LA CINTA BLANCA/ EL LISTÓN BLANCO (Das weisse band/ The White Ribbon, Alemania-Austria-Francia-Italia, 2009)

Dirección. Michael Haneke/ Guión. Michael Haneke y Jean-Claude Carrière/ Fotografía en color. Christian Berger/ Música. Hans Leo Hassler / Edición. Monika Willi/ Diseño de Producción. Christoph Kanter/ Diseño de arte. Anja Müller/ Vestuario. Moidele Bickel/ Producción. Stefan Arndt, Veit Heiduschka, Margaret Ménégoz, Andrea Occhipinti/ Con. Christian Friedel (El Maestro), Ernst Jacobi (El Narrador), Leonie Benesch (Eva), Ulrich Tukur (El Barón), Ursina Lardi (La Baronesa Marie Louise), Fion Mutert (Sigmund), Michael Kranz (El Tutor),

Burghart Klaussner (El Pastor), Steffi Kühnert (su esposa Anna), Maria-Victoria Dragus (Klara), Leonard Proxauf (Martin), Levin Henning (Adolf), Johanna Busse (Margarete), Yuma Amecke (Annchen), Thibault Sérié (Gustav)/ Duración. 144 mins.

SINOPSIS

La comunidad de la aldea de Eichwald, un lugar ficticio al este del Río Elba, en Alemania hacia finales de 1913, se caracteriza por la represión económica y las mutuas humillaciones. Las severidades se hallan no sólo entre la acomodada familia del barón y entre los campesinos dependientes y abusados, sino también entre padres e hijos. El párroco protestante educa a sus hijos con rigor extremo, a quienes golpea por la mínima falta e instruye a sus hijos para que lleven cintas blancas como símbolo de inocencia.

Al mismo tiempo, misteriosas atrocidades aterrorizan a los aldeanos. El caballo del médico se tropieza con un cable metálico tendido adrede, por lo que el médico sufre graves heridas. Una obrera perece en un extraño accidente de trabajo. El hijo mayor del barón es secuestrado y fuertemente maltratado. Un edificio en la finca del barón se quema por la noche. Un recién nacido cae enfermo, cuando dejan abierta la ventana de su cuarto en pleno invierno. Apuñalan los ojos a un niño indefenso debido a deficiencia mental. La policía, encargada de investigar este último caso, no averigua nada.

Detrás de la fachada del orden, subyacen tragedias clandestinas: El matrimonio del barón y su mujer está arruinado, sus hijos no tienen familia verdadera. La partera y su propia hija deben prestar servicios sexuales al médico viudo. El mayordomo de la finca suele golpear a sus hijos en constantes explosiones de ira, y el párroco sólo desea dejar las cosas como están. No pone en duda sus procedimientos pedagógicos, ni aún al darse cuenta de que sus hijos violentan a hombres y animales. Uno de sus hijos, Martin quiere suicidarse por ser humillado hasta quebrarse, pero le salvan.

Sólo el profesor joven, que narra el argumento de la película por retrospectiva, parece tener una mirada neutral de los acontecimientos y concluye por observaciones que los actos horribles se atribuyen a un grupo de niños del círculo de los hijos mayores del párroco – teniendo en cuenta que una tímida alumna, le confiesa que había soñado con dos de los episodios. Al confrontar a los hijos de párroco con la sospecha del maestro, lo niegan todo. El párroco se enfurece, amenazando al profesor con graves consecuencias en caso de que las acusaciones prosigan.

El estallido de la Primera Guerra Mundial acaba por violentar las situaciones. El médico y la partera se han marchado, los aldeanos se contentan con culpar a los dos y su muy censurable relación. –con información tomada de Wikipedia y la sinopsis oficial del filme-

 

 

El filme de Haneke, obtuvo la Palma de Oro en Festival de cine de Cannes en 2009 y el Gran Premio Fipresci y Premio Ecuménico. Nominada al Oscar a Mejor Película de habla no inglesa y Mejor Fotografía. Ganadora del Globo de Oro por Mejor Película Extranjera. Mejor Fotografía otorgada por la Asociación de Cinefotógrafos de Estados Unidos. Mejor Director, Guionista y Mejor Película en los Premios del Cine Europeo. Ganadora de todas las categorías en los galardones a lo Mejor del cine alemán.

 

 

El pastor dice: “De pequeños, vuestra madre a veces os ataba una cinta al brazo o en el pelo. El color blanco debía recordaros, después de cometer una falta, la inocencia y la pureza. Yo creía que a vuestra edad, la virtud y la rectitud habrían llenado vuestros corazones, lo suficiente para dispensaros de estos recordatorios. Pero estaba equivocado. Mañana, después de que os purifiquéis mediante el castigo, vuestra madre os atará una cinta blanca que llevaréis hasta que vuestro comportamiento nos permita volver a confiar en vosotros” –diálogo de La cinta blanca-

 

“Hacía más de diez años que trabajaba en el proyecto. Mi principal objetivo era presentar a un grupo de niños a los que se inculcan valores considerados como absolutos y cómo los interiorizan. Si se considera un principio o un ideal como algo absoluto, sea político o religioso, se convierte en inhumano y lleva al terrorismo. También había pensado en otro título para la película. La mano derecha de Dios, ya que los niños aplican al pie de la letra los ideales y castigan a aquellos que no los respetan al cien por cien. Por otra parte, la película no habla solo del fascismo, sería una interpretación demasiado fácil al transcurrir la historia en Alemania, sino del modelo y del problema universal del ideal pervertido. -Entrevista con Michael Haneke. Cineuropa. Fabien Lemercier-

 

 

 

En el año de 2009, en medio de parábolas extrañas y fascinantes como: Up, La teta asustada y Anticristo, surgía de nueva cuenta el nombre de Michael Haneke con una nueva exploración del germen de la violencia y la descomposición social en La cinta blanca. Filmada en un inquietante blanco y negro, narra la opresiva atmósfera de culpa y castigo y la doble moral que oprime a una pequeña población alemana poco antes de la Primera Guerra Mundial: una serie de accidentes inexplicables en apariencia, alteran la vida del lugar y de los niños y adolescentes educados en el horror. Nunca como antes, el filósofo y cineasta alemán afincado en Austria, Michael Haneke, ha explorado las funestas consecuencias alrededor de los síntomas patológicos de una sociedad enferma.

 

Si El video de Benny (1992), proponía una obra insólita y brutal sobre la psicopatía y la cultura de la violencia y 71 fragmentos de una cronología al azar (1994), daba continuación a esa misma exploración de la ira en las sociedades modernas, la desintegración de la familia y el punto de vista del espectador respecto a la violencia en los medios de comunicación, no fue sino hasta la aparición de Funny games/ Juegos divertidos (1997) que Haneke consiguió llamar la atención con una obra anómala, cuya constante obsesión es justamente la crítica de la intimidación agresiva en urbes utilitaristas y “confortables” en apariencia.

Haneke es a su vez responsable de otros relatos perturbadores como: Código desconocido (2000), El tiempo del lobo (2003), Caché (2005),             La pianista (2001) y sobre todo La cinta blanca una radiología de los orígenes del nacional socialismo alemán y de la podredumbre humana, ambientada en los años previos a la Primera Guerra Mundial, nominada al Oscar a la Mejor Película de habla no inglesa y con la que el realizador obtuvo la Palma de Oro en Cannes, misma por la que fuera nominado por Funny Games. Sin duda, el cine de este singular cineasta provoca escozor y una sensación de malestar, lo curioso es que sus imágenes frías, distantes en ocasiones y en otras intrigantemente cercanas, no se adhieren a conceptos de visceralidad, sino a planteamientos teórico-cerebrales y se vale para ello de un alejamiento casi brechtiano, incluso fársico-sádico, con el que consigue un terrible tono de humor negro, violento y reflexivo.

 

“Son los temas de todo el cine que hago. En nuestra sociedad, no puede obviarse la cuestión de la violencia. En cuanto a la culpabilidad, crecí en un ambiente judeocristiano donde siempre estaba presente. No es necesario ser malo para convertirse en culpable, simplemente forma parte de la vida cotidiana…Para el reparto, busqué rostros que tuvieran un parecido con las fotografías de la época. Vimos a más de siete mil niños en seis meses. Fue una tarea ardua, ya que lo más importante no es el físico, sino el talento. En cuanto a los adultos, escogí actores con los que ya había trabajado u otros cuyo trabajo conocía. En cuanto a la dirección de actores, me limito a indicarles lo que no me parece exacto. Si se elige bien al intérprete, el personaje suele funcionar dentro de la situación”. -Entrevista con Michael Haneke. Cineuropa. Fabien Lemercier-

 

 

En La cinta blanca Haneke muestra de manera sutil e irónica cómo se preparó el terreno para el surgimiento del fascismo y el nazismo en Alemania. Y no sólo ello, sino cómo florecen los totalitarismos, de derecha o de izquierda, en cualquier parte del mundo, incluyendo el fascismo religioso. Represión, humillación, intolerancia, sadismo y sufrimiento son el germen del radicalismo y del horror. Filmada en blanco y negro, la película refuerza con ello, la opresiva atmósfera de crimen y castigo, así como la doble moral que pervierte poco a poco una pequeña población luterana del norte de la Alemania anterior a la Primera Guerra Mundial. Una suerte de versión brutal, histórica y filosófica de aquella cinta de horror Serie B El pueblo de los malditos (Wolf Rilla, 1960) de la que John Carpenter realizaría una nueva versión en 1995, sobre un grupo de niños con poderes e influencia maligna sobre los habitantes de un poblado apartado.

Al final, El narrador abandona el pueblo para no regresar jamás no sin antes preguntarse si esos hechos no fueron el germen de la tragedia que vendrá, y si son la consecuencia natural de las enseñanzas recibidas. ¿Puede hallarse aquí la respuesta del horror por venir?

 

 

RAFAEL AVIÑA

12 octubre 2017

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s