AL MEJOR POSTOR (La migliore oferta/ The Best Offer)

Dirección. Giuseppe Tornatore/ Guión. Giuseppe Tornatore/ Fotografía en color. Fabio Zamarion/ Música. Ennio Morricone/ Edición. Massimo Quaglia/ Diseño de Producción. Maurizio Sabatini/ Dirección de Arte. Maurizio di Clemente, Andrea Di Palma y Rafaella Giovannetti/ Vestuario. Brioni, Maurizio Millenotti/ Producción. Isabella Cocuzza, Guido De Laurentiis, Pavel Muller, Arturo Paglia y Enzo Sisti/ Con. Geoffrey Rush (Virgil Oldman), Jim Sturgess (Robert), Sylvia Hoeks (Claire Ibbetson), Donald Sutherland (Billy Whistler), Philip Jackson (Fred), Dermot Crowley (Lambert), Kiruna Stamell (Claire, la enana del bar), Liya Kebede (Sarah), Klaus Taber (primer asistente de Virgil), John Benfield (barman)/ Duración. 125 mins.

SINOPSIS

Virgil Oldman, de origen británico, es un hombre cercano a los sesenta años, solitario, quisquilloso, excesivamente ordenado, rutinario y excéntrico que no se separa de sus guantes y sus manías higiénicas. Se trata de un huraño pero prestigioso experto en arte y un agente de subastas de alto nivel, muy apreciado en el ambiente donde se mueve. Es una persona muy culta, un apasionado de la pintura y otras obras artísticas, que oculta en una suerte de cámara blindada dentro de su residencia, una valiosísima colección privada y secreta de cuadros que ha ido atesorando a lo largo de muchos años: todos con una sola temática, la mujer. Virgil mantiene pocas relaciones: entre ellas, Lambert, su empleado más cercano. Billy Whistler, un pintor que le ayuda a amañar subastas para que pueda hacerse de nuevas obras para su colección privada. Y Robert, un joven experto en relojes y asuntos mecánicos que poco a poco intenta armar un antiguo autómata, a partir de las piezas y engranajes que le suministra Virgil, localizadas en la villa de una extraña mujer: Claire. De hecho, Robert se convertirá en su confidente y al que acabará consultándole sobre temas del amor y sentimientos, dado que Virgil, es un inexperto en el tema. De hecho, su vida transcurre al margen de cualquier sentimiento o relación hasta que conoce a la hermosa y misteriosa joven, Claire Ibbetson, que le encarga tasar y vender todas las obras de arte y una extensa colección de antigüedades heredadas de sus padres, entre ellos, las piezas del autómata en el que trabaja Robert. Claire es una mujer que no se deja ver por nadie ya que sufre agorafobia, una extraña enfermedad psicológica que la mantiene aislada del mundo, encerrada en su enorme villa. Sin embargo, desde su encierro, transformará por completo y para siempre, la vida de Virgil, quien se sumergirá en una atípica historia de amor con un asombroso desenlace.

 

 

La mejor oferta arrasó en los premios David di Donatello del cine italiano, obteniendo las estatuillas de: Mejor Película, Director, Música, Diseño de Producción, Vestuario y Guión, mismos que repitió en los trofeos otorgados por el Sindicato de Críticos de Cine en Italia. Además, Ennio Morricone se llevó el Premio a la Mejor Banda Sonora en la entrega de lo Mejor del Cine Europeo

 

 

Billy Whistler: Las emociones son como obras de arte. Pueden ser falsificadas, se parecen al original pero son falsas.

Virgil Oldman: ¿Falsas?

Billy Whistler: Todo puede ser falseado, Virgil: alegría, tristeza, odio, enfermedad, recuperación… incluso el amor. –diálogos de la película-

 

 

“Cuando rodé Cinema Paradiso o Malena, sabía que tenían que transcurrir en Roma porque eran películas totalmente autobiográficas. Pero si te fijas, esta película tiene muchos escenarios (Londres, Viena, Trieste, Praga) porque no podía suceder en Roma, sentía que tenía una relación muy estrecha con esa ciudad y que además sería demasiado familiar para mi. La idea principal en ambas películas fue que transcurrieran en espacios donde pudiera expresar el ánimo del personaje por encima de cualquier otra cosa. En este caso, no me interesaba hacer una película realista” –Entrevista a Giuseppe Tornatore. Blogdecine, España-

 

 

 

En su libro El cine italiano (Era, 1966), Pierre Leprohon comenta: “El Neorrealismo italiano…fue considerado como un fenómeno histórico, estudiado en su posición política, en sus condiciones económicas, definido bajo el ángulo de la estética y de la ética y a partir de eso, se hizo algo más que una fórmula o un estilo, una verdadera escuela cuyas exigencias y reglas se encontraron muy pronto codificadas…”. En efecto, el estilo que marcó el rumbo definitivo de la cinematografía italiana proviene de esas obras realizadas en condiciones muy difíciles y escasos recursos a principios de los cuarenta y durante la posguerra.

Personalidades de la talla de Luchino Visconti, Roberto Rosellini y Vittorio de Sica –en ese entonces, unos desconocidos- y títulos como: Obsesión (1942), La tierra tiembla (1947), Roma ciudad abierta (1945), Paisa (1946), El limpiabotas (1946), Ladrones de bicicletas (1948), o Milagro en Milán (1950), entre otras, abrieron brecha para trastocar al Neorrealismo en una de las corrientes más representativas e influyentes, predecesora de otros movimientos fílmicos notables como la nueva ola francesa, el cinema novo brasileño o el cine realista británico en la década de los sesenta. Y es que sus historias cotidianas con personajes comunes protagonizadas por actores no profesionales en algunos casos y dedicadas a mostrar los estragos y consecuencias de la guerra como el fascismo, la pobreza, el desempleo, la fuerza de la familia y la lucha comunitaria, otorgaron al cine mundial varios de sus primeros clásicos.

Lo anterior viene a colación, debido a la enorme cercanía que el cine de Giuseppe Tornatore guarda con el neorrealismo italiano. Al grado que se le considera su mayor heredero desde la irrupción de su exitosísima y multipremiada Cinema Paradiso (1989) filme emblemático no sólo del nuevo cine italiano, sino de esa cinematografía en general. Pese incluso a la presencia de nuevos y exitosos cineastas italianos surgidos a fines de los ochenta a la fecha: Nanni Moretti (Querido diario, La recamara del hijo), Roberto Benigni (La vida es bella, El tigre y la nieve), Gabriele Salvatores (Mediterráneo, El pozo), Matteo Garrone (Gomorra, Reality) o Paolo Sorrentino (El divo, La gran belleza).

 

Luego de los fracasos comerciales y de crítica ocurridos a Estamos todos bien (1990) y Una simple formalidad (1994), Tornatore, recuperaba la fórmula de Cinema Paradiso con El fabricante de estrellas (1995), nuevamente nominado al Oscar y ganador del Premio Especial del Jurado en el Festival de Venecia, con otra mirada sensiblera al cine, sus estrellas, sus admiradores y a los miles de extras que suelen pasar inadvertidos fascinados ante la llamada fábrica de sueños. Tornatore, es sin duda un cineasta con una gran capacidad narrativa y mucha inclinación por los relatos almibarados que nunca acaban por arrancar, representa la dosis exacta de melodrama, humor, nostalgia, fotografía preciosista y una complacencia tan gratificante que oculta sin problemas cualquier análisis profundo, capaz de rozar las “fibras íntimas” del espectador como lo muestran: Malena o el espléndido fresco italiano Baaria. Amor y pasión (2009), sobre la transformación social, cultural y política de Bagheria, un municipio de Palermo al que los sicilianos llaman Baaria, vista a través de los ojos de tres generaciones de una familia, desde fines de los años 20 hasta la década de los 80: el fascismo, el comunismo, la mafia, o los cambios urbanos del pequeño pueblo y su pintoresco grupo de habitantes, que funciona como una suerte de Amarcord (Federico Fellini, 1973) para un realizador nacido precisamente en esa localidad de Sicilia.

 

En ese sentido, Al mejor postor, su más reciente filme, representa la culminación de su obra. Un trabajo fuera de serie por su belleza formal, su fabulosos Diseño de Producción y escenografías, su impacto narrativo, su trama perfectamente hilvanada y notablemente interpretada por un soberbio Geoffrey Rush, con la que Tornatore deja atrás las tramas sentimentales y de homenaje cinematográfico inspiradas en lo mejor del Neorrealismo italiano, para concentrarse en un hábil e intrigante relato de suspenso muy por encima de otra obra interesante que en su momento pasó inadvertida: La desconocida (2006), una historia siniestra de violencia y desencanto social que describía el itinerario de una joven ucraniana convertida en esclava sexual de un brutal explotador.

 

 

“Fue una elección realmente complicada. Ninguna actriz aceptaba el papel… Hicimos muchos castings, en Londres, en Roma, en Los Ángeles y no encontrábamos el perfil. ¡Imagine! El de Claire, es un personaje que se pasa media película fuera de pantalla, debido a su fobia al exterior, y del que solamente oímos la voz. Un día, encontré a Hoeks en Los Ángeles y expresó un gran interés en el papel. Era una actriz holandesa y al verla supe que era el personaje. Porque, además de ser un personaje complicado, ella era un tipo de belleza muy peculiar: escribí el personaje sintiendo que podía ser muy bello en ocasiones pero que también podía resultar vulgar y Hoeks lograba ese efecto. Luego le pregunté lo que le interesó más del personaje y me dijo que cómo pensaba rodar esas escenas en las que ella está escondida y solamente habla a través de una puerta. Le dije que lo haríamos tal cual, con ella detrás de la puerta y que sería su voz la que se oiría. Me respondió que eso era lo que le interesaba del papel. Y así supe que solamente podía ser ella…” –Entrevista a Giuseppe Tornatore. Blogdecine, España-

 

Al mejor postor pareciera una película pensada para Alfred Hitchcock, Roman Polanski o Brian De Palma, de ahí el personaje inocente e ingenuo pero con una cierta manía no exenta de rareza o perversidad (su obsesión por las obras de arte, su colección privada, sus extravagancias personales como la escena en el restaurante un día antes de su cumpleaños, su obsesión por teñirse el cabello), que se ve involucrado en una situación que lo rebasa y que lo arrastra hacia un abismo que le atemoriza y le fascina al mismo tiempo y a su vez, le crea un placer desconocido que le transforma y obsesiona al grado que pierde de vista pequeños detalles trascendentales. A ello, se suma ese juego de perversiones que mueven los hilos de todos los personajes tan del gusto de Polanski (Barrio chino, Búsqueda frenética, Luna amarga), protagonista por cierto de Una simple formalidad de Tornatore, junto con Gérard Depardieu. Y los alardes fotográficos, los elegantes movimientos de cámara, un montaje pausado o vertiginoso y la utilización excepcional de la música, tan al estilo de Brian De Palma (Carrie, Vestida para matar, o Estallido).

 

 

Y es que Al mejor postor crea en el espectador una sensación de inquietud que permanece por largo tiempo. Su tono misterioso que envuelve al personaje de Claire y la fuerza que toman los demás personajes en apariencia secundarios o incidentales, como la enana del bar. Y sobre todo la transformación que sufre Virgil y el tema de la falsificación de los sentimientos de la que hablan los diálogos entre éste y Whistler, en una trama de seducciones y conspiraciones. Virgil adora con obsesión los lienzos de retratos de mujeres concebidos a lo largo de siglos, pero desconoce todo sobre las mujeres más allá de las pinturas. No sabe nada de ellas en la vida real. No sólo está alejado de ellas, sino del género humano en general. Es un maestro para tasar y subastar antigüedades y obras de arte. Sabe identificar a la perfección una obra original y una adulterada. Sin embargo, está incapacitado para entender a las personas. Resulta un inexperto absoluto, un torpe catador de las emociones y realidades humanas, como lo comprobará al final mientras espera lo inesperado en un fascinante café de Praga llamado Noche y día.

 

“Robert: ¿Por qué nunca te has casado ni has tenido hijos?

Virgil: El aprecio que tengo por las mujeres es igual al miedo que siempre me han dado. Y a mi incapacidad de entenderlas. –diálogos de la película-

 

Rafael Aviña

Centro Histórico de la Ciudad de México

27 de enero de 2015

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s