MEDITERRÁNEO (Mediterraneo, Italia-Grecia, 1991)

Dirección. Gabriele Salvatores/ Guión. Enzo Monteleone/ Fotografía en color. Italo Petriccione/ Música. Giancarlo Bigazzi y Marco Falaagiani/ Edición. Nino Baragli/ Diseño de Producción. Thalia Istikopoulou/ Dirección de Arte. Agantino Fonti/ Vestuario. Francesco Panni/ Producción. Silvio Berlusconi, Mario Cecchi Gori, Vittorio Cecchi Gori, Gianni Minervini/ Con. Diego Abatantuono (Sargento Nicola Lorusso), Claudio Bigagli (Teniente Raffaele Montini), Giuseppe Cederna (Antonio Farina), Claudio Bisio (Corrado Noventa, el desertor), Gigio Alberti (Eliseo Strazzabosco), Ugo Conti (Luciano Colasanti), Memo Dini (Libero Munaron) Vasco Mirandola (Felice Munaron, su hermano), Vana Barba (Vassilisca, la prostituta), Luigi Montini (el sacerdote), Irene Grazioli (la pastora), Antonio Catania (Carmelo LaRosa, el piloto aviador)/ Duración. 91 mins.

SINOPSIS

Finales de 1941, un año después de que Italia se une a Alemania en contra de los aliados en la Segunda Guerra Mundial, un pequeño grupo de inadaptados soldados italianos, enlistados de manera forzosa, son enviados a una pequeña isla griega en el mar Mediterráneo en una misión de vigilancia que debiera durar cuatro meses, en un intento por detectar navíos enemigos. El pelotón está comandado por el teniente Raffaele Montini, aficionado a la pintura y el arte. Nicola Lorusso, un simpático y machista sargento. Eliseo Strazzabosco, un agricultor que viaja acompañado de su amada burra Silvana, los inseparables hermanos Felice y Libero Munaron, Corrado Noventa, un sujeto que siempre trata de escapar para estar con su esposa, el asistente del teniente Ugo Conti y el tímido e ingenuo Antonio Farina. Todos son buenas personas, ninguno es militar de carrera y no entienden muy bien que hacen ahí y los absurdos de la guerra. Son algo ineptos y toman todo tipo de absurdas precauciones. Por un accidente y por la paranoia de ser atacados en lo que parece ser una isla desierta, muere la burra Silvana y su dueño adolorido destruye la radio, único aparato que los conecta con el exterior. Su barco es destruido en un bombardeo y se ven en la necesidad de quedarse en la isla, un lugar que desata sus temores y su torpeza. En breve, descubren que está habitada sólo por niños, ancianos y mujeres que permanecían ocultos, debido a que los hombres fueron tomados como prisioneros por los alemanes que llegaron meses antes. Los italianos se adaptan muy rápido a los griegos que los reciben con afecto en esa suerte de isla idílica. El sacerdote local convence al teniente, que restaure y pinte los murales en su iglesia. Los hermanos Munaron se hacen amigos y amantes de una bella y muy joven pastora. El sargento Lorusso se dedica a organizar partidos de fútbol y aprender las danzas locales. Farina, el más tímido de los soldados se enamora profundamente de Vassilisca, la única y soñadora prostituta de la isla. La llegada de un piloto italiano Carmelo de LaRosa los devuelve a la realidad. El mismo informará de su estancia. Hasta que son recogidos al término de la guerra. Sin embargo no todos se irán de ahí.

 

 

Mediterráneo obtuvo el Oscar a la Mejor Cinta Extranjera. A su vez, ganó los premios David Di Donatello a lo más destacado del cine italiano en las categorías de: Película, Edición y Sonido. Globo de Oro a la Mejor Música. Premio a la Mejor Dirección por parte del Sindicato de periodistas cinematográficos de Italia y el Premio de la Audiencia en el Festival de Palm Springs.

 

 

“Junto a Giuseppe Tornatore, Nani Moretti y Roberto Benigni, el cineasta Gabriele Salvatores completa el póquer de ases del cine italiano. Premiado con un Oscar en 1992, el autor de Mediterráneo ha dado muestras de su versatilidad abordando distintos géneros cinematográficos que van desde el documental a la ciencia ficción. Como si fuera el final de su búsqueda, el filme No tengo miedo, toma prestados elementos del thriller para incorporarlos a una atmósfera poética. El cineasta desentraña en esta entrevista las claves del filme, un relato en torno al secuestro de menores en la Italia de los años setenta, contado a través de los ojos de un niño” …

…“Me gusta mucho trabajar con los géneros porque creo que las películas de género son la base del cine, de las grandes películas” –Gabriele Salvatores-   -http://www.elcultural.com/revista/cine/Gabriele-Salvatores/7103

 

 

 

Salvatores, nacido en Nápoles en 1950 obtuvo enorme notoriedad internacional al conquistar el Oscar a la Mejor Cinta Extranjera. Sin embargo, a diferencia de otros cineastas italianos citados (Moretti, Benigni, Tornatore o Paolo Sorrentino (La gran belleza, Juventud). Curiosamente su siguiente película fue una comedia negra filmada en México: Puerto escondido, a la que le siguieron el drama político Sud, el relato de ciencia ficción Nirvana, que recicla el ancestral tema de la criatura que se rebela ante su creador como sucede en Frankenstein: su protagonista, es una suerte de replicante virtual de un videojuego que desarrolla una conciencia humana. Un drama romántico: Denti o los thrillers sicológicos: Amnesia y social: No tengo miedo, el drama detectivesco Quo Vadis Baby? la comedia familiar de ambiente cinematográfico: Familia feliz. El drama histórico: Educación siberiana, o el relato de suspenso adolescente El niño invisible, entre otros.

 

Mediterráneo representa la combinación perfecta para los Académicos que la premiaron en su momento: la dosis exacta de melodrama amable, humor, gracia, exotismo visual y melancólico, fotografía preciosista y una complacencia gratificante que puede ocultar incluso cualquier instancia política y social en relación a los años de la segunda guerra.

Tragicomedia con doctas referencias a la poesía helénica y cascaritas de fútbol en una playa bañada por un bellísimo y azul mar Mediterráneo que funciona al mismo tiempo como esperanza y como prisión, la cinta de Salvatores sigue con habilidad y espontaneidad calculada la fórmula descubierta por el también italiano Giuseppe Tornatore –otro ganador del Oscar-, aplicada en Cinema Paradiso (1989) y Estamos todos bien (1991): historias que tocan las fibras íntimas del espectador con las armas de la nostalgia y el buen corazón; el mismo que lleva al líder de la tropa, a pintar frescos en la iglesia ortodoxa griega de la comunidad y a apadrinar la boda del pequeño Farina con la atractiva puta de la isla y a cambiar sus deberes militares por las clases de Historia griega que es de lo que se mantiene como civil.

La película es una especie de versión italiana fílmica de aquella añeja teleserie estadunidense La isla de Gilligan; una reproducción del paraíso que sólo puede ser eso: partidos de fútbol en la arena, idílicos cachondeos sexuales, bailes, fiestas, chistes, azarosos excesos de opio, amoríos bucólicos y solidaridad, con el fondo de la segunda guerra, donde los únicos villanos son los nazis –que jamás aparecen- y el fascismo como un ente abstracto. “Bajo el fascismo todo lo bueno está prohibido”, clama el fornido y extrovertido sargento Lorusso, luego de ponerse a tono con sus compañeros con el hachís que les proporciona un turco transa que termina robándoles todo.

Con un humor sencillo e ingenuo pero refrescante –los rostros de la tropa reproducidos en los iconos que ha pintado el teniente, por ejemplo- una banda sonora atractiva y sensual que recuerda a Ennio Morricone y a Mikis Theodorakis en su primera época, mujeres hermosas y diálogos bienintencionados sobre la futilidad y la necedad de la guerra y la hermandad que se localiza en ese remoto mar Mediterráneo: “Una cara, una raza”. El filme de Salvatores con tajantes elipsis y un epílogo final varias décadas más tarde, es un muy agradable fresco; una épica de los abandonados en la que se concluye que las guerras nunca dejan nada. Una suerte de segundo neorrealismo italiano tan divertido como benigno e indulgente.

 

RAFAEL AVIÑA

Centro Histórico de la Ciudad de México

28 de junio de 2016

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s