DETRÁS DEL SOL (Abril despedacado/ Behind the sun, Brasil-Francia-Suiza, 2002)

Detrás del solDirección. Walter Salles Jr./ Guión. Karim Ainouz, Sergio Machado, Joao Moreira Salles, Walter Salles Jr. y Daniela Thomas, inspirado en la novela de Ismail Kadare, Abril despedazado/ Fotografía en color. Walter Carvalho/ Música. Ed Cortés, Antonio Pinto, Beto Villares/ Edición. Isabelle Rathery/ Diseño de arte. Cassio Amarante / Con. José Dumont (Padre), Rodrigo Santoro (Tonio), Rita Assemany (madre), Ravi Ramos Lacerda (Pacu), Flavia Marco Antonio (Clara), Luiz Carlos Vasconcelos (Salustiano), Everaldo Pontes (Patriarca anciano y ciego)/ Duración. 92 mins.

 

 

Sinopsis

Hacia 1910, una empobrecida familia de campesinos brasileños, los Breves, habitantes del sertao, en un pueblo perdido llamado Río de almas, se ve en la necesidad de enfrentar una vez más a un clan rival de terratenientes rurales, los Ferreira, en un pleito a muerte que lleva ya varias generaciones atrás, en una añeja disputa por la tierra y que finaliza siempre con la muerte de alguno de los hijos. La más reciente manifestación de esta afrenta, es la sentencia a muerte que pesa sobre Tonio de 17 años, hermano mayor del pequeño Pacu, perteneciente a ese miserable clan dedicado a exprimir la caña de azúcar en un primitivo molino y responsable de la muerte del primogénito de la familia antagonista, asesino de Ignacio, hermano mayor de Tonio. En medio de la rutina laboral, la pobreza y el odio y la venganza manifestada en camisas ensangrentadas que se secan al sol y que sirven como periodo de tregua, la cotidianidad se rompe con la llegada de una pareja de cirqueros trashumantes: Clara y Salustiano que transforman la vida y la manera de pensar de los hermanos Tonio y Pacu.

 

 

 

A pesar de la raquítica difusión que el cine brasileño ha tenido en nuestro país, se han podido ver obras espléndidas de un cine carioca contemporáneo herederas de aquella aventura fílmica denominada cinema novo, como lo serían: Doña flor y sus dos maridos, Bye Bye Brasil, La hora de la estrella, Tieta, Estación central, o Detrás del sol.  El carnaval, las favelas, la ignorancia, la pobreza, la prostitución, el futbol y la música popular, dejaron de ser un folclorismo pintoresco para convertirse en temas y testigos de la realidad imperante. Los problemas cotidianos de un país en vías de la militarización provocaron una renovación fílmica y una oleada de cineastas que pasaban del cineclubismo y la crítica a la realización (Rocha, Diegues, Hirzman, De Andrade y Guerra), inspirados en una obra sencilla y fresca realizada por el padre del cinema novo, Nelson Pereira Dos Santos con su película: Río, 40 Grados de 1955.

 

Ganadora del Leoncino de Oro en el Festival de Venecia. A su vez, del premio a la Mejor Película y Director en el Festival de La Habana y nominada al Globo de Oro por la prensa estadunidense, Detrás del sol de Walter Salles Jr.,  responsable de aquella pequeña joya que es Estación Central (1998), consigue un filme áspero, terrible, devastador y al mismo tiempo poético que permite dilucidar un toque de esperanza, en un relato sobre el absurdo de la violencia y los conflictos de sangre heredados a través de los años y a su vez, una historia sobre el surgimiento del amor y la sexualidad en medio de ese horror, cuyas raíces se han perdido en la memoria. Inspirada, curiosamente, en una novela escrita por el albanés Ismail Kadaré, cuya esencia es trasladada de manera excepcional desde los Balcanes al nordeste de Brasil, para crear una intensa, terrible y hermosa alegoría sobre el honor, la violencia y el amor. Por cierto, habría que recordar que Luis Buñuel dirigió en México un filme con elementos muy similares: El río y la muerte (1954) inspirada en la novela Muro blanco en roca negra de Miguel Álvarez Acosta, sobre familias enfrentadas a muerte a lo largo de varias décadas.

 

 

Mucho antes de ganar el Oso de Oro en Berlín, el Globo de Oro y las dos nominaciones al Oscar por la citada Estación Central (1998), Walter Salles Jr., había adquirido prestigio a mediados de los años noventa con Tierra extranjera (1995 –co dirigido con Daniela Thomas-), en la que recuperaba los postulados de un cine carioca que apostaba por una nueva identidad nacional en un momento particularmente difícil en la que emigraban más de 800 mil brasileños en busca de oportunidades que su país les negaba. El relato de un joven que viaja de Brasil a Portugal para obtener dinero y establecerse en San Sebastián, España, la tierra natal de su madre fallecida, servía a Salles Jr., para hablar de la crisis de identidad en esta crónica solidaria de la miseria brasileña, sus mitos y sus raíces culturales.

Nacido en 1956 Walter Salles Jr., se convirtió muy rápido en heredero natural de cineastas como Nelson Pereira Dos Santos, Glauber Rocha, o Carlos Diegues, realizadores que lograran la renovación de su cinematografía en la conflictiva década de los sesenta, creando fábulas morales y de crítica social, como una suerte de metáforas lúdicas y sensibles, explorando algunos de los problema sociales como el abandono infantil, la miseria, la tragedia de la tierra, la represión o la subsistencia en sociedades hostiles en las que aún suceden los milagros.

A principios de los ochenta, Salles Jr. Inicia su carrera como realizador de comerciales, especiales de TV y documentales, acerca de cineastas y escritores latinoamericanos, hasta que recibe la oportunidad de realizar un proyecto de novela negra sobre la violencia en Brasil que tiene problemas debido a la crisis económica y es ahí cuando empieza a preparar Tierra extranjera, seguida de Estación central, cuyo guión obtuvo el premio Cinema 100 que otorgaba el Sundance Institute y el NHK de Japón, centrado en una ex profesora que se gana la vida escribiendo cartas para una mayoría analfabeta y un niño de nueve años cuyo mayor deseo es conocer a su padre.

A este filme, auténtico y honesto en el tratamiento de las emociones, le seguiría Medianoche (1998) de nuevo con Daniela Thomas como co directora, y que formara parte de una serie de películas sobre el cambio de milenio. Rodada con cámara al hombro, contaba una fábula ambientada en las favelas y su lucha diaria y las zonas de una clase media acomodada, en la última noche de 1999 en Río de Janeiro, en la que una pareja  coincide en la terraza de un edificio cercano a la playa de Copacabana. Él, tiene el encargo de asesinar a su mejor amigo para dejar la cárcel y ella, es una joven que desea suicidarse ante el abandono de su pareja.
Por su parte, Detrás del sol, es otro relato donde se combina tragedia, esperanza y poesía, centrado en la rivalidad ancestral entre dos familias, en un ambiente de claustrofobia familiar y despertar sexual, metaforizado con la llegada de un circo y sus mágicas imágenes como aquella del columpio, o los libros de ilustraciones que abren otro universo a ese niño analfabeta, soñador y menospreciado que es Pacu, quien se atreve a enfrentar los códigos familiares, no sólo para evadir el triste destino de un ancestral atavismo, sino para ofrecer la oportunidad a su hermano de vivir una vida distinta, destinada a la fatalidad y el olvido

Después de trabajar en la producción de Frida (2002) protagonizada por Salma Hayek y en la polémica Ciudad de Dios (2002) de Fernando Meirelles y Katia Lund, Walter Salles Jr., dirigió Asunción (2002), seguida de Diarios de motocicleta (2004) en la que regresa a los terrenos de Estación central: el recorrido de dos personajes anónimos por una serie de pueblos perdidos, para contar el viaje iniciático del joven Ernesto Guevara de la Serna -años antes de trastocarse en el líder revolucionario Che Guevara- y su amigo Alberto Granado a través de la terrible realidad de una abandonada Latinoamérica hacia 1952, a bordo de una motocicleta y protagonizada por Gael García Bernal.

Luego de realizar en Hollywood el remake de un filme de horror asiático, Agua turbia (2005), Walter Salles Jr., participó con sendos episodios, en los filmes colectivos: Chacun son cinéma (A cada quien su cine) (2007), París, te amo (2006), e Historias de los derechos humanos (2008). Luego, dirigió de nuevo en Brasil: Línea de pase (2009) y prepara para este año 2012, On the Road, inspirado en el libro de Jack Kerouac, un retrato de la generación Beat, todo ello, en una atractiva filmografía a cargo de un cineasta que ha encontrado salidas originales e inteligentes a la crisis de un cine latinoamericano y sus caducos modelos económicos.

Al igual que en Estación Central, Detrás del sol, inicia y cierra prácticamente en el mismo punto. La cámara sigue a ese pequeño analfabeta, cuyos padres sólo le dicen “muchacho” y a quien el cirquero Salustiano bautiza con el nombre de un pez de río: Pacu. De hecho, él es el responsable de narrar esa historia de pérdidas que transcurre en un trapiche miserable en los albores del siglo XX, cuyos bueyes marcan el ritmo de ese círculo del que les resulta imposible eludir, entre realidades terribles y signos más brutales aún, como la camisa ensangrentada que marca la llegada del castigo y la venganza. Salles Jr., y sus guionistas apuestan aquí por la alegoría. Es el conocimiento de la sexualidad y el amor lo que libera de la carga a Tonio, quien nunca ha salido de su pueblo natal, representado en Clara, esa guapa saltimbanqui errante que se mece en las alturas, ya sea en una cuerda o en un columpio y arroja fuego por los labios con su circo llamado “La risa de la tierra”. Y por su parte, Pacu encuentra la fatalidad dolorosa y al mismo tiempo una liberación poética en su encuentro con el conocimiento, representado en aquel libro ilustrado de sirenas y sapos, que le regala la misma Clara, y que lee al revés pues es iletrado, en ésta suerte de tragedia griega en el sertao que destaca además de los temas de venganza, maduración y muerte, el tópico del amor fraternal.

 

RAFAEL AVIÑA

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s