CRIMEN DE AUTOR (Roman de gare, Francia, 2007)

Dirección. Claude Lelouch/ Guión. Claude Lelouch y Pierre Uytterhoeven, según un argumento de Lelouch / Fotografía en color. Gérard de Battista/ Música. Alexandre Jaffray, canciones de Gilbert Bécaud/ Edición. Charlotte Lecoeur, Stéphane Mazalaigue/ Diseño de Producción. Francois Chauvaud/ Vestuario. Marité Coutard/ Producción. Dominique Combe, Jean-Paul De Vidas, Claude Lelouch/ Con. Dominique Pinon (Pierre Laclos, secretario de Judith Ralitzer/ Isaac Silberman/ Paul), Fanny Ardant (Judith Ralitzer, la escritora), Audrey Dana (Huguette, la chica abandonada), Michele Bernier (Florence, hermana de Laclos), Myriam Boyer (la madre de Huguette), Zinedine Soulaem (el comisario), Boris Ventura-Díaz (Alain, hermano de Huguette); Marc Rioufol (el dueño del viñedo), Cyrile Eldyn (Paul, el novio de Huguette), Gilles Lemaire (el capitán del barco), Shaya Lelouch (Sabrina, la hija de Huguette), Marine Royer (Patricia, la asistente de Judith)/ Duración. 100 mins.

SINOPSIS

La exitosa novelista Judith Ralitzer acude a un programa de televisión para hablar de su nuevo bestseller, Dios es otro, catalogado como una obra extraordinaria. Horas después, es interrogada en una comisaría de policía en relación a la desaparición y posible muerte de Pierre Laclos, su secretario y en apariencia el verdadero autor de sus libros: su escritor fantasma o su negro. Poco antes de ello, conocemos las circunstancias de aquellos hechos, que coinciden a su vez con una serie de situaciones en apariencia sin conexión alguna: un asesino en serie pedófilo al que apodan El Mago hábil con trucos de cartas, escapa de una cárcel parisina y un profesor de Literatura de una preparatoria en las afueras de París, abandona a su mujer, a sus hijos y a sus alumnos. La mujer (Florence), acude a la policía y poco a poco se va enamorando del comisario que atiende su denuncia. Una joven, Huguette, estilista de profesión y madre soltera discute con su novio Paul, un médico, cuando ambos viajan en auto para visitar a los padres de ella. Llegan a una estación de gasolina. Ella se baja a comprar algo y él la abandona. Ahí coincide con Laclos, quien se ofrece a ayudarla o llevarla a casa de sus padres. Ella lo rechaza y se queda dormida. Al despertar, él sigue ahí en la tienda de autoservicio del establecimiento. Platican. Él le cuenta que trabaja con Judith Ralitzer y la chica resulta ser fanática suya y le comenta que un día peinó a la escritora. Ella le propone a Laclos, que asuma por un día la identidad de Paul, el novio, para no causarles pena a sus padres. Él acepta y muy pronto se gana la confianza de Sabrina, la hija adolescente de la chica a la que ésta no ha visto en mucho tiempo. Lo mismo sucede con los padres y el hermano de Huguette. Paul aparece al día siguiente ante el desconcierto de la familia y Huguette lo corre a balazos. Laclos se marcha para encontrarse con Judith en el yate de ella, llamado Roman de gare. Laclos da las ideas para su nueva novela e incluso el título: Dios es otro, la historia de un escritor fantasma que trabaja para una novelista de éxito que conoce a una joven estilista de pueblo y que a su vez es un asesino en serie. Asimismo le comenta a Judith que ha decidido firmar la novela con su nombre e independizarse. Ella se enfurece. Después le pide perdón y le dice que lo ayudará a editar su libro y le propone terminarlo en su barco durante un trayecto que harán hacia la Isla de Elba. Al terminar, ella lo seduce y pasan la noche juntos. Al día siguiente Laclos es visto por el capitán del barco muy temprano, alcoholizado. Minutos después desaparece. Al parecer se ha ahogado. Cuando se publica la novela escrita supuestamente por Ralitzer, Huguette, quien ha puesto una estética en su pueblo, al leer el libro se percata que la escritora miente y acude a la policía para desenmascarar el hecho.

 

 

Roman de gare es una expresión popular francesa que hace referencia a las noveletas de lectura fácil o ciertos bestsellers que suelen leerse en una estación de trenes o aeropuertos, al igual que los llamados beach books como le llaman los estadunidenses a esos libros que se leen en la playa o en las vacaciones y después se desechan. Con esa idea en mente, Claude Lelouch, el afamado director de Un hombre y una mujer (1966) y Vivir por vivir (1967), construye un muy entretenido y laberíntico filme de suspenso con varias vueltas de tuerca sobre el azar, la identidad, la imaginación, la realidad y la ficción y el oficio de la escritura.

 

Crimen de autor fue exhibida en el Festival de Cannes. Fue considerada una de las Mejores cinco películas extranjeras exhibidas en Estados Unidos en 2008 y Audrey Dana (Huguette), fue nominada al César francés como Mejor Actriz Revelación del año.

 

 

Lo primero que llama la atención de Crimen de autor es su capacidad para atrapar al espectador en un juego de adivinanzas y de personajes que parecen ser otra cosa. Lo más curioso, es que en poco tiempo se van atando los cabos de tal forma que se puede apreciar el papel que juega cada uno de los figurantes del filme. Sin embargo no quedan claras las intenciones y las opciones que cada personaje tomará lo que convierte a la historia en una trama de suspenso que resulta imposible de abandonar. Y no sólo ello, sino que el realizador ha elegido un casting estupendo: una personalidad fresca, espontánea y encantadora la de la debutante Audrey Dana. La magistral sutileza de una gran dama de la actuación francesa: la siempre atractiva y fenomenal Fanny Ardant (La mujer de al lado, La vida es una novela, Callas, por siempre) elegante y exquisita femme fatale. Y finalmente, Dominique Pinon, ese genial ex artista de circo y original histrión de títulos como: Delicatessen, La ciudad de los niños perdidos y Amelie, quien construye un fascinante y ambiguo personaje tan siniestro como impredecible y simpático que durante buena parte del filme no queda claro si es malévolo o sincero. A lo que se suma una evocadora banda sonora con grandes canciones a cargo del gran crooner francés Gilbert Bécaud.

 

En 1966 el cineasta francés Claude Lelouch acaparó la atención mundial al ganar no sólo la Palma de Oro en Cannes, sino los Oscares a la Mejor Película Extranjera y Mejor Guión por su cinta Un hombre y una mujer con la que su protagonista Anouk Aimée obtendría múltiples premios internacionales (incluyendo la nominación al Oscar). Y a su vez, la banda sonora de Francis Lai se trastocaría en una de las más exitosas de todos los tiempos. No obstante, aquel hermoso y sensible drama romántico que narraba la historia de amor entre un corredor de autor (Jean-Louis Trintignant) y una mujer que trabaja en la industria del cine, ambos viudos y con hijos, le acarrearía también amplias críticas debido a su relato furiosamente romántico con un soundtrack pegajoso a la altura de las circunstancias.

 

Lelouch tuvo que cargar de por vida con el peso del éxito y de las críticas adversas. De ahí su dispareja filmografía, mucho mejor en su primera etapa en la década de los sesenta. Un hombre y una mujer más allá de su historia de amor complicada y en apariencia condenada al fracaso debido a los recuerdos imborrables de ayeres felices, proponía una fresca y original manera de contar su trama entre el presente y el pasado con una fotografía que combinaba el color y el blanco y negro. Su filmografía posterior repleta de altibajos encontró algunas salidas versátiles y atractivas como lo es Crimen de autor que rebasa la simple intriga de suspenso y entretenimiento para proponer de nuevo una original historia de amor, acerca del acto de escribir y el fenómeno comercial de la literatura y lo que esto esconde. Y a su vez, otros temas como la vida sencilla, la demencia urbana, el éxito y las mentiras que de esto se desprende, la envidia, la frustración, la mente sicópata y sobre todo, el placer por las cosas simples en apariencia: “Si escucho a Jacques Brel, me pongo a llorar”, comenta Huguette.

 

Y por si ello fuera poco, Crimen de autor resulta un eficaz thriller de personajes con enorme talento para mentir y para inventar historias, reales y ficticias y la forma en que envuelven a personas comunes. Traición, comedia negra, crimen, drama, historia romántica y un personaje que parece ocultar diversas personalidades y que en el fondo no es más que un hombre común con una enorme capacidad para extraer lo extraordinario de lo ordinario.

 

Rafael Aviña

Centro Histórico de la Ciudad de México

Martes 24 de marzo de 2015

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s