EL CAPITAL HUMANO (Il capitale umano/ Human Capital/ Les opportunistes, Italia-Francia, 2013)

Dirección. Paolo Virzi/ Guión. Paolo Virzi, Francesco Bruni y Francesco Piccolo, inspirado en la novela de Stephen Amidon/ Fotografía en color. Jérome Alméras y Simon Beaufils/ Música. Carlo Virzi/ Edición. Cecilia Zanuso/ Producción. Marco Cohen, Fabrizio Donvito, Philippe Gompel, Benedetto Habib, Birgite Kemner/ Con. Fabrizio Bentivoglio (Dino Ossola), Matilde Gioli (Serena Ossola, su hija), Valeria Golino (Roberta, sicóloga, esposa de Dino), Valeria Bruni Tedeschi (Carla Bernaschi), Guglielmo Pinelli (Massimiliano Bernaschi, su hijo), Fabrizio Gifuni (Giovanni Bernaschi, marido de Carla), Gigio Alberti (Giampi), Luigi LoCascio (Donato, el profesor y crítico teatral), Giovanni Anzaldo (Lucca Ambrosini), Gianluca Di Lauro (Fabrizio, el camarero en bicicleta)/ Duración. 108 mins.

SINOPSIS

La víspera del día de Navidad, durante una cena en un prestigioso colegio católico italiano en la zona de Lombardía, cercana a Milán, un camarero toma su bicicleta para regresar a casa. Minutos después, es atropellado en la madrugada por una lujosa camioneta todoterreno. El azaroso y terrible accidente que mantiene en coma al ciclista, cambiará el destino de dos familias: la del millonario Giovanni Bernaschi, especulador financiero milanés que ha creado un fondo fiduciario que ofrece un 40 por ciento de interés anual, atrayendo y esquilmando a los crédulos inversores, y la de Dino Ossola, un ambicioso agente inmobiliario cuya empresa está al borde de la quiebra. Todo ello contado a través de diversos personajes: el propio Dino quien decide vender su pequeña empresa, pedir un préstamo e invertir en la compañía de Bernaschi, con el pretexto de que su hija Serena es novia de Massimiliano, hijo de Bernaschi y que por casualidad es invitado a jugar una partida de tenis con Bernaschi y sus socios. Asimismo, por la propia Serena, joven sensible que sabe que su vida no tendrá futuro al lado de Massimiliano y que se enamora de Lucca, joven de tendencias suicidas manipulado por un tío que lo ha involucrado en un asunto de drogas. Y finalmente por Carla la atractiva pero frustrada mujer de Bernaschi, amante del arte y ex actriz que convence al marido de rehabilitar un teatro e inicia un fugaz amorío con un profesor y crítico teatral. Cuando la situación financiera se vuelve totalmente adversa para Dino, un secreto que guarda Serena le ayudará a salir de la crisis económica brutal.

 

La avaricia, el arribismo y la frustración son el tema de El capital humano, película candidata por Italia a los Oscares y ganadora de siete premios David di Donatello incluyendo Mejor Película, Mejor Actriz y Mejor Actor, con la que el laureado director de La prima cosa bella, Paolo Virzi, hace una autopsia de la opulenta sociedad italiana, en una de las películas trastocadas en uno de los grandes éxitos del año en Italia, derrotando en lo mejor de su cine a la gran ganadora de los Oscares y de múltiples premios internacionales, La gran belleza de Paolo Sorrentino. La película obtuvo además el galardón a Mejor Actuación Femenina en el Festival Tribeca de Nueva York y el Premio del Público en el Festival de Sevilla, entre muchos otros.

 

 

El capital humano se inspira en la novela del estadunidense Stephen Amidon, originalmente ambientada en Connecticut, que versa acerca del cerrado y sofisticado universo de una clase pudiente, con mansiones fabulosas y decenas de personal a su servicio: “El personaje es un digno representante de esa criminalidad financiera que, como ocurrió en la crisis de 2008, puede llegar a destruir la economía de naciones enteras o por lo menos a despojar a los ingenuos de todos sus bienes…No solo porque está cerca de Milán, donde cada día en la Bolsa se crean y destruyen patrimonios sino porque además tiene un paisaje helado, hostil y amenazador”. -entrevista con Paolo Virzi.

 

 

Lo más trascendente de El capital humano, es que sus incidencias argumentales presuponen un reflejo fiel de varias de las situaciones que aquí vivimos. Un espejo universal que sin querer ofrece un panorama de nuestra propia sociedad a partir de un relatos ambientado en Milán, mostrando las miserias, mentiras, corrupción, codicia e ignorancia que sufrimos también en México.

Un “thriller social fascinante” como apunta el crítico Carlos Bonfil en el periódico La Jornada.

 

 

Como en Muerte de un ciclista (Juan Antonio Bardem, 1955), o uno de los episodios de Relatos salvajes (Daniel Szifrón, 2014), personas ligadas a la alta burguesía, intentan encubrir las consecuencias de un accidente irresponsable. Dividido en cuatro episodios que otorgan distintos puntos de vista, El capital humano de Paolo Virzi, es una ácida radiografía de la enfermedad que provoca el dinero. Ya no se trata tanto de los horrores del capitalismo, sino de la indiferencia moral de la clase pudiente y de los esfuerzos no menos mezquinos de una clase media que aspira al confort y la posesión en una sociedad alienada por el poder.

 

Una esposa burguesa insatisfecha, un marido especulador financiero insensible, un hijo sometido y consumista y del otro lado, un arribista agente inmobiliario, su hermosa segunda esposa sicóloga embarazada y la bella y confundida hija del primero, más un joven con crisis emocionales, unidos por un accidente fatal y mucho dinero en juego. Se trata de una fábula despiadada sobre la humanidad deshumanizada. Sucede en Milán y Lombardía pero hoy en México, 14ª economía del mundo, más de la mitad vive en la pobreza y la fortuna de los 16 mexicanos más ricos se multiplicó por cinco.

 

“Yo simplemente contemplé a la Brianza con la sugestiva mirada de forastero, un lugar imaginario, la metáfora de una provincia rica con un malestar secreto, un misterio, una sensación subterránea”: declaró Virzi, quien además recuerda el caso del histórico Teatro Politeama, cerrado y en ruinas: “símbolo del degrado cultural que vive esta riquísima ciudad”.

 

El título de El capital humano, se refiere a la cantidad de dinero que las compañías de seguro asignan como indemnización por la muerte accidental de una persona, en base a los años y a sus posibilidades de ganancia en una vida normal. Filme que comparte varias de las temáticas de las más exitosas películas italianas recientes. Una obra de denuncia social y moral, como lo hacía Gomorra (Matteo Garrone, 2008) y La gran belleza (2013) de Sorrentino. A diferencia de la crónica sangrienta y casi documental de Garrone y de las alegorías exuberantes y sensibles de ese fascinante espectáculo que es La gran belleza, Paolo Virzi abandona cualquier asomo melodramático (el accidente pasa casi inadvertido en la trama, o el tema de la culpa, por ejemplo), para concentrarse en la absoluta falta de ética y la brutal inclemencia moral de una clase burguesa y dominante y la mezquindad y codicia capitalista.

 

 

RAFAEL AVIÑA

Centro Histórico de la Ciudad de México

Martes 25 de agosto de 2015

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s