MI NOMBRE ES JOHN LENNON (Nowhere boy, Gran Bretaña-Canadá, 2009)

Dirección. Sam Taylor-Wood/ Guión. Matt Greenhalgh, inspirado libremente y sin crédito en Imagine This: Growing Up With My Brother John Lennon de Julia Baird/ Fotografía en color. Seamus McGarvey/ Música: Alison Goldfrapp y Will Gregory/ Canciones: Wild One Jerry Lee Lewis, Mr. Sandman Dickie Valentine, Shake, Rattle & Roll Elvis Presley, Maggie May The Quarrymen, Mother John Lennon y otras/ Edición: Lisa Gunning/ Dirección de arte: Charmian Adams/ Diseño de Producción. Alice Normington/ Vestuario. Julian Day/ Producción. Robert Bernstein, Douglas Rae, Matt Delargy, Kevin Loader, Paul Ritchie, James Saynor/ Con: Aaron Taylor-Johnson (John Lennon), Kristin Scott Thomas (Mimí Smith, la tía), David Threlfall (Tío George), Anne-Marie Duff (Julia, la madre de John), Ophelia Lovibond (Marie), Thomas Brodie Sangster (Paul McCartney), David Morrisey (Bobby Dykins), Jack McElhone (Eric Griffiths), Josh Bolt (Pete Shotton), James Johnson (Stan)/ Duración. 98 mins.

SINOPSIS

Biografía fílmica que narra la infancia y adolescencia de John Lennon, la formación de su primera banda The Quarrymen, hasta el arranque de la aparición de los Beatles. Liverpool 1955: John aparece como un quinceañero inteligente y rebelde, con una familia conflictiva y sin padre, y en la que dos mujeres trascendentales en su vida, aparecen enfrentadas debido a sus ideas opuestas respecto a su futuro. Por una parte, está Mimí, la tía severa y conservadora que ha criado a John desde niño. Y por la otra, Julia, su madre, una mujer libre, impulsiva y llena de vitalidad, aunque en el fondo oculta un estado de angustia y depresión. El tío George, marido de Mimí y única figura paterna en la vida de John, muere de un derrame cerebral pero antes le ha regalado al chico una armónica. John y su mejor amigo y compañero de clases, Pete Shotton, tienen constante problemas con las autoridades del colegio: faltan a clases, son suspendidos, viajan en la parte superior de un tranvía y experimenta sexualmente con otra jovencita, Marie. Más tarde, estimulado por el deseo de tener una familia normal, John se refugia en el rock and roll y ahí, encuentra a su alma gemela en la figura del adolescente Paul McCartney y funda su banda, The Quarrymen, al tiempo que establece una relación de amor y odio con su madre Julia y Mimí le compra su primera guitarra, misma que vende poco tiempo después por las bajas calificaciones de John. Después, justo cuando John está a punto de empezar una nueva vida, sufre una trágica pérdida. El joven Lennon, entonces, tendrá que encontrar fuerzas suficientes para seguir adelante al tiempo que su voz resonará por todo el mundo dando vida al mito…

 

“Durante el resto de su infancia y adolescencia John vivió con sus tíos Mimi y George Smith, quienes no tenían hijos, en Mendips, 251 Menlove Avenue, Woolton. Su tía solía comprarle volúmenes de cuentos, mientras que su tío, ganadero de una granja familiar, le compró una armónica y lo ponía a resolver crucigramas Su madre visitaba Mendips casi todos los días y cuando Lennon cumplió los once años solía ser él quien la visitaba en su casa en Blomfield Road, Liverpool, donde ella le reproducía discos de Elvis Presley y le enseñaba a tocar el banjo. Después de realizar y aprobar su examen de admisión, asistió al Quarry Bank High School en Liverpool entre septiembre de 1952 y 1957. A menudo dibujaba tiras cómicas, las cuales compilaba en un cuaderno escolar al que llamó The Daily Howl, pero a pesar de su talento artístico, sus informes escolares eran negativos. Su madre le compró su primera guitarra en 1956, una Gallotone acústica que costó la módica cantidad de cinco libras y diez chelines, dinero que Julia le «prestó» a John a condición de que la guitarra permaneciera en su casa, y no de Mimi, sabiendo bien que su hermana no apoyaba las aspiraciones musicales de su hijo. El 15 de julio de 1958, cuando Lennon tenía diecisiete años, su madre, que regresaba a casa, falleció después de ser atropellada por un oficial de policía que conducía ebrio. –Wikipedia…

 

 

Mi nombre es John Lennon, marca el debut en la realización de la artista plástica y fotógrafa Sam Taylor-Wood, quien en breve terminaría casándose con el protagonista Aaron Johnson 20 años menor que ella y a su vez, futura directora de la polémica cinta 50 sombras de Grey (2015). El guión corre a cargo de Matt Greenhalgh, guionista también de la célebre cinta Control, inspirada en la vida del cantante Ian Curtis, líder de la banda de rock Joy Division.

 

Nowhere Boy obtuvo cuatro nominaciones para los prestigiados premios británicos BAFTA: Mejor película británica, Mejor actriz de reparto –tanto para Anne-Marie Duff, como para Kristin Scott-Thomas- y Mejor Ópera Prima para la directora británica Sam Taylor-Wood. Anne-Marie Duff ganó el Premio de Mejor Actriz de Reparto en los galardones de lo Mejor del Cine Independiente británico y el del Círculo de Críticos de Londres. Sam Taylor-Wood el de Mejor Realizadora en el Festival de Hamburgo y Aaron Taylor-Johnson el de Mejor Actor Revelación en los Premios Empire en Gran Bretaña.

 

– ¿Por qué Dios no me hizo Elvis?

– Porque te estaba guardando para que fueras John Lennon –diálogo entre John y Julia en una escena del filme

 

 

Siendo The Beatles el grupo más revolucionario dentro de la música moderna, resulta extraño que su imagen a través del cine y el video se haya explotado relativamente poco. Y es que a la fecha, la historia del Cuarteto Liverpool sigue siendo un misterio. Más allá de sus delirantes filmes realizados bajo la mano maestra de Richard Lester (La noche de un día dificil, Help!) y de las decenas de documentales sobre la trayectoria del grupo y el contexto socio-histórico que les tocó vivir, la vida íntima de John, Paul, George, Ringo (Pete y Stu) parece mantenerse en el anonimato.

Gracias a ese estupendo docudrama serie B, Backbeat-el inicio de los Beatles (1994) de Iain Softley, la historia de Pete Best, el baterista original -más tarde, sustituido por Ringo Starr- y del bajista Stuart Sutcliffe, salieron a la luz. Sus aventuras de sexo, drogas y rock, mientras se hacían hombres y músicos en los tugurios de Hamburgo, meses antes de su despegue en la mítica Caverna de Liverpool, dicen más que las disparejas películas de Ringo -el de la filmografía más prolífica- y las pobrísimas apariciones de Harrison y McCartney, por ejemplo.

De los Beatles, John Lennon es sin duda, al que le tocó correr con más suerte en cuanto a iconografía fílmica. Como gané la guerra (Richard Lester, 1967) -realizada entre Viaje mágico y misterioso (Bernard Knowles, John, Paul, George y Ringo, 1967) y Déjalo ser (Michael Lindsay-Hogg, 1970), pudo ser un filme de culto. Más tarde, Imagina (1988), del brillante documentalista Andrew Solt armado con más de 240 horas de película del archivo de Yoko Ono, consiguió de alguna manera resucitar a Lennon como narrador de su propia historia de triunfos, fracasos y angustias.

Sin embargo, el documento más intrigante sobre la vida de Lennon, se localiza en el telefilme Las horas y los tiempos (1991) e Christopher Münch, proyectado en alguna ocasión por Canal 22. Se trata de un relato que se adentra en otra faceta del más controvertido de los Beatles. Una curiosa mezcla de reportaje y docu-ficción de tan sólo 60 minutos, que intenta desentrañar la ambigua relación entre John Lennon y Brian Epstein, el judío millonario que a duras penas ocultaba su homosexualidad. De hecho, Epstein se convirtió en representante de los Beatles, no tanto por su impacto musical, sino por las fantasías eróticas que esos jovencitos despertaron en él -en particular John-, la noche que los vio actuar en La caverna.

 

Mi nombre es John Lennon, espléndido relato biográfico viene a complementar la dramática trayectoria musical y de vida del quizá más talentoso miembro de la banda más afamada en la historia de la música. Lo interesante es que la película evita ahondar en el tema de la formación de The Beatles y se concentra en la complicada relación de John con su tía y su madre con quienes alcanzaba enormes grados de felicidad y de rechazo y conflicto y sobre todo en la personalidad violenta y genial de Lennon adolescente, quien tuvo la fortuna de poder encausar su talento para bien. Otro de los méritos del filme es su sobriedad que evita cualquier asomo de grandilocuencia. Y a su vez, el extraordinario trabajo de sus intérpretes. Scott Thomas siempre sale muy bien librada de cualquier personaje por más simple o difícil que sea. Anne-Marie Duff aporta enorme sensibilidad a su papel como la inestable madre de John. Sin embargo, el joven Aaron Johnson irradia enorme energía en la pantalla rodeado a su vez de otros jóvenes actores muy bien aprovechados y eficaces. Se trata de un atractivo punto de vista sobre la conflictiva adolescencia de John Lennon, cuyos traumas y problemas a partir de su familia disfuncional pudo superar a partir de su insistencia en crear una banda de rock que lo apartara de la triste realidad que le rodeaba.

 

 

“Tenía una idea muy concreta de cómo debía ser nuestro personaje, y cuando Aaron entró en la habitación me di cuenta de que tenía que ser él. Fue uno de los primeros actores que vimos para la selección de reparto y después de él vimos muchos más para estar seguros de nuestra elección, pero la verdad es que Aaron nos convenció enseguida”.

 

“Anne-Marie Duff se entregó por entero para convertirse en Julia. Entendió su naturaleza delicada y compleja sin ceder a ninguna exageración. En mi opinión, Julia fue probablemente una mujer incomprendida en su época. Me parece que, si hubiera vivido en estos momentos, habríamos sido amigas. Era un espíritu libre, a la que le encantaba el rock and roll y todo lo que fuera divertido y un poco alocado. Pero me parece que para ella debió de ser difícil vivir en aquellos años, que su entorno reprimió su creatividad y que por ello intentó infundir su entusiasmo en John. Anne-Marie la ha interpretado de forma impecable”.

 

“Kristin Scott Thomas no quería interpretar a Mimi, la tía de John, con una dureza excesiva, porque temía que su personaje pudiera convertirse en el de una bruja malvada e indiferente, así que habló conmigo porque en su opinión también había que mostrar el gran afecto que había entre ellos. De hecho, Lennon y su tía estaban siempre en contacto, hablaban por teléfono por lo menos una vez por semana hasta que él murió y se enviaban casetes de música y mensajes grabados. John intentó convencerla para que se trasladara a Estados Unidos, así que su relación estaba basada en un sincero afecto”. –palabras de la realizadora Sam Taylor-Wood

 

Rafael Aviña

Centro Histórico de la Ciudad de México

29 de marzo de 2016

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s