PARÍS, TE AMO (Paris, je t’aime, Francia-Liechtenstein-Suiza-Alemania, 2006)

Dirección. Olivier Assayas, Frédéric Auburtin, Emmanuel Benbihy, Gurinder Chadha, Sylvain Chomet, Ethan y Joel Cohen, Isabel Coixet, Wes Craven, Alfonso Cuarón, Gérard Depardieu, Christopher Doyle, Richard Lagravenese, Vincenzo Natali, Alexander Payne, Bruno Podalydés, Walter Salles, Oliver Schmitz, Nobuhiro Suwa, Daniela Thomas, Tom Tykwer, Gus Van Sant/ Guión. De ellos mismos, a partir de una idea de Tristán Carné y Emmanuel Benbihy/ Diseño de Producción. Bettina Von den Steinen/ Música. Pierre Adenot, Michael Andrews, Reinhold Heil, Johnny Klimek, Tom Tykwer/ Diseño de vestuario. Olivier Bériot/ Producción. Matthias Batthyanny, Emmanuel Benbihy, Claudie Ossard, Stefan Piech, Burkhard Von Schenk/ Con. Florence Muller (la joven), Gaspard Ulliel (Gaspard), Steve Buscemi (el turista), Catalina Sandino Moreno (Ana, la niñera), Barbet Schroeder (Sr. Henry), Miranda Richardson (la mujer de gabardine roja), Leonor Watling (la amante), Juliette Binoche (Suzanne), Willem Dafoe (el vaquero), Nick Nolte (Vincent)/ Duración. 120 mins.

SINOPSIS

Montmartre: Bruno Podalydés. Mientras busca un lugar donde estacionar su vehículo en las estrechas calles de Montmartre, un hombre se pregunta a sí mismo qué es lo que no funciona en él y por qué no puede encontrar el verdadero amor. De pronto, una joven se desmaya al lado de su coche. ¿Será éste el amor fortuito que ha estado esperando?

 

Quais de Seine: Gurinder Chadha. François y sus dos amigos lanzan piropos a las chicas que pasean a la orilla del Sena y observa a una hermosa joven árabe que tropieza y cae al suelo, se lanza a ayudarla pese a las risas de sus compañeros. La chica se va a la mezquita y François queda prendado de ella.

 

Le Marais: Gus Van Sant. Al entrar en una imprenta, Gaspard se siente atraído hacia el aprendiz del negocio, Eli, un muchacho sordo. Sólo cuando Gaspard se va, Eli repara en que ha sucedido algo especial e insólito…

 

Tuileries: Joel & Ethan Coen. Un turista estadunidense lee una guía en el andén de la estación de metro de las Tullerías. Del otro lado, observa a una joven pareja francesa que se besa apasionadamente. Lo que sigue es una comedia hilarante.

 

Lejos del 16º: Walter Salles y Daniela Thomas. De madrugada, una joven madre inmigrante deja a su bebé en una guardería local para luego tomar el Metro en dirección a la ciudad. Luego de un trayecto agotador llega al lujoso distrito 16º para atender su ocupación como niñera del hijo de otra mujer.

 

Porte de Choisy: Christopher Doyle. Encuentro surrealista entre un viajante y la bella propietaria de una peluquería china.

 

Bastille: Isabel Coixet. Un hombre pide el divorcio a su esposa para vivir con su joven y apasionada amante, pero la mujer le comunica que sufre un cáncer que sólo le permitirá unos pocos meses de vida. El hombre decide abandonar todo para atender a su esposa enferma. Su vida experimenta un giro completo al enamorarse de ella por segunda vez.

 

Place des Victoires: Nobuhiro Suwa. El sueño de una mujer se ve turbado por el llanto de su hijo fallecido. Regresa a la plaza donde el niño perdió la vida y se cruza con un extraño vaquero. Éste le permite un momento con su hijo antes de que el mismo desaparezca de su vida una vez más.

 

Tour Eiffel: Sylvain Chomet. Un mimo solitario increpa a los turistas confundido entre el gentío a los pies de la Torre Eiffel, hasta que es detenido por la policía local por alterar el orden. Ahí se encuentra con su alma gemela, una bella mimo.

 

Parc Monceau: Alfonso Cuarón. Vincent anciano estadunidense, llega tarde a la cita con una joven y bella francesa. Mientras caminan por el boulevard, la conversación que mantienen evidencia una relación íntima y complicada.

 

Quartier des Enfants Rouges: Olivier Assayas. Una bella actriz estadunidense filma un drama de época en una vieja mansión de París y entabla una relación con un misterioso vendedor de drogas.

 

Place des Fêtes: Oliver Schmitz. Un hombre cae moribundo en plena Plaza des Fêtes. Sophie, joven e inexperta doctora, corre a atenderle y lo reconoce.

 

Pigalle: Richard LaGravenese. Un juego de seducción en pleno corazón de Pigalle, en el distrito donde florecen los negocios de prostitución. Una pareja madura se debate por salvar su relación.

 

Quartier de la Madeleine: Vincenzo Natali. Un joven tropieza fortuitamente con un vampiro que se está alimentando de su última presa.

 

Père Lachaise: Wes Craven. Unos recién casados dirimen sus diferencias mientras deambulan entre las tumbas del cementerio de Père Lachaise. Hace su aparición el fantasma de Oscar Wilde quien podrá resolver su historia.

 

Faubourg Saint Denis: Tom Tykwer. Una bella actriz estadunidense telefonea a su novio ciego para informarle que la relación de ambos se ha acabado. Por medio de un viaje a través de la mente del joven, reseguimos la relación de la pareja desde el mismísimo primer encuentro.

 

Quartier Latin: Frédéric Auburtin & Gérard Depardieu. Un maduro estadunidense se reúne con su exesposa para pedirle un divorcio oficial. Ben y Gena comienzan a insultarse. Las heridas continúan abiertas tras años de separación y a la vez queda claro que su amor nunca morirá.

 

14º distrito: Alexander Payne. Una madura turista estadunidense vaga solitaria por el distrito 14º de París.

 

 

“En París, el amor está en todas partes. En la barras de sus bares y cafeterías, debajo de la Torre Eiffel, incluso por debajo de las calles, en el Metro. Paris, Je T’aime, es un París visto a través de los ojos de algunos de los más aclamados directores, cada uno de ellos nos cuenta una historia que desarrolla en uno de los diferentes distritos de París. El resultado es un abanico de historias sobre la alegría, la separación, los encuentros inesperados y extraños y sobre todo, sobre el amor –La Higuera.com-

 

Emblemáticas resultan las imágenes de Jean-Paul Belmondo y Jean Seberg caminando por los Campos Elíseos en Sin aliento (Jean-Luc Godard, 1959), la vista de la Torre Eiffel, desde el departamento donde Maria Schneider y Marlon Brando hacen al amor en El último tango en París (Bernardo Bertolucci, 1972), o el encuentro entre Juliette Binoche y Denis Lavant a orillas del Sena en Los amantes del Puente Nuevo (Leos Carax, 1991). Y es que, no hay mayor placer que París. La ciudad luz es la cuna del amor, el sexo, el can-can, la pintura impresionista y el cine. De ahí, la abundante reunión fílmica de París, te amo.

Favorecido por las ventajas de la coproducción y con el afán de crear nuevas fórmulas, el cine de sketches, o de episodios, surgió como un fenómeno del cine franco-italiano y cuyo auge se gestó en los sesenta, aunque abundan importantes referencias anteriores. Las variaciones son mínimas: ya sea, que un realizador asuma la dirección de diversos episodios, como ocurre en El placer (1952) de Max Ophuls, inspirado en relatos de Maupassant, o el caso de Ayer, hoy y mañana (1963) de Vittorio De Sica. La modalidad, la más popular, consiste en confiar los diferentes episodios a varios realizadores como sucede en París, te amo.

Con antecedentes que van de: París visto por… (1964), a París visto por… veinte años después (1984): retratos colectivos de la mítica ciudad francesa, éste nuevo trabajo de sketchs, armado a partir de una idea de Tristán Carné y Emmanuel Benbihy –responsables de la transición de los capítulos-, resulta más disparejo que sorprendente. Sus 18 episodios dirigidos por 21 realizadores, transitan del lugar común romántico, al modernismo extravagante y de ahí, a la complacencia turística. Se trata de mini ficciones que en algunos casos alcanzan como máximo los diez minutos.

La violencia, el horror, el humor negro, la necrofilia, la pasión desgastada, la comedia del absurdo, la soledad, el desencanto, la incomunicación, la muerte, son algunos de los temas de una obra atractiva con figuras de talla internacional como: Nick Nolte, Gérard Depardieu, Natalie Portman, Elijah Wood, Gena Rowlands, Bob Hoskins, Miranda Richardson y Steve Buscemi, entre otros, bajo las órdenes de realizadores clave como: Joel y Ethan Coen, Walter Salles, Tom Tykwer, Gus Van Sant, o Olivier Assayas.

Muy divertido el episodio de Wes Craven ambientado en el cementerio de Père-Lachaise, ante la tumba de Oscar Wilde, el de Sylvain Chomet (Las trillizas de Beleville), con un mimo que cruza la Torre Eiffel y el plano secuencia que consigue Alfonso Cuarón en su sorpresivo retrato de familia. Más brillante aún, el episodio de Tuileries, que sucede en el interior del Metro a cargo de los Coen y sobre todo, el espléndido corto de Alexander Payne que cierra el filme, con una madura turista estadunidense que confunde a Simone de Beauvoir con Simón Bolivar (Margo Martindale), quien carga con su ingenuidad, ignorancia y soledad a través de una ciudad límite e irresistible.

 

RAFAEL AVIÑA

Centro Histórico de la Ciudad de México

Octubre 2015

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s