GOMORRA (Gomorra/ Gomorrah, Italia, 2008)

Dirección. Matteo Garrone/ Guión. Matteo Garrone, Roberto Saviano, Maurizio Braucci, Ugo Chiti, Gianni Di Gregorio y Massimo Gaudioso, inspirados en el libro de Roberto Saviano/ Fotografía en color. Marco Onorato/ Supervisión musical. Giovanni Guardi, temas de: Enigma, Tommy Riccio, Daniele Stefani, Nino D’ Angelo y otros/ Edición. Marco Spoletini/ Diseño de Producción. Paolo Bonfini/ Vestuario. Alessandra Cardini/ Producción. Laura Paoulucci y Domenico Procacci/ Con. Salvatore Abruzzese (Toto), Simone Sacchettino (Simone), Vincenzo Fabricino (Pitbull), Vincenzo Altamura (Gaetano), Salvatore Cantalupo (Pasquale), Toni Servillo (Franco), Gianfelice Imperato (Don Ciro), Maria Nazionale (María) Addolorata Tenizio (viuda)/ Duración. 137 mins.

SINOPSIS

La trama involucra las actividades de la mafia napolitana conocida como La Camorra, en la vida cotidiana de varios hombres y mujeres de Nápoles a través de cinco historias. Don Ciro, contador de La Camorra, entrega de manera puntual dinero a las familias de hombres de la mafia encarcelados, hasta que es descubierto por una banda rival. Toto, un jovencito que trabaja repartiendo los abarrotes de la pequeña tienda de su madre, recibe la oportunidad de unirse a la mafia, pero tiene que asesinar a una mujer, cuyo hijo se ha unido a una banda rival. Roberto que trabaja para un hombre dedicado a vaciar desperdicios tóxicos en los desagües de Nápoles entra en una crisis de conciencia. Pasquale es un modisto de alta costura que trabaja por un salario miserable confeccionando prendas de lujo para un magnate textil ligado a La Camorra y sin que estos sepan, enseña a fabricantes chinos que compiten contra la mafia el arte de la confección hasta que es descubierto. Marco y Piselli, son un par de jóvenes agresivos e ignorantes fascinados con las películas mafiosas de Hollywood y cometen un acto de estupidez: robar un depósito de armas de La Camorra.

 

 

Gomorra obtuvo el Gran Premio del Jurado en Cannes. A su vez, siete estatuillas David Di Donatello a lo Mejor del cine italiano, entre ellas: Mejor Película, Director, Guión, Edición. Cinco Premios del Cine Europeo: Película, Director, Guión, Fotografía y Actuación (Toni Servillo). Y más de 20 reconocimientos internacionales.

 

 

“No entiendo porque los directores estadunidenses e israelitas que hablan de su país son considerados autores necesarios, mientras en Italia quien intenta hablar de su propio país es acusado de difamarlo”…“Estamos cansados de la imagen estereotipada que se da de la criminalidad en las series televisivas”…“Aunque el valor político está en el lenguaje, no en el contenido, quería que la película tuviese un impacto emocional muy fuerte y regalase al espectador la sensación de encontrarse en la escena, sentir el olor de aquellos sitios”… “Me ha impactado la gran humanidad de los tantos que aspiran a una vida ajena a la ilegalidad pero que se ven inmersas en ellas”. “Roberto Saviano, vive bajo escolta en un lugar secreto, aunque no ha sido amenazado de muerte por el libro, sino por haber acusado con nombres y apellidos a los jefes de La Camorra durante su presentación. Los camorristas quizás se han sentido halagados por el hecho de que hayamos rodado una película sobre ellos en su zona. No nos han molestado. Se han dado cuenta de que para sus negocios quizás sea mejor así”.                     -Declaraciones de Matteo Garrone para el portal Cine Europa Filmfocus-

 

 

En Gomorra el impactante y realista libro de docu-ficción escrito por Roberto Saviano, la referencia bíblica del antiguo testamento es más que evidente. Aquí: Nápoles, sus barrios y su periferia resulta la ciudad en decadencia sepultada por el fuego y el azufre del dinero fácil, la brutalidad, la ignorancia, la venganza y ese vivir día a día sabiéndose muerto. Su versión fílmica a cargo del realizador italiano Matteo Garrone, acreedora al gran Premio del Jurado en el Festival de Cannes 2008, es una crónica hiperrealista y sin glamour de la nueva Camorra: una de las extensiones de la mafia italiana a la que se le denomina ahora como el “Sistema”, que recluta al año en sus diversas actividades criminales, a miles de niños y adolescentes que abandonan la escuela en pos de una vida repleta de adrenalina y dinero rápido.

Gomorra, la película abre y cierra con secuencias de asesinato como en otros tantos relatos cinematográficos sobre el crimen organizado. No obstante, a diferencia de la mayoría de las historias sobre la mafia, no hay nada de romántico en dichas escenas. Por el contrario: resultan sucias, bochornosas y carentes de espectáculo o de guiños gore. Ya sean, los machos cuarentones que “consienten” sus cuerpos con bronceados artificiales y manicure, o los jovencitos ignorantes a los que les sobra testosterona y les falta cerebro e idealizan ingenuamente a los mafiosos de Hollywood como Tony Montana (Al Pacino) en Caracortada (Brian DePalma, 1983), para terminar como basura que se recoge en la playa con un montacargas, en un filme que se coloca en el extremo opuesto de las cintas de culto de Scorsese, Coppola, los Coen, o el citado De Palma y se aproxima más al cine de Abel Ferrara (El verdugo de Nueva York, Corrupción judicial, El funeral).

 

 

“Los camorristas de hoy en día parecen actores de televisión: se depilan, llevan pendientes, quieren parecerse a futbolistas. Así que cambié el reparto”…“Un capo de 30 años, veterano de las guerras entre clanes, parecía un veterano de la guerra de Iraq, me ha dicho que sólo consigue descansar en la cárcel. Su película preferida es El gladiador, porque se siente heredero de los emperadores romanos, no de la mafia americana”. -Declaraciones de Matteo Garrone para el portal Cine Europa Filmfocus-

 

 

 

Sin duda, uno de los méritos de un filme como Gomorra no sólo es su capacidad de denuncia directa sin ser obvia y oficialista sobre un mal social cada vez más globalizado, sino su rechazo a idealizar la violencia y sus asesinos que tienen todo, menos carisma. Es el apostar por una crónica de situaciones realistas protagonizada por actores poco conocidos y no profesionales, seleccionados en las calles y en la que se narran cinco historias independientes aparentemente sin conexión y tan cotidianas que superan cualquier ficción, dónde la ilegalidad y la justicia social se confunden. Todo ello, en una suerte de nuevo neorrealismo que igual sucede en un lastimoso antro de tabledance, en campos de cultivo envenenados por materiales tóxicos, en talleres clandestinos donde miles de inmigrantes ilegales chinos confeccionan/falsifican vestidos de alta costura, o una casa de seguridad en la que un maduro “cartero” o pagador, muestra un rictus de terror al ser rociado por balas y sangre en una masacre de la que sólo él sobrevive.

Franco (Toni Servillo), un maduro y elegante empresario, decide darle una oportunidad al joven y honesto Roberto (Carmine Paternostre), en su negocio para rellenar canteras y terrenos: fábricas de solventes, neumáticos y muchas otras más se ahorran millones, eliminando sus residuos tóxicos por la vía del “Sistema”, cuya flota de camiones los deshecha en campos de la Campania y del Casertano. Marco (Marco Macor) y Piselli (Ciro Petrone), son un par de jovenzuelos tan estúpidos como temerarios. Sueñan con convertirse en los grandes capos aunque sólo tienen en mente la imagen glamurizada que el cine se ha encargado de difundir en sus historias mafiosas. Toto (Salvatore Abruzzese), tiene 12 años, ayuda a su madre repartiendo la mercancía que vende en su pequeña tienda, pero decide iniciarse en la camorra: primero, soportando disparos con un chaleco antibalas encima y después, apoyando una emboscada contra una viuda cuyo hijo traicionó al clan delictivo de la zona.

Pasquale (Salvatore Cantalupo), es un gran maestro de la costura pero sobrevive con un salario magro trabajando para un explotador que revende a tiendas de lujo que cobran a su vez en miles de euros. Sin embargo su vida dará un giro cuando decide trabajar clandestinamente en una fábrica textil de chinos que lo contratan para que imparta clases a sus costureros. Finalmente Don Ciro (Gianfelice Imparato), carga con un fuerte peso moral –como le sucede al joven e inocente Roberto asqueado finalmente de tanta corrupción-, como correo a cargo de la Nómina de la Camorra, dedicado a pagar mensualmente las pensiones de las viudas, jubilados y familiares de allegados a la mafia en prisión, hasta que intenta pasarse a una organización enemiga.

Lo interesante de un libro y de un filme como Gomorra, no es la manera verista en que plantea las guerras intestinas de grupos camorristas, la venta de droga en las calles, o el tráfico de armas de alto calibre, sino la forma en que el amplio brazo de ésta organización criminal/empresarial a la que se le responsabiliza de más de cuatro mil asesinatos en los últimos 30 años, invierte no sólo en alta costura, sino en negocios legales –como en la reconstrucción de las Torres Gemelas en Nueva York, por ejemplo-. Gomorra es una instantánea de una realidad brutal.

 

Rafael Aviña

Centro Histórico de la Ciudad de México

Abril 13 del 2015

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s