EN LA CASA (Dans la maison, Francia, 2012)

La bicicleta verde

En la casa

Dirección. Francois Ozon/ Guion. Francois Ozon, inspirado libremente en la obra de teatral El chico de la última fila de Juan Mayorga/ Fotografía en color. Jérome Alméras/ Música. Philippe Rombi/ Edición. Laure Gardette/ Dirección de arte. Pascal Leguellec/ Vestuario. Pascaline Chavanne/ Diseño de Producción. Aranaud de Moleron/ Con. Fabrice Luchini (Profesor Germain Germain), Ernst Umhauer (Claude García), Kristin Scott Thomas (Jeanne, mujer de Germain), Emmanuelle Seigner (Esther Artole), Denis Ménochet (Rapha Artole, padre), Bastien Ughetto (Rapha Artole, hijo), Jean-Francois Balmer (el director de el Liceo Gustave Flaubert), Yolande Moreau (las gemelas Rosalie y Eugénie)/ Duración. 109 mins.

SINOPSIS

Un nuevo año escolar inicia. Germain, profesor de francés junto con los demás maestros del Liceo Gustave Flaubert reciben la noticia de que uniformarán a los alumnos y que a su vez, se pretende implementar una suerte de metodología piloto para fomentar el interés por la educación en los jóvenes. Germain fastidiado de la ignorancia y la falta de interés que año tras año muestran sus estudiantes, corrige molesto sus tareas y se queja una vez más con Jeanne, su mujer, quien se dedica a administrar una galería de arte moderno, La cueva del Minotauro. Según Germain, de lo único que saben escribir sus alumnos es de televisión, pizzas, fines de semana aburridos y celulares.

Sin embargo, para su sorpresa y de su mujer, un jovencito, Claude García, que prefiere sentarse de manera discreta en la última fila, “desde donde es posible ver a todos sin que nadie lo vea”’, demuestra tener un acucioso sentido de la observación, ironía, sutileza y talento para escribir, al redactar su fin de semana en casa de otro compañero: Rapha Artol, y la impresión que Esther, la madre de éste, causa en Claude. Germain alienta al chico para que escriba una suerte de novela por entregas sobre sus descubrimientos y sensaciones en la casa de los Artol, una familia normal perteneciente a la pequeña burguesía, con sus esperanzas y frustraciones, muy alejada de Claude quien vive en un pequeño departamento a las afueras de París con su padre inválido, una vida también muy opuesta a la de Germain y Jeanne, matrimonio de intelectuales pequeñoburgueses y sin hijos: él, escritor frustrado autor de una novela sin éxito y ella desesperada por tener un éxito comercial con la galería, que estrena nuevas dueñas que la han heredado, unas gemelas a las que no les interesa mucho el arte.

Conforme Claude avanza más en la intimidad de los Artol: escucha sus pláticas, se vuelve tutor de matemáticas de su compañero Rapha y se acerca cada vez más a la madre de éste, Germain se obsesiona día a día con su joven alumno y con el escrito que ha iniciado, obsesión que transmite a su vez a su mujer. Y es que, tanto Germain como Claude, aspiran a encontrar en la ficción aquello que la vida les ha negado: talento para convertirse en escritor en lugar de estar en un salón de clases y por el otro lado: el afecto de una madre que le abandonó, la añoranza por el hogar de un chavo común y corriente.

Con la lucidez de las palabras y una fructífera imaginación, ambos se involucran en esa novela por entregas cuya trama bebe de la vida y que transforman a conveniencia hasta confundir realidad y ficción. Uno no puede dejar de escribir ni el otro de leer. Así, mientras Germain parece recuperar su fe en la literatura y en su capacidad creativa, Claude intenta ganarse el afecto de Esther y tal vez seducirla. Hacia el final, no quedan claras las intenciones que oculta Claude y hasta donde es capaz de llegar con los hilos que maneja: la familia Artol y su profesor Germain y Jeanne, su mujer.

 

En la casa fue merecedora de La Concha de Oro el mayor galardón del Festival de Cine de San Sebastián y Premio del Jurado al Mejor Guión. Premio de la Crítica Internacional (Fipresci) en el Festival de Toronto. Premio al Mejor Guión para Francois Ozon en los Galardones del Cine Europeo. Premio a la Mejor Joven Promesa para Ernst Umhauer en los Premios Lumiere, Francia.

Tuve muy presente a Luis Buñuel cuando dijo que hay que filmar la realidad como un sueño y al revés. Al principio está claro donde empieza una y termina la otra pero poco a poco se van mezclando, la vida es así. En el caso de un artista, al final siempre mezclas la realidad y la ficción… Me gustó tanto la obra porque me reconocía. Hay cosas inconscientes que están allí del mismo modo que tienes que admitir que la película tiene su propia vida y puede ser interpretada de maneras muy distintas por el público… Cuando eres un niño lo que quieres es normalidad. No quieres ser diferente, quieres pertenecer a una familia normal y el personaje de Claude García, él no lo tiene en casa. Su fascinación es muy irónica, por una parte se burla de esa normalidad un tanto mediocre de la familia y por la otra la desea intensamente… No estaba en la obra pero era tan obvia la referencia a Teorema de Pasolini: el chaval que aparece de no se sabe dónde y todos lo desean…”          -fragmento de entrevista al director Francois Ozon-

 

El mar, la playa, el tema del desequilibrio doméstico burgués y los rompimientos dramáticos a partir de situaciones extraordinarias en ambientes familiares, parecen ser los elementos constantes en una de las filmografías más atípicas y sorprendentes del más reciente cine francés, debido sobre todo a su brevedad y su economía de medios en producciones baratas pero muy lejanas de la estética de la serie B y similares –El pulpo (1998) de Guillaume Nicloux, por ejemplo-. En ese sentido, François Ozon (París, 1967), se ha convertido en uno de los cineastas europeos más originales de la última década debido a su intrigante manera de abordar asuntos cotidianos a través de una ironía cruel y devastadora.

En sus primeros cortos como Mirando al mar (1997) y Un vestido de verano (1996)-, Ozon describía un enrarecido ambiente doméstico subvertido por la llegada de intrusos, como sucede en En la casa. Una serie de fugaces encuentros sexuales y de acuerdos tácitos, componían relatos anómalos a medio camino entre el horror y la paranoia. Por su parte, en Comedia de familia (1998), el escenario marino era transformado en un departamento de los suburbios parisinos, aquí, un forastero (una rata blanca) trastocaba de manera fatídica el enfermizo orden familiar. Y en Bajo la arena (2000), unas vacaciones veraniegas en la región costera de las Landas, toman un rumbo fatal e inesperado hacia un suspenso emocional que el cineasta lleva hasta sus últimas consecuencias.

Resulta curioso comprobar que cineastas de prestigio como Claude Chabrol (La ceremonia, Gracias por el chocolate, La dama de honor) y realizadores relativamente más jóvenes como Dominik Moll (Harry, un amigo bien intencionado, El monje) y el propio Ozon, se inclinen por el thriller y el misterio desde una perspectiva anticlimática, lacónica y alejada de las fórmulas hollywoodenses. Desde sus títulos mismos, tanto Bajo la arena como En la casa, sugieren ya un extraño horror que se esconde, a punto de estallar y que en efecto, explota en la figura de una mujer madura y burguesa (Charlotte Rampling, sorprendente) cuando su marido desaparece de manera absurda y enigmática al mismo tiempo, como si se tratase de un capítulo de Expedientes secretos X en Bajo la arena. Descripciones lacónicas, un horror que subyace en el interior a lo David Lynch y el miedo a lo familiar, dan como resultado una experiencia abrumadora. Lo mismo ocurre con el matrimonio formado por Germain y Jeanne como va transformándose y plegando a los escritos del muchachito que de manera ingenua en apariencia, trastoca el orden familiar y moral.

Sin embargo, lo más interesante de un cineasta como Ozon, responsable también de obras atípicas como: Ocho mujeres (2002) y Mujeres al poder/Potiche (2010), parábolas sociales y profundamente feministas, o de relatos extraños que aluden a la paranoia de lo diferente, de lo otro, como El refugio (2009) o Ricky. Sólo los niños van al cielo (2009), es que su penúltima película –la más reciente es la devastadora y melancólica Joven y bella (2013)-, En la casa, puede observarse también desde múltiples aristas. Es decir: se puede analizar desde el punto de vista del fascinante mundo de la creación y la imaginación, del deseo por aquello que no se tiene, o incluso desde una posición paterno-filial. De hecho, la verdadera pareja del filme es la conformada por el profesor y el alumno, no tanto desde una perspectiva erótica homosexual, sino como un padre y un hijo, o el propio alumno-maestro.

Sin el espectacular desenfado de Pedro Almodóvar, o la conmovedora brutalidad de Thomas Vinterberg (Festen, La caza), el cineasta francés Francois Ozon, ha sabido construirse con aquellos y otros elementos, una carrera tan sólida, original y provocadora, como las de los citados. Así, a partir de una premisa muy simple en apariencia: la transformación de un aburrido profesor de literatura al descubrir a un alumno con una capacidad notable para escribir historias y el juego de manipulación que se establece entre ambos, da como resultado una feroz alegoría sobre el poder de la palabra y la imaginación.

Más que una reactualización de Scherezada que se cita en el filme, o de las novelas por entrega de Balzac, se trata de una inclemente e irónico meta-relato voyeurista sobre un horror agazapado y a punto de explotar, donde las pulsiones eróticas que representa un ama de casa (la guapa Emmanuelle Seigner, mujer de Roman Polanski) y las frustraciones y carencias de sus protagonistas (Luchini y Umhauer) encuentran un perverso punto de intersección. Al final, queda claro, que las habitaciones de una casa no sólo se convierten en posibles historias, sino en recovecos de la mente, real o ficticia, tanto para el que crea como el que imagina a partir de la descripción del primero. Un filme fascinante y original sin duda.

Rafael Aviña

Centro Histórico de la Ciudad de México

25 de febrero 2014

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s