de Corazón de León, una película argentina de Marcos Carnevale que narra la historia del amor de una mujer hermosa por un hombre encantador que mide menos de metro cuarenta. Fue un éxito atronador en su país en 2013, pero jamás se ha visto fuera. Vanessa quería que hiciera el remake, pero yo ya me hallaba ocupado en otro proyecto. Le dije que me lo miraría sólo por cortesía, aunque convencido de declinar el ofrecimiento. Pero cuando vi el film a la mañana siguiente, me quedé cautivado. Había un auténtico tema, era poderoso, audaz, y sorprendente. Inmediatamente vi el auténtico potencial emocional de la comedia. Dado que la cinta era típicamente sudamericana, resultaba muy sentimentaloide, muy tendente a la telenovela, y me pareció una buena idea reescribirla y europeizarla un poco”. –Laurent Tirard. La higuera.com-

 

Un hombre a la altura representa ese cine de comedia romántica comercial de eficacia probada. Una pareja protagónica de enorme carisma, un asunto sentimental que va de la crisis al humor hilarante, una serie de obstáculos tan divertidos como previsibles que llevarán a los personajes a cambiar sus respectivas zonas de confort para encontrar algo que presagia un posible final feliz. No hay mucha sutileza y si un uso estupendo de los efectos especiales para reducir la estatura de Jean Dujardin, el carismático actor de El artista (Michel Hazanavicious, 2011), todo ello para demostrar que no existe enemigo pequeño y que el amor puede localizarse de la manera más insólita, al tiempo que los buenos sentimientos pueden estar por encima de los prejuicios sociales y de la obsesión por la apariencia física y la perfección de los cuerpos.

 

Laurent Tirard, responsable de la muy atractiva biografía fílmica de Moliere (Francia, 2007) en la que planteaba la representación de un Molière alejado de la estampa literaria interpretado por el talentoso Romain Duris. Un hombre con dudas, contradicciones y un innegable talento para aprovechar sus recursos, inmerso en una serie de situaciones que inspiraran algunas de sus exitosas obras futuras. Un relato que dejaba atrás cualquier asomo de solemnidad y que apostaba por un tono de sátira irónica cercano a la obra misma del dramaturgo francés, hijo de un tapicero del Rey, con un remate tendiente a lo dramático como las tragedias que el autor intentó escribir en sus inicios cuando aún no definía su estilo.

Después de esa segunda película, Tirard orientaría su trabajo hacia la comedia reflexiva y/o comercial como lo muestran: El pequeño Nicolás, Asterix y Obelix al servicio de su majestad, Las vacaciones del pequeño Nicolás, Un hombre a la altura y su más reciente trabajo: El regreso del héroe con el mismo Jean Dujardin. A diferencia de la cinta argentina Corazón de león, el realizador Tirard y su co guionista y adaptador Gregoire Vigneron, abandonan los momentos más melodramáticos y mucha de la palabrería de la cinta argentina original, para dar paso a escenas muy divertidas como el juego de ping pong entre Alexandre y su hijo Benji, la secuencia en el bar clan destino donde el protagonista y Diane bailan música Disco, la escena de la fiesta donde discuten Alexandre y Bruno o la manera en que Diane enfrenta a su madre y avanzan en sentido contrario en su automóvil.

 

“Inmediatamente, le pregunté a Laurent cómo iba a proceder. Entendía que esto no iba a ser una comedia sino un romance o un cuento de hadas sobre una mujer bella y una rana pequeña. Así que tenía que interpretar a mi personaje sin ambages, ni como chico listo ni con sarcasmo. Igual que hizo Virginie. De hecho, nuestro trabajo no iba a ser divertido, teníamos que narrar una historia romántica y punto. Tenía que trabajar de rodillas, mirar a Virginie desde abajo, bailar y hablar solo ha sido duro pero interesante. En el film, la comedia se produce desde los papeles secundarios, como el exmarido, la madre, o la secretaria, quienes nos miran y nos juzgan” –Jean Dujardin La higuera.com.-

 

Buena parte del éxito y eficacia de Un hombre a la altura proviene de la personalidad del héroe. Él no se considera pequeño, es realista pero no es pequeño mentalmente; se trata de un gran hombre que disfruta de una buena vida, un trabajo muy satisfactorio y bien remunerado, una espléndida relación con su hijo, con sus colegas y con las mujeres. Además, dueño de una casa espectacular y de una personalidad arrolladora. Todo ello sin quejarse de su tamaño, siendo siempre un personaje optimista pese a la realidad que le circunda pero con un orgullo que le otorga dignidad.

 

“Incluso antes de que me ofrecieran participar, ya había oído hablar del mismo, y sentía mucha curiosidad. Me pareció que la idea de una mujer que fantasea sobre un hombre que no conoce, antes de descubrir que mide metro cuarenta, y que se ve en la encrucijada entre el amor que le profesa y una especie de vergüenza social, era una idea extraordinaria para una comedia del todo original. Y el hecho de que Laurent Tirard fuera a dirigir y a encoger a Jean Dujardin, quien encarna al personaje, hacía el proyecto del todo emocionante y especial. Conocía a Laurent Tirard y su trabajo, así que sabía que tiene gusto y un alto nivel tanto en lo concerniente a lo formal como al contenido; y también a Jean Dujardin, de quien siempre he pensado que interpreta con un desquiciado tipo de libertad. Así que me presenté a una audición, y comenzamos juntos. Conocí a la productora. Era su primera producción. Se mostraba singularmente entusiasmada, y resultaba contagioso. Creo que tenía mucho que hacer con esa energía en el rodaje. Y luego, por supuesto, estaba el guión de Laurent Tirard y Grégoire Vigneron, capaces de preservar un tipo de simplicidad narrativa sin sacrificar la complejidad de los personajes, aun siendo una comedia. El argumento es divertido, pero al tiempo me pareció muy universal e interesante el tema de cómo nos vemos el uno al otro en la más plena intimidad, y la percepción que la sociedad tiene de nosotros. ¿Cuándo somos realmente libres en las decisiones que tomamos? ¿Influye en nuestros sentimientos el modo en que los otros nos miran? –Virginie Efira La higuera.com-

 

RAFAEL AVIÑA

Centro Histórico de la Ciudad de México

Martes 28 de agosto de 2018

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s